Seremi de Medioambiente sostiene que pisciculturas no son la principal fuente de contaminación del Villarrica

Autoridad regional estimó que plan para proteger el lago estaría listo en poco más de dos años. En Santiago, en tanto, agrupaciones ciudadanas se reunieron con la ministra Marcela Cubillos por este tema.
Por Rodrigo Vergara

lago_publicar_thumb-2018-05-9-07-30.jpg
En un poco más de dos años, aproximadamente, podría ver la luz el plan de descontaminación de lago Villarrica. Así lo señaló ayer la seremi de Medioambiente, Andrea Flies, quien aclaró, también, que las pisciculturas no son las principales fuentes contaminantes de la cuenca. La autoridad regional expuso ante el concejo municipal los datos y antecedentes que se manejan para la elaboración de este proyecto, definido como clave para mejorar la calidad de las aguas del que es considerado el principal atractivo turístico de Pucón.
Flies expuso ante los concejales y el alcalde Carlos Barra en torno a la necesidad de pesquisar y sistematizar la medición de las denominadas fuentes difusas de contaminación del lago. Lo anterior, debido a que será imposible elaborar un plan de descontaminación efectivo si no se conocen todos los elementos que aportan los nutrientes (fósforo y nitrógeno principalmente) que generan el florecimiento de algas, fenómeno conocido como eutroficación de las aguas. Esto último genera una disminución del oxígeno lo que, obviamente, desencadena procesos negativos para la fauna del lago y, por cierto, es potencialmente peligroso para la salud de las personas.
De acuerdo a lo expuesto por Flies y su equipo, son tres los parámetros usados para declarar el lago Villarrica como zona saturada: niveles de fósforo disuelto, clorofila y turbiedad. En los tres, el Villarrica se encuentra con niveles por sobre lo permitido en la norma secundaria publicada en octubre de 2013.
En esta línea, Flies explicó que las fuentes fijas de contaminación están pesquisadas y fiscalizadas. Es más, sostuvo que son 17 (16 pisciculturas y la planta de tratamientos de aguas servidas de Pucón). Argumentó, también, que éstas no son los focos de contaminación más potentes, sino que las cifras indican que son las denominadas fuentes difusas las que más aportan contaminantes. Entre las denominadas “fuentes difusas” se cuentan la agricultura, la ganadería, la basura, la actividad turística y la infiltración de desechos humanos en las fosas sépticas.
Estas dos últimas, a juicio de Flies, son las más complicadas de cuantificar y normar porque no existen catastros exactos de los aportes residuales del turismo y tampoco de la cantidad de fosas que existen, por ejemplo, en el borde del lago. Incluso, según sus propias palabras, hay edificios y construcciones, realizadas en el último tiempo, que lanzan sus desechos directamente a las aguas del lago.
“Las pisciculturas contaminan, sí, pero no son los únicos elementos contaminantes que llegan al lago. Hay muchos más. Son las más fáciles de determinar porque se sabe dónde están y cuánto emiten, pero hay una serie de otros actores productivos grandes, medianos y pequeños que están en la cuenca, que no están medidos y que nosotros llamamos fuentes difusas. Y cuando hacemos la suma, esas fuentes difusas suman más que las fuentes puntuales (pisciculturas y planta de tratamiento)”, argumentó Andrea Flies.

Contraloría
La autoridad de medio ambiente regional también aprovechó la instancia para aclarar el retiro desde Contraloría de la declaración de zona saturada. Lo anterior fue interpretado en redes sociales como que la nueva administración de Sebastián Piñera no le estaría otorgando la prioridad necesaria al problema. Según la seremi, el tema no es así y el retiro se produjo por un trámite administrativo en el que la Contraloría solicitaba especificaciones en el mapa ingresado en la documentación, principalmente en la zona fronteriza: “Se retiró el anteproyecto de declaración de zona saturada porque la Contraloría nos está pidiendo ser rigurosos y que participe la Dirección de Fronteras y Límites en la elaboración del plano y la carta del área afecta que parte en la frontera con Argentina”.
La seremi Flies fue enfática, también, en señalar que el lago está en una condición límite, pero que se pueden desarrollar las actividades recreativas normales que se realizan año tras año. El aporte de la declaración de zona saturada y el futuro plan de descontaminación apunta a que los niveles deberían tender a la mejora y evitar que el Villarrica siga procesos de contaminación de otros lagos como el Budi o el Llanquihue.

Reunión con la ministra
Pero no la exposición de la seremi y su equipo no es la única actividad realizada a raíz de la situación del lago en las últimas horas. Esto, porque un grupo de miembros de diferentes grupos ambientalistas y ciudadanos de la zona lacustre se reunió el lunes pasado con la ministra del ramo, Marcela Cubillos, en Santiago.
En el encuentro, coordinado por parlamentarios regionales, las agrupaciones le entregaron a la secretaria de Estado una carta en la que le solicitaban dos puntos: el primero, que Cubillos viniera a la zona para conocer la situación en el lugar y sostener un encuentro con la comunidad. También pedían establecer mecanismos de participación ciudadana basados en instrumentos internacionales como la declaración de Río de Janeiro sobre medio ambiente y desarrollo y la convención marco de Naciones Unidas sobre cambio climático.
Según lo que se informó luego del encuentro, en el que participaron representantes del Movimiento Ambiental Intercultural Cuenca del Trancura (M.A.I.C.T.) y la Unión de Organizaciones Lacustres, entre otros; Marcela Cubillos se comprometió a venir a La Araucanía y reunirse con las agrupaciones y la comunidad interesada en el problema.