Directora del Hospital San Francisco confirma venta del centro asistencial a la U. Mayor

La religiosa Sonia Navarrete explica que la decisión ya está acordada con la casa de estudios y que sólo resta afinar detalles. Asegura que servicios seguirán de la misma manera y que no habrá despidos para los funcionarios. “Aquí no va a haber personas cesantes en la comuna”, aclara.
Por Rodrigo Vergara

hospital_publicar2_thumb-2018-05-18-13-58-1.jpg
La directora del Hospital San Francisco de Pucón, hermana Sonia Navarrete, confirmó a este medio la venta del tradicional centro asistencial a la Universidad Mayor. Así lo dio a conocer en una entrevista realizada por La Voz…, en la que agrega que están los acuerdos tomados y que el negocio está en el proceso de revisión final y firmas de documentos.

“Las hermanas vamos a dejar la administración del hospital. Y para eso, la única forma que fue posible fue a través de la entrega del establecimiento con su funcionamiento a una institución distinta a nosotros que es la Universidad Mayor. Ellos van a comprar y se van a hacer cargo del hospital con todo lo que ello implica”, explica la hermana Sonia, perteneciente a la congregación de las Hermanas Franciscanas del Sagrado Corazón de Jesús, organización religiosa a cargo del centro asistencial desde hace 70 años.

La religiosa explica que los acuerdos más gruesos en cuanto a montos y situación del personal están claros, pero que hay otros detalles que aún se conversan: “Estamos en estos momentos en conversaciones. Hay acuerdos escritos que son los procesos. Ahora viene una segunda etapa, luego una tercera y una cuarta y llegará el momento que esto se oficialice”.

Sobre los tiempos de materialización del negocio y que la U. Mayor se haga cargo de la administración, la hermana Sonia sostiene que tampoco están definidos, pero que es altamente probable que, de acá a fin de año, la institución universitaria esté operando en el pueblo. “Todos hablan del mes de agosto, pero yo no tengo ninguna certeza de esto que va a ser en septiembre o octubre. Todo, porque estos pasos tienen que ocurrir en forma correcta y en forma legal. Y mientras eso no ocurra, no nos podemos ir”.

Sobre los montos del negocio, la directora explica que prefiere no ventilar aún los montos. En todo caso aclara que las cifras están definidas y que sólo falta afinar detalles pequeños. Sobre los tiempos, insiste en que dependerá de lo ágil que sean los trámites que faltan.

“Son muchos trámites y temas de estructura, arquitectura, financieros, recursos humanos, etc.…”, comenta.
Atención a usuarios y personal
Sobre la atención a usuarios, le hermana Navarrete, explica que todo se mantendrá más o menos similar a lo que existe: “La atención a los usuarios va a continuar exactamente igual. Todas las personas que se atienden en el hospital serán atendidas de la misma manera. Por ejemplo, en tema de costo. El que es Fonasa A, B, C o D será atendido exactamente igual. Si le toca cancelar un porcentaje, le tocará porque le toca ahora también. O si la persona viene y se atiende gratis, se atenderá gratis también. Ese es el primer compromiso que tuvo que asumir la nueva institución. Eso tiene que ser así. Si no, no se hubiese hecho negocio con nadie”.

Similar situación, según la religiosa, será la que se maneje con los funcionarios. “Para ellos hay un acuerdo que dice que el cien por ciento de los funcionarios pasa a ser parte de la nueva institución. Aquí no va a haber personas cesantes en la comuna”, aclara. Actualmente, el hospital San Francisco opera con 180 funcionarios, entre ellos nueve médicos. Navarrete aclara, eso sí, que los funcionarios no tendrán algún tipo de fuero con la nueva administración. Es decir, cambiarán de empleador, pero los procesos de calificación se mantendrán como en cualquier organización moderna.
hospital_publicar1_thumb-2018-05-18-13-58-1.jpg

Sobre los aportes que pudiera hacer la U. Mayor a la infraestructura del centro asistencial, Navarrete explica que la casa de estudios compra el edificio emplazado en un terreno cercano a los 20 mil metros cuadrados, tal como está actualmente: “La universidad no viene a instalarse acá y cambiar todo de la noche a la mañana. Esto no es una clínica, porque en una clínica se puede atender el que puede pagar y eso no va a ocurrir acá en Pucón. Acá se va a atender a toda persona que requiera atención, tal como ha sido hasta ahora”.

Motivaciones
Sobre el por qué tomaron la decisión de vender, luego de 70 años de permanencia, Sonia Navarrete argumenta en torno al llamado que tienen como religiosas. Explican que la atención de los enfermos es un deber del Estado y que ellas tienen un campo amplio con otras necesidades humanas de las que deben ocuparse: “Se ha pensado bastante y, luego de mucho análisis, esta decisión fue tomada hace cuatro años ya. Hay varios factores y tal vez el que nos ayudó a tomar la decisión es leer o tratar de entender el llamado que nos hace el Señor. Nuestra primera vocación de las hermanas franciscanas es estar al lado de la persona que sufre, desvalida que es el pobre, el necesitado, el enfermo. Y eso lo hemos hecho nosotras acá durante 70 años. Y la sociedad nos muestra, en estos momentos, otras necesidades como los mismos adultos mayores, drogadictos, discapacitados o pacientes con VIH. Y a los enfermos, el Estado de Chile tiene la obligación de otorgarles la atención. El llamado nuestro, como religiosa, está dirigido a otro sector de la población”.

Sobre la situación económica, la respuesta de la hermana Sonia en este punto da a entender que las razones de dinero no fueron el principal motivador sobre la decisión. Asegura que han pasado por momentos económicos peores y que no vendieron: “Siete años atrás esto era una cosa caótica. Vivimos períodos en que tuvimos que salir a golpear puertas para sostenernos. Pero ahora no es este momento”.

Pero hay otro elemento no menor. La significancia que tiene el hospital para los puconinos. Sobre eso, la hermana Sonia, explica que, si bien las religiosas ya no tendrán la administración, el sello quedará en los funcionarios que seguirán trabajando en el centro asistencial. “Es un hito y hay que tomarlo así. Hay un cambio radical acá, pero esperamos que el hospital no cambie mucho su filosofía en el sentido de que acá hay persona que vienen en una condición de mucha necesidad, sufrimiento y dolor y eso hace más sensible a las personas. No debe cambiar en nada eso. Si se paga o no se paga eso no debe cambiar”, dice.

Actualmente el Hospital San Francisco funciona con un servicio de urgencia y hospitalización. En el primero se atienden sobre seis mil personas mensualmente. Y en hospitalización existen servicios de medicina adultos, cirugía, maternidad y pediatría. También existe un servicio de pensionado.