Municipalidad infracciona a Magisur por verter aguas servidas al lago, pero empresa niega responsabilidad

Denuncia apareció en redes sociales, la administración pública local reaccionó a las pocas horas y los inspectores cursaron el parte en contra de la inmobiliaria. Grupos ambientalistas protestaron durante la tarde del miércoles.

Por Rodrigo Vergara

El olor es malo y pese a que el frío que cala los huesos tiende a mitigarlo, lo nauseabundo va y vuelve y se hace, a veces, más insoportable que los casi cero grados que controlan la tarde puconina. El mal olor tiene su origen en una agua que, a simple vista, se ve sucia y putrefacta y sale de una cañería que va a dar a una zanja que evacúa aguas lluvias. Todo esto en el cruce al volcán frente al condominio Aiwinco y a metros de la obra que levanta la inmobiliaria y constructora Magisur.

Y fue justo a esta última empresa que le llegó el efecto de una denuncia que partió en redes sociales y terminó con una infracción a la propia Magisur por, según la notificación, verter aguas contaminadas al desagüe del alcantarillado que llega al lago. O sea, un aporte directo de contaminación al ya saturado Lago Villarrica.

Y si bien el parte sólo expresaba que lo que se vertía a las aguas del Villarrica era material contaminado, el comunicado que enviaría la misma municipalidad a los medios hablaba directamente de aguas servidas. O sea, fecas vertidas directamente al Villarrica.

Por lo mismo, el grupo ambientalista Movimiento Intercultural Cuenca del Trancura (MAI) llamó a protestar durante la tarde de ayer y a eso de las 17 horas llegaron hasta el sector. Cortaban el tránsito intermitentemente, todo bajo la mirada de Carabineros y los automovilistas que a esa hora transitaban por el lugar. Algunos de ellos, por cierto, los apoyaban con bocinazos.

Ximena Castro, ajecutiva de ventas de Magisur, explicó que el olor está desde hace bastante tiempo y que, efectivamente, hubo una retroexcavadora trabajando en el área, pero que en ningún caso era de la empresa que representa.

“Nosotros no hemos intervenido acá. Nosotros, de partida, no tenemos alcantarillado por lo tanto aguas servida del proyecto nuestro no sale. La tubería es agua servida que viene de otro proyecto. Nosotros no hemos intervenido y si hubiésemos estado al tanto de esto lo hubiésemos arreglado”, señaló.

Según se le explicó a La Voz… la tubería rota vendría del condominio Aiwinco, pero algunos ejecutivos de esta última empresa señalaron a quienes protestaban que ellos no eran los responsables de que la cañería se hubiese roto. Con todo, será el Juez de Policía Local que entregue algunas luces sobre quién es el responsable. Por ahora, Magisur deberá hacer sus descargos en el tribunal. Se espera, además, que el problema sea reparado a la brevedad y que dejen de caer los coliformes fecales a las aguas del maltratado Villarrica.