Municipalidad y gobierno regional cierran puerta a hidroeléctrica Llancalil en Huife

Informes negativos apelan a una serie de elementos como el desarrollo sustentable y la cohesión social. Se abrió el plazo de la consulta ciudadana y seremi de Energía se inhabilitó en el proceso.

Por Rodrigo Vergara

El virtual rechazo de la municipalidad de Pucón y el gobierno regional recibió el proyecto hidroeléctrico Llancalil. Los antecedentes fueron subidos a la página web del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) y marcan sendos reveses al plan que busca generar 6,9 Megawatts (MW) de potencia al usar el potencial hidroeléctrico de los ríos Llancalil y Liucura Alto, en la zona de Huife Alto a unos 35 kilómetros de Pucón. Todo esto en el proceso de evaluación de impacto ambiental en el que se pronuncian una serie de organismos. Y si bien los informes negativos no implica, aún, que la obra no se lleve a cabo, sí son relevantes en la evaluación final. La denominada “pequeña central hidroeléctrica Llancalil” ha recibido, también, el rechazo de grupos ambientalistas y de las comunidades que viven en la zona.

En primera instancia, el documento ingresado por la municipalidad de Pucón, fechado el 22 de mayo de 2018 y marcado como oficio ordinario 638, entrega una serie de elementos que son contrarios a la posibilidad de la instalación de la central de paso. Entre ellos se menciona a algunos lineamientos del Plan de Desarrollo Comunal (PLADECO) 2016-2020. Uno de ellos es el “desarrollo turístico sustentable”. En ese sentido, el oficio firmado por el alcalde Carlos Barra señala: “El proyecto no tiene sustentabilidad con este objetivo estratégico (desarrollo turístico), porque en el territorio se emplazan importantes activos naturales, tales como cuerpos de agua (Laguna Huife, vertientes, ríos Llancalil y Liucura), recursos boscosos (Reserva Forestal Villarrica y Parque Nacional Huerquehue), recursos geotermales, entre otros, con fuertes potenciales turísticos”.

El oficio municipal también hace hincapié que el proyecto no es compatible con la sustentabilidad del patrimonio cultural de la comuna y en esta línea pone énfasis en el factor “cambio climático” y la posibilidad de que las reservas de agua en la zona disminuyan. Por lo mismo, no se ve positivamente la instalación de la central. En ese contexto solicitan al proyecto especificar cuáles serían las medidas que tomarían para evitar conflictos por el uso de agua, sobre todo la potable.

Otro elemento que toma el informe municipal es el Plan de Desarrollo Turístico (PLADETUR 2011 – 2014). En este punto la municipalidad pide, casi de manera retórica, aclarar a la empresa Inversiones Huife Ltda. (gestora de la hidroeléctrica) especificar cómo una central hidroeléctrica va a atraer más turismo a la zona. Y en el punto sobre asegurar la sustentabilidad ecológica del destino turístico Pucón, el informe es derechamente negativo: “El proyecto no es compatible con este objetivo estratégico”.

 

Gobierno Regional

En tanto, el Gobierno Regional de La Araucanía, a través del Consejo Regional (CORE) también se pronuncia en rechazo al proyecto. Así queda establecido en el oficio ordinario 1609. En el documento se lee: “El Consejo Regional de La Araucanía se pronuncia rechazando la “Declaración de Impacto Ambiental del Proyecto ‘Pequeña Central Hidroeléctrica Llancalil’ acorde a lo establecido al Artículo 8º Inc. de la Ley 19.300, dado que si bien en cuanto a la compatibilidad territorial del proyecto, se comunica no existen instrumentos de planificación regionales vigentes en el área de emplazamiento del proyecto, se le informa al Consejo regional, que la iniciativa Pequeña Central Hidroeléctrica Llancalil se encuentra dentro de la zona de interés turístico”. Esto último, en referencia a la declaración de “Zona de Interés Turístico” al área de Pucón el año 2017, la que implica que se deben tener una serie de consideraciones a la hora de establecer proyectos e intervenciones, ya que todas ellas deben aportar e ir en la dirección que el interés turístico demande.

En la serie de documentos integrados al proceso se puede observar que también hay organismos que apoyan a la central. Entre ellos, el SAG, la Seremi de Agricultura y Bienes Nacionales.

 

Inhabilitado

Otro elemento que saltó a la vista fue la carta de inhabilidad que ingresó el seremi de Energía, Erwin Gudenschwager, quien explicó que, anteriormente, había realizado gestiones en favor de la empresa Inversiones Huife Ltda. “Con el fin de mantener la transparencia en estos procesos de evaluación en específico de este proyecto, informo que me subrogará oficialmente en todos los pronunciamientos y gestiones que tengan injerencia con el mencionado proyecto, a través de las votaciones de la Comisión de Evaluación Ambiental, incluidas las gestiones realizadas con la plataforma SEA, el Sr. Francisco López Bahamonde, seremi de Economía”, dice la carta.

También se conoció, a través de un extracto en el diario oficial, la apertura del proceso de participación ciudadana en el proceso. Oficialmente son 20 días hábiles que partieron el 11 de junio y se extenderá hasta el 9 de julio.