Municipalidad pierde causa “77 Playa” y la condenan a pagar más de $164 millones

Demanda fue puesta por el empresario Juan Carlos Echevarri, luego de que le clausuraran el local durante temporada alta de 2016. Desde la administración pública local anuncian apelación.

Por Rodrigo Vergara

Un complejo escenario judicial se le presenta a la municipalidad de Pucón. Esto, luego de conocerse el fallo en primera instancia que la obliga a pagar una suma que sobrepasa los $164 millones a la Inmobiliaria Turística Terratur Limitada, cuyo representante legal es el empresario Juan Carlos Echavarri. Lo anterior, a causa de un litigio generado por la concesión y entrega de patentes municipales en el restaurante conocido como “77 Playa”, ubicado en en el acceso a la playa grande de Pucón por calle Lincoyán.

La historia partió el año 2012 cuando el empresario gastronómico local Carlos Moncada logró un contrato de concesión con el municipio. La idea era que Moncada pudiera habilitar baños públicos y un restaurante en un terreno de 164,87 metros cuadrados en el sector mencionado, a pocos metros del lago. O sea era un lugar privilegiado por la alta demanda de público en verano y el entorno que lo situaba a un costado de la península y a metros del Gran Hotel Pucón.

El contrato de concesión de Moncada con la administración de, en ese tiempo, la alcaldesa Edita Mansilla, establecía que el trato se extendería por diez años y que se podía prorrogar por períodos iguales y sucesivos, salvo que alguna de las partes dispusiera lo contrario. De ser así, se debía avisar con seis meses de anticipación a la fecha de expiración. El trato establecía que el empresario cancelaría la suma de $7.388.070 cada año.

El contrato establecía una serie de obligaciones, pero según la demanda interpuesta por Terratur, había una cláusula que permitía al concesionario ceder o asociarse a terceros en el contexto del negocio. Fue así como Moncada traspasó, en primera instancia, el año 2013 la concesión a una sociedad de su propiedad. Y en 2015, esta sociedad hizo el mismo movimiento comercial y vendió los derechos a Terratur, cuyo representante legal es Echevarri. Este último, según lo que se encuentra en la demanda, se aseguró de que el anterior concesionario cancelara el arancel de 2014, el que se encontraba en mora. Finalmente, en octubre de 2015 notificó a la municipalidad del negocio y del traspaso de las patentes y los contratos.

“No obstante los reiterados requerimientos de parte de mi mandante para agilizar los trámites, la municipalidad de Pucón no realizó ninguna gestión tendiente a la toma de razón de la cesión del contrato de concesión hasta fines de diciembre de 2015. Cada vez que el representante de la demandante preguntaba en la municipalidad por la toma de razón se le contestaba por funcionarios dependientes de la dirección de Rentas y Patentes que los antecedentes estaban en poder del departamento Jurídico”, se lee en la demanda adjuntada a la sentencia.

El documento también constata que la nueva administración del 77 Playa no pudo pagar el valor de la concesión, ya que se le argumentaba que el valor no estaba actualizado en el sistema computacional. Así las cosas, Echevarri, según la demanda, decidió depositar el 8 de enero de 2016 la suma de $7.940.017 en una cuenta corriente de la municipalidad por el valor de la concesión del año 2015. Pero el problema estaba en que días antes, el 30 de diciembre de 2015, el concejo municipal no había aprobado las patentes para el local comercial. Una semana después el mismo concejo decidió poner término a la concesión por el no pago de la misma: “La razón de fondo de la esgrimida por la municipalidad para no aprobar la cesión de las patentes fue una supuesta falta de pago, lo cual era absurdo toda vez que el plazo para pagar las patentes vencía el 31 de diciembre de 2015, y no se había podido pagar porque la misma municipalidad no permitía el pago”.

El 19 de enero del 2016, inspectores municipales acompañados de carabineros procedieron a clausurar el establecimiento que estaba funcionando hasta ese día. O sea, un cierre en plena temporada alta de verano.

“Tan violento y arbitrario fue el acto de clausura de la municipalidad que ni siquiera dejaron que los trabajadores de la demandante pudieran sacar ni siquiera sus efectos personales”, dice el documento al que tuvo acceso La Voz…

Luego de esto hubo un recurso de protección interpuesto por Terratur, el que le fue favorable a la empresa. La demanda explica que pasado los meses Juan Carlos Echevarri y el alcalde Barra llegaron a un acuerdo que se debía materializar posterior a las elecciones municipales de 2016. Ese acuerdo, según ellos, incluía, entre otras cosas, condenar el pago de patentes por dos años, ampliar los años de la concesión y bajar el valor de la misma. Pero este acuerdo debía pasar por el concejo municipal para su aprobación. Pero esto no pasó y el 12 de abril de 2017, según se lee, se le comunicó a Echevarri que los ediles no habían aprobado el acuerdo.  

Así las cosas Juan Carlos Echevarri decidió ir a tribunales y demandar a la municipalidad por una suma que bordeaba los $460 millones.

La municipalidad, en tanto, rechaza y niega todos los hechos y su principal argumento es que, en rigor, Echavarri puede abrir el local debido a que se acató la resolución del recurso de protección que le era favorable a Terratur. Eso, con la sola condición que actualice la documentación y cumpla con los pagos atrasados de la concesión.  

Con todo, el tribunal civil de Pucón acogió los argumentos de la demandante, representada por el abogado Walter Graf Castro y obliga a la municipalidad de Pucón a pagar $97.800.000 por concepto de daño emergente y $66.500.000 por el lucro cesante. O sea, un total de $164.300.000. Los valores deben ser reajustados de acuerdo al IPC e intereses generados desde la notificación de la demanda.

Durante el concejo municipal del pasado martes 19 de junio, la representante jurídico del municipio, Bhama Zúñiga, notificó a los ediles del resultado del litigio y se llegó a la conclusión de presentar una apelación al fallo. El plazo para hacerlo vence el próximo viernes 29 de junio.