Concejo da marcha atrás en clausura de Kamikaze y empresario acusa actuación “casi gangsteril” de los ediles

Dirección de Obras Municipales reconoció que, contrario a lo que se dijo inicialmente, sí existía recepción definitiva para el local donde funciona el centro nocturno. Situación, en todo caso, aún no se define por completo ya que desde la administración pública señalan que la patente está suspendida.

Por Rodrigo Vergara

Lo que parecía una lápida para uno de los centros nocturnos más tradicionales de Pucón quedó en “fojas cero”. O, al menos, en estado de suspensión. O “stand by”. Esto, debido a que la publicitada clausura de la discoteque Kamikaze tuvo que dar marcha atrás porque la información con la que el concejo municipal tomó la decisión, el pasado martes 26 de junio, estaba incompleta. Lo anterior debido a que, tal como lo publicó La Voz…, sí existía recepción municipal del local donde funciona el centro nocturno. El problema se gestó ya que en el informe hecho llegar a los ediles, con el que fundamentaron la decisión de cierre, se señalaba que la construcción no contaba con el mencionado documento emitido por la Dirección de Obras (DOM) de la administración pública local.

El dato fue reconocido por los propios funcionarios de la DOM, quienes estuvieron en el concejo municipal de este martes 3 de julio. De hecho, fue la misma directora de obras suplente, Carla Carmona, quien admitió el error y pidió disculpas. “A lo mejor, personalmente, no le tomé el peso a la situación. Eso es por un lado, decir que efectivamente hubo un error y pedir las disculpas; pero por otro lado, lo que entendí era que la discoteque Kamikaze se iba a clausurar por otras razones y el tema de la recepción era una de las razones, pero la principal era el tema de seguridad y otras más importantes”, explicó Carla Carmona ante el concejo municipal.

El problema, según se señaló, era que si bien existe una carta de la junta de vecinos del sector en el que acusan a Kamikaze de una serie de situaciones complejas; entre ellas, los ruidos molestos, la falta de estacionamientos y los problemas generados por sus clientes en las afueras; el contradictorio error sobre la recepción municipal del local dejó sin argumentos a los ediles para materializar el cierre. De hecho, el decreto de clausura que debía ser firmado por el alcalde para materializar la decisión el mismo 26 de julio, nunca fue rubricado por Carlos Barra. O sea, la clausura nunca fue oficializada formalmente.

Andrés Arce, propietario de la empresa Comercial Vientos del Sur, controladora de Kamikaze, explica que tiene la disposición para subsanar todas las objeciones realizadas por la comisión municipal que emitió un informe desfavorable al local (problemas estructurales, de sonorización y eléctricos, entre otros), pero que nadie le ha hecho llegar oficialmente las observaciones. “Tenemos plena conciencia del negocio que desarrollamos. No nos han hecho llegar ahora nada. A mi me fueron a revisar el día de 21 de junio y se supone que son las mismas observaciones de diciembre que nosotros tenemos subsanadas”, explica Arce a La Voz…., y a renglón seguido agrega: “Esto no es una dictadura, porque el concejo actúa casi de forma gangsteril”.

Según lo que pudo reportear este medio con los ediles, la carta de los vecinos podría ser determinante ante un eventual cierre, aunque el empresario sostiene que no tiene multas por ruidos molestos y, según él, cumplen con todo los estándares. En todo caso, se mostró abierto a lograr acuerdos con las personas que habitan el entorno para poder desarrollar su actividad comercial.

Desde el departamento de Comunicaciones de la municipalidad señalaron, al cierre de esta edición, que la patente se encuentra en “calidad de suspendida” hasta que el contribuyente se ponga al día con lo que se solicita. En todo caso, no se supo responder ante la consulta si para esto era necesaria una comunicación formal, ya que, en efecto, Kamikaze cuenta con patentes otorgadas por la administración local y éstas vencen el próximo 31 de julio.

El tema, probablemente, tendrá que verse nuevamente en el concejo municipal del próximo 17 de julio en plena temporada alta de invierno. Definitivamente, esta historia continuará.