Víctimas de abusos en Huife reciben apoyo municipal y pretenden iniciar demandas

Grupo se reunió con encargada de oficina de la mujer, quien comprometió ayuda psicológica y legal si es que lo requerían.

 

Ya van casi dos semanas desde que La Voz… sacara a la luz pública el caso de las mujeres que denunciaron una serie de abusos, vejámenes y violaciones ocurridas en la década de los ‘80 en el colegio católico de Huife Bajo, Padre Sebastián Englert. Y ya no son tres las que denuncian públicamente, sino que el grupo creció y son 10 las mujeres, que en ese tiempo eran pequeñas, que se atreven a dar la cara para acusar al profesor Rodolfo Álamos como el autor de los hechos.

Y gran parte del grupo estuvo durante la tarde de ayer reunido con la encargada de la Oficina de la Mujer de la municipalidad de Pucón, Katherine Aedo. La idea era ofrecerles apoyo psicológico y, eventualmente, asistencia judicial.

“Como una de las preocupaciones de la primera autoridad y dentro de su línea de trabajo, le solicita a la oficina de la mujer acercarse a las mujeres víctimas de las violaciones acontecidas en el colegio de Huife. Nos reunimos y estaba presente la abogada, la dupla de psicólogos con parte de las mujeres que vivieron esta situación y se les ofrece la orientación, la ayuda y el patrocinio para poder atender las secuelas de esta situación, por una parte desde la perspectiva psicológica y por otra parte la abogada ofrece la atención y orientación para todos los pasos legales que se podrían llevar a cabo”, explica Katherine Aedo.

A la salida del encuentro, las mujeres víctimas de Huife se dieron el tiempo para hablar con este medio a través de su vocera, Marta Quiñones, quien se mostró agradecida con el apoyo, pero explica que deberán analizar la propuesta al interior del grupo y tomar decisiones respecto a los apoyos y los caminos legales que podrían tomar.

“Nos ofrecieron asesoría psicológico y tenemos que verlo para saber quién va a tomar el tema y quién no. Y con la abogada también hablamos y nos ofrecieron su asesoría hasta el final y también quedamos como de reunirnos como grupo y conversarlo y de ahí decidir. También tenemos la visita de otro abogado el sábado”, explica Marta quiñones, quien agrega: “Queremos seguir el tema legal hasta el final. Estamos viendo el cómo lo vamos a seguir”.

La idea, según explicaron, es poder ser representadas por un profesional del Derecho para que las asesore en eventuales demandas a los organismos responsables del colegio.