La frenética visita de la ministra Cubillos a Pucón 

La secretaria de Estado estuvo un poco más de dos horas en la ciudad, pero vivió una jornada algo estresante por la permanente posibilidad de acciones de grupos ambientalistas críticos con las autoridades. Anunció el reingreso a Contraloría del decreto de zona saturada del Lago Villarrica y felicitó a la municipalidad por la iniciativa de la eliminación de las bolsas plásticas.

Por Rodrigo Vergara

La ministra Marcela Cubillos es alta y muy delgada. Y tiene ese aire a dama distinguida y de sociedad que se maneja con desplante ante cualquier requerimiento, aunque sea incómodo. Y así lo hizo en Pucón en las casi dos horas que estuvo en la ciudad. Llegó pasadas las 13:30 horas y era esperada por el alcalde Carlos Barra con quien subió las escaleras de la municipalidad. Pero la compañía del edil duró poco, ya que Marcela Cubillos fue tomada por uno de sus asesores y fue llevada hasta la sala del concejo municipal para su primera e inesperada reunión.

Se trataba de un encuentro con un grupo del Movimiento ambientalista Intercultural (MAI), quienes la esperaban en el lugar. No eran más de siete personas los que pretendían dialogar con la secretaria de Estado y recordarle algunos acuerdos que, según ellos, habían adquirido en una reunión anterior realizada en Santiago. Una de las condiciones del encuentro era que se realizaría sin prensa y, por cierto, sin el alcalde Barra, quien tuvo que esperar en el hall del segundo piso del edificio público. Pero la restricción a los medios no iba por el lado del MAI, sino que por el de la ministra. De hecho, uno de los asesores, con una actitud algo prepotente, sacó a un reportero de la sala. Ni siquiera permitió una foto. Simplemente cero publicidad.

Pero la secreta reunión, al parecer, no rindió demasiado fruto. Al menos así lo reconoció el propio Nicolás Arriagada, vocero del MAI, quien señaló posteriormente que no se logró demasiado con el encuentro. De hecho, dijo que Cubillos había “elevado su tono de voz”. “La idea era cobrarle la palabra de lo que nos dijo en la reunión sostenida en Santiago (en mayo) sabiendo que ninguno de los puntos se había cumplido, pero la ministra se puso agresiva. No nos dejó hablar, gritó un poco y se fueron”, explicó Arriagada a La Voz….

Luego del breve y, al parecer, poco productivo y cerrado encuentro con el grupo ambientalista, la ministra Cubillos siguió con el interrumpido recorrido hasta el auditorio municipal. Nuevamente, eso sí, en compañía del alcalde Barra. Así, la ministra Cubillos llegó hasta el principal salón del edificio público local. El lugar estaba prácticamente lleno de personas. La mayoría, funcionarios municipales, quienes incluso sacrificaron horario de colación para estar junto a las autoridades que llegaron con Marcela Cubillos. Entre ellos el intendente Luis Mayol y el senador del PPD Jaime Quintana.

Ya en el acto, la ministra Cubillos se sentó, obviamente, en la primera fila, entre Quintana y Mayol, con

quienes bromeaba a menudo y hacía gala de su buen sentido del humor. Y por cierto, la idea del acto era el reconocimiento que el ministerio de Medio Ambiente le hacía a Pucón y al alcalde Barra por ser la comuna pionera en la prohibición de las bolsas plásticas en el comercio. En rigor, es la negativa a entregar bolsas a los compradores para llevar sus productos. En todo caso, la idea que nació en la comuna el año 2013 fue, en verdad, revolucionaria y fue tanta su penetración que se convirtió en una ley que las prohibirá en todo el país. El alcalde, en su discurso, contó cómo le surgió la idea (en un viaje al sur de Argentina) y cómo la encargada de medio ambiente municipal, Evelyn Silva (en la foto junto a la ministra), armó una ordenanza en 30 días. De hecho, la propia funcionaria estaba en primera fila y fue profundamente aplaudida y aclamada por sus colegas municipales presentes en la sala. Incluso, la misma ministra Cubillos le hizo un reconocimiento cuando fue su turno de hablar.

Hasta ahí todo bien. Pero el asunto se puso algo más tenso para el punto de prensa organizado por el equipo de comunicaciones de la municipalidad. En ese momento, frente a las cámaras, la ministra, el alcalde y el intendente quedaron algo expuestos y a las consultas de la prensa, se sumaron algunos cuestionamientos de personas que, simplemente, rompieron el cerco que trató de imponer el poco prolijo equipo de la ministra Cubillos. Fue así como, luego de las palabras de presentación ante los medios de la secretaria de Estado, en las que reconocía al alcalde y al concejo puconino por el trabajo con el tema de las bolsas, vino una pregunta con una carga casi letal de una mujer que estaba grabando con su celular.

“Consulta, ¿respecto a la saturación del lago también va a felicitar al alcalde y a Pucón?”, preguntó la mujer con un tono irónico y con una evidente carga de crítica. La consulta cayó como un rayo, pero Marcela Cubillos reaccionó rápido. Ni siquiera hizo una mueca de molestia y sacó a relucir su oficio político granjeado, probablemente, en el Parlamento donde fue diputada por la UDI.

“El otro anuncio que hicimos en la mañana en Temuco fue que ayer (martes) había ingresado a contraloría el decreto que declara zona saturada la cuenca del Lago Villarrica. Es un decreto que había sido representado con observaciones, por lo tanto, corregida esas observaciones, se ha reingresado y se inicia el proceso normal para la elaboración de un plan de descontaminación”, respondió la secretaria de Estado.

En efecto, el dato que entregó no es menor, ya que en abril la noticia del retiro del decreto de Contraloría se expandió como fuego en la pólvora por las redes sociales y no fueron pocos los que asociaron ese acto a una especie de retroceso del Gobierno entrante de Sebastián Piñera en torno a la decisión política de declarar el lago como saturado de elementos contaminantes. La polémica prendió, pero, según se explicó posteriormente, el hecho era sólo una acción administrativa tendiente a precisar antecedentes respecto a los límites territoriales del mapeo de la cuenca. Esto, ya que existen fronteras internacionales que, necesariamente, debían estar visados por la división de fronteras y límites del Estado.

Así las cosas y, según lo que dijo la ministra, el proceso de desarrollo del plan de descontaminación partiría en los próximos días y podría estar listo en un plazo de un año y medio. Pero después de la respuesta y la explicación de Marcela Cubillos, vino otra consulta externa a la prensa. Un hombre, también filmando con su celular, le consultó en un tono más tranquilo y pausado: “Ministra, ¿se va a reunir con las organizaciones ambientalistas de la comuna?”. Y Cubillos, al igual que en la anterior, salió jugando: “Tengo una agenda que ha sido completa hoy dia. Partí en la Gobernación y en la Intendencia. Estoy acá en la comuna con una actividad abierta. Voy ahora a una invitación que tengo en la Gobernación Marítima. He recibido también, y lo dije cuando asumí, un ministerio de puertas abiertas. Muchas de las organizaciones ambientales que están hoy día acá y que participan en la comuna y en la región, han estado en el ministerio de Medio Ambiente en reuniones conmigo. Por lo tanto, siempre estoy dispuesta y llana a recibirlos”. Nadie más consultó.

Luego de eso, un par de preguntas de la prensa y el cierre del punto para los medios con una declaración del alcalde Barra: “El medio ambiente lo vamos a cuidar a como dé lugar y hasta las últimas consecuencias. En eso tengan la confianza, nosotros tenemos una iniciativa personal de este municipio: ponerle el pecho a las balas donde sea necesario para defender nuestros recursos naturales”.

Desde ahí, Cubillos y su equipo bajaron rápido al salón de la alcaldía en donde había un cocktail preparado para las autoridades.

Pero el ágape fue acotado. La ministra debía moverse luego hasta la capitanía de puerto. En ese lugar era esperada por el capitán de La Armada, Héctor Salgado, a quien se les unieron los alcaldes de Pucón, Villarrica y Curarrehue; además del gobernador de Cautín, Mauricio Ojeda y el intendente Mayol. La idea de los marinos era presentar el trabajo de identificación de todas las descargas de material potencialmente contaminante al lago. La labor fue desarrollada en dos meses y una semana y la idea es entregar, posteriormente, un documento detallado de los sitios.

Pero había más sorpresas para la ministra Cubillos. Los marinos le ofrecieron un recorrido por el lago en una de las lanchas de la unidad. La autoridad del gobierno central se excusó. Según ella, los tiempos no le cuadraban. O quizás, ya era demasiado el estrés puconino como para agregarle unos minutos de navegación en medio de un temporal. Antes de las 16 horas ya estaba en su auto camino a Temuco. Santiago le esperaba y la lluvia sureña quedaba atrás.