Padre de bailarina: “Los cuequeros de Pucón dejaron todo en la pista”

Pese a no conseguir algún lugar en el campeonato nacional de Nogales, los jóvenes supieron reponerse a los inconvenientes físicos y cumplir con la participación en el certamen. Anuncian que van por la revancha.

 

Las luces del gimnasio municipal de Nogales ya están apagadas, pero el joven Vicente Navarrete aún tiene el dolor vivo en su pantorrilla derecha. El pinchazo que sintió la primera noche de competencia del campeonato nacional juvenil de cueca Nogal de Oro, no lo abandonó en todo el fin de semana. Y la última noche, la definitoria, no fue la excepción. Pese a los señales que le entregaba su cuerpo de abandonar la competencia en la que representaba a Pucón, junto a su compañera Francisca Valencia, no lo hizo. Simplemente siguió hasta el final. Pese al dolor. Pese a todo, en realidad.

Quizás fue la arenga telefónica del profesor Rodrigo Vergara, campeón nacional de cueca, o el apoyo de los puconinos que llegaron allá. Tal vez la pasión juvenil de sus 14 cortos años. O simplemente las ganas de terminar, Vicente no abandonó, pese a que según confesó luego de su última salida a la pista, lo pensó en el segundo pie del baile nacional, cuando sólo faltaba el último. No lo hizo. Vicente no abandonó y bailó ese tercer pie como si nada pasara. Y aunque la pareja de Pucón no consiguió estar en el podio, probablemente sí se ganaron el corazón de todos los que conocieron la historia.

Quien se mostró agradecido del trabajo de los jóvenes y el apoyo recibido en Nogales, fue Rodrigo Valencia, padre de Francisca, quien en su Facebook personal dedicó palabras de apoyo a la joven pareja. Los cuequeros de Pucón dejaron todo en la pista, en una noche final se entregaron por entero y con corazón demostraron todo lo que son, unos verdaderos luchadores que ante la adversidad física lograron dejar su estampa”, se lee en la red social de Valencia.

Valencia ya apunta a la revancha: “Si bien no se obtuvo un lugar, si se obtuvo una experiencia y aprendizaje que quedará guardado en el corazón de los chicos para toda la vida (…) Ahora a seguir trabajando para que un día no muy lejano vengamos por la revancha. La vida de seguro nos dará esa posibilidad”.