La historia tras la compleja situación que pudo dejar a Pucón sin casino

Falta de recepción definitiva a la construcción en la que, actualmente, opera el centro de juegos imposibilitaba otorgamiento de patentes. Concejo municipal autoriza funcionamiento, pero niega permisos para discoteque OVO.

Por Rodrigo Vergara

 

Una situación complicada y difícil. Al menos así fue presentado en la última reunión de concejo municipal extraordinario realizada el pasado viernes 27 de julio. Se trataba de la imposibilidad de la empresa Kuden, controladora del casino Enjoy, de renovar las patentes municipales debido a que no tienen la recepción de obras definitiva del local donde ejercen la actividad en calle Ansorena. Y los plazos ya están agotados para la compañía que opera el principal centro de juegos de azar de la zona lacustre. O sea, todas las ampliaciones del período en el que podían operar sin el documento ya estaban cumplidas en los tiempos.  

Así al menos quedó clarificado cuando la secretaria municipal, Gladiela Matus, explicó al concejo municipal en pleno, presidido por el alcalde Carlos Barra, la situación. “En el ministerio de Vivienda y Urbanismo pidieron aumento de plazo el año pasado, y se les otorgó. Pero ahora no tienen esa determinación. Por tanto, de acuerdo con el informe que entregó la Dirección de Obras Municipales (DOM), si un local no cuenta con recepción definitiva, no puede tener patentes”, explicó la funcionaria municipal.

Matus también señaló que se le solicitó informe a la unidad de Rentas y Patentes de la municipalidad y que, además, la empresa Kuden hizo llegar con fecha 23 de julio una carta a la municipalidad solicitando que puedan renovarles las patentes para que puedan seguir funcionando.

“Si el concejo o el municipio no le autoriza el funcionamiento del casino significa que hay que cerrar el casino. Si no se otorgan las patentes, los dos años de prórroga que hay (hasta el 2020) quedan cerrados. ¿Qué significa esto? Pérdida de patrimonio para el municipio por la cantidad de fondos que se entregan por este concepto al municipio (cerca de $1.600 millones al año), donde acá se entregan ayudas sociales, se pagan sueldos, luz, agua y aseo. Es una situación que a todos perjudica económicamente”, explicó la secretaria municipal a modo de contexto de la compleja e inédita situación.

La historia
Para conocer el origen del problema hay que ir hasta el 17 de septiembre del año 2007 cuando uno de los incendios más grandes que haya sufrido Pucón: el del Hotel y Casino del Lago. La destrucción del principal centro hotelero que tenía Pucón por esos años y que dejó pérdidas por más de US$20 millones, causó un fuerte impacto económico para la empresa y para el mismo pueblo. Pero Enjoy se levantó rápido. En casi cien días pudo tener un lugar operativo para el funcionamiento del casino, a metros desde donde estaba el destruído Hotel del Lago. Además compró el Gran Hotel Pucón y así pudo estar activo casi al cien por ciento en la temporada de verano siguiente al siniestro.

Así las cosas, y según cuentan desde la misma empresa Enjoy, el edificio actual comenzó a funcionar sólo con el permiso de construcción y los plazos para la recepción se fueron agotando en el contexto de la incertidumbre que generaba, primero, el cambio de sistema de administración (de esta actividad) desde un casino municipal a otro con dependencia a la superintendencia de casinos. Y lo segundo tenía relación al resultado de la última licitación que, finalmente, permitió a Enjoy seguir en Pucón con una proyección de 15 años y cuyo período parte en 2020. Este último proyecto incluye la renovación completa del Gran Hotel Pucón y dejará ganancias a la municipalidad por más de $3.000 millones al año.

“Enjoy había estado con la incertidumbre de si continuaría o no operando el casino, y eso era fundamental para realizar las obras definitivas, pues hay involucrados montos de inversión importantes, que se realizan con un horizonte de tiempo”, explican desde la compañía.

 

La fórmula

Pero el tema necesitaba una salida y, por lo mismo, la secretaria municipal Gladiela Matus, en la sesión de concejo extraordinaria del viernes pasado, presentó una fórmula consensuada con el departamento jurídico y administrativo de la municipalidad. La idea era redactar un decreto municipal en el que la administración pública local otorgaba las patentes de manera extraordinaria.

“Hay que buscar la mejor forma donde no salga dañado ni la comuna ni el concejo. de acuerdo a eso se fundamentó y se tiene un decreto alcaldicio haciendo presente esta situación. Por lo tanto, lo que se viene a pedir, es que se tomen en consideraciones estas situaciones para autorizar el funcionamiento del casino con sus respectivas patentes”, explicitó la secretaria municipal.

Así las cosas y luego de la exposición, los concejales se centraron en una discusión sobre el significado de ponerse duros con otros empresarios como los de discoteques y dejar pasar lo del casino. Por lo mismo llegaron a un acuerdo: autorizarían las patentes del casino y de los restaurantes que funcionan al interior del edificio, pero no le darían luz verde a la que permite la operación del local que funciona como la discoteque OVO, la que opera los fines de semana en temporada baja y todos los días en la alta. Así las cosas, el casino no tendrá activo el centro de diversión nocturno a partir del 31 de julio (fecha en la que termina la patente actual), aunque el resto de las instalaciones operará sin complicaciones.

Desde Enjoy aseguran, eso sí, que nunca estuvo en cuestionamiento la operación del casino ni la concesión con la municipalidad. “Respecto a la renovación de patentes comerciales, este es un tema netamente municipal que Enjoy continúa abordando conjunta y directamente con la Municipalidad para seguir ofreciendo los servicios que han distinguido a Pucón como uno de los principales destinos turísticos del país”, dicen.

Sobre el cierre de OVO explican: “Si bien altera la oferta integral de entretención, no tiene un gran impacto a nivel comercial. La patente comercial de casino ya se había renovado con anterioridad”.

El alcalde Carlos Barra explicó que la situación se complicó, precisamente, cuando se quema el Hotel del Lago y se otorgó un permiso provisorio para la operación del casino que también era de carácter provisorio. “Ahí aparece la solicitud de los siete casinos emblemáticos (los municipales originales) de pedir una prórroga para el funcionamiento de estos casinos (cuando entra en rigor la nueva ley de casinos) y eso no pudo solucionarse por más de cuatro años. Por lo tanto, las medidas seguían de carácter provisorio porque Pucón no podía cerrar su casino”, explicó la autoridad comunal.

El edil señaló que legalmente está todo en orden, pero agregó que la situación del casino tiene un límite acotado por los plazos otorgados en la nueva licitación. Es decir, en dos años debe estar operativo en el nuevo casino y la remodelación completa del Gran Hotel Pucón lo que, por cierto, deberá estar con toda la documentación en regla.