Fiscalía señala que banda vendía drogas en cercanías de un colegio en Pucón

Ambos imputados fueron formalizados por tráfico y quedaron en prisión preventiva. Ministerio Público y Carabineros sostienen que detenidos pertenecían a una agrupación que compraba la mercancía en Santiago para venderla a otros distribuidores y consumidores.

 

Por el delito de tráfico de drogas fueron formalizados Juan Navarro Bórquez (29) y la madre de éste, María Bórquez Rosas (57). Ambos fueron detenidos la madrugada del jueves pasado como parte de una indagatoria que partió hace dos meses aproximadamente y que puso en la mira a una banda que, según la investigación llevada adelante por el Ministerio Público y el OS-7 de Carabineros, se dedicaba al traslado y venta de cocaína y marihuana.

Durante la audiencia de formalización el fiscal Jorge Calderara entregó una serie de datos sobre la indagatoria. Entre ellos, que ambos eran parte de una banda que tenía lazos con personas de Santiago, quienes compraban la droga en las poblaciones capitalinas y la enviaban vía encomienda a Pucón. Los antecedentes aportados mediante vigilancia y, principalmente, interceptaciones telefónicas apuntaban a que los imputados tenían un sistema de venta al menudeo previo contacto vía celular. Usualmente, de acuerdo a lo informado, no hacían las transacciones en la casa allanada de Pasaje Los Chilcos, sino que en zonas aledañas, entre ellas, en las afueras del Colegio Liahona en Pucón.

“Hay distintos puntos de entrega. Los contactos se hacían por teléfono y luego se acordaba el encuentro en distintos puntos de Pucón, entre ellos, las cercanías de un colegio”, explicó el fiscal Calderara al final de la audiencia.

Sobre la organización del grupo, el capitán del OS-7 de Carabineros, Rodolfo Moller señaló que era un grupo familiar dedicado al tráfico. “Se trata de un clan familiar que se dedicaba a la comercialización de drogas, la cual la traía desde la región metropolitana hasta la comuna de Pucón y después distribuida en esa comuna y sus alrededores y también en la comuna de Villarrica. Para eso, este clan familiar que funcionaba, principalmente, liderado por un hijo y su madre traía esta droga, era debidamente dosificada en Pucón y luego distribuida tanto a microtraficantes como también a consumidores”, señaló el oficial de la policía uniformada.

Carabineros explicó que en el domicilio se incautaron más de seis mil dosis de marihuana y dos kilos de cocaína en estado puro, que luego de usar algunos químicos como cafeína y lidocaína, entre otros, podrían transformarse en seis o siete kilos que serían vendidos en la zona.

La policía también incautó un auto que, según el Ministerio Público, era producto de la venta de los narcóticos; además de municiones.

La defensa de los imputados, quienes quedaron en prisión preventiva, no discutió los argumentos de la medida cautelar, pero sólo para obtener más argumentos de parte del Ministerio Público, ya que la teoría de la defensa apunta a que, independiente de que los sospechosos vivan en el lugar del allanamiento, no necesariamente lo que se les incautó les pertenece.

La Fiscalía de Pucón, a través de Carlos Contreras, persecutor titular de la causa, tendrá 90 días para investigar la causa y, si lo amerita, presentar una acusación formal.