Son los niveles

* Francisco Vega Duarte

Ha señalado la Dirección de Viabilidad que el proyecto de conexión vial entre Villarrica y Pucón tendrá un costo de 80.000 millones de pesos, considerando la mitad para el pago de expropiaciones. Sería emplazado en la actual vía costera, siendo parte de un plan maestro que incluye una serie de proyecto de conectividad en la zona lacustre.

Este proyecto puede ser considerado de alto costo, sobretodo pensando en la capacidad actual de los municipios por gobernar las comunas. Sin embargo, hay que considerar que se trata de un proyecto de un nivel mayor a nuestra realidad de Pucón, a la zona lacustre, la región e incluso a la realidad nacional. En esa óptica es un proyecto barato, si comparamos con el costo de hacer una línea del metro de cualquier capital del mundo.

Dada la fase preliminar del proyecto, siguiendo la lógica de los niveles, debemos detenernos a revisar el actual diseño, ya que quizás sea más pertinente un trazado diferente al actual, que permita repotenciar otras conectividades en la zona, sin sobrecargar una pura vía. Pero claro, son proyectos de política pública, donde hay una serie de stakeholders que ven en estas obras públicas oportunidades de especulación del suelo.

Nos enfrentamos cada día a nuevos retos por desarrollar los territorios, considerando que no basta sólo el crecimiento económico para generar calidad de vida en las personas y sus comunidades. Ahí cobra importancia revisar si nuestras actuales organizaciones políticas y sus autoridades permiten responder a estos nuevos retos de multiniveles. Por ejemplo, no basta que un alcalde diga que no tiene atribuciones sobre problemas públicos y que se debe esperar de Temuco, Santiago o de Washington lo que se deba hacer. Es su responsabilidad como autoridad política entender que existen varios centros políticos y que por lo tanto debe tener una óptica para encarar estos retos, articulándose y siendo más proactivo.

Son los niveles, siendo el principal a mi entender, el nivel de las personas y las comunidades que viven en los territorios. En esa línea no queda muy claro el rol de la participación de la ciudadanía y las organizaciones ciudadanas en éste, como en otros proyectos. Es nuestra responsabilidad, por tanto, hacernos partes en decidir cómo nos transportamos, por dónde, haciendo contrapeso a aquellos que esperan disponer de las obras públicas para seguir construyendo edificios a la orilla del lago.

 

* Francisco Vega Duarte es licenciado en Ciencia Política PUC, Mg. Gobierno y Sociedad U. Alberto Hurtado y doctorante en Ciencias Sociales Universidad de La Frontera.