El día después del incendio fatal: víctima habría estado haciendo fuego con acelerante

Difícil acceso para los camiones de Bomberos e irregularidades en edificaciones complican la lucha en contra de este tipo de siniestros y el domingo por la noche no fue la excepción.

Por Rodrigo Vergara

Durante la tarde del lunes las marcas de la tragedia de la noche anterior aún se mantenían: el olor a madera quemada, el desorden y el barro provocado por la lluvia y los camiones de bomberos que trataron de evitar que el fuego se propagara, pero que no pudieron contra la muerte que se llevó la vida del maestro de la construcción identificado como Humberto Enrique Saavedra Flores (69), quien trabajaba en una obra en el kilómetro uno del camino al volcán.

Y sobre las causas del siniestro y ya pasadas algunas horas del hecho, el comandante de los Bomberos puconinos, Rodrigo Garrido, explica que se encontraron acelerantes en las cercanías de la estufa a combustión lenta. Es decir, de acuerdo a los relatos de las otras dos personas que eran cercanas a la víctima y a la evidencia recogida por Bomberos, el hombre habría tratado de hacer fuego con algún líquido acelerante del fuego y éste se habría salido de control.

“Una de las hipótesis que maneja Bomberos es que estaban haciendo fuego y se encontró presencia de acelerante en el lugar. Los analizadores de gases encontraron la presencia de acelerantes, aunque se desconoce el tipo de acelerante”, explica el comandante Garrido a La Voz….

Otro elemento que complicó el trabajo de Bomberos en el lugar del incendio (al interior del pasaje Meza) fue por el poco espacio para maniobrar y el intrincado acceso que tenía el complejo de cinco cabañas que había en el sitio. De hecho, según la Dirección de Obras Municipales (DOM), es altamente probable que el la construcción haya sido parte de un loteo irregular y, por lo mismo, la edificación siniestrada no habría estado de regularizada y adecuada a las exigencias de las ordenanzas.

Así lo señala Carla Carmona, directora subrogante de la DOM. “La gente no tiene conciencia de los peligros que asocia este tipo de figuras que es lo que se vio anoche (por el domingo). Que no tiene acceso a los servicios básicos como la basura, los carros de bomberos o ambulancias. Entonces hay un tema de riesgo importante que la gente no logra tomar conciencia”, dice Carla Carmona, quien agrega: “Si se construye bajo la normativa debe ir un muro cortafuego entre viviendas, cumplir con distanciamientos mínimos y todo lo que indica la ley general de urbanismo y construcción”. De acuerdo a lo observado la noche del siniestro por Bomberos, nada de eso se observó en la cabaña incendiada.

Rodrigo Garrido reconoce que la situación vivida el domingo, con las dificultades de accesos y potenciales peligros en las viviendas construidas sin medidas de seguridad y fuera de norma, se repite con frecuencia en Pucón: “En Pucón tenemos muchos lugares en el cual el acceso para las unidades no es expedita. Hay árboles y eso dificulta el acceso de los camiones. Y cuando son construcciones tipo cabañas o viviendas que son muy continuas hay un alto riesgo de propagación. El hecho que no puedan ingresar unidades de Bomberos complica bastante”.