Superintendencia dice que Altos del Trancura debe someterse a evaluación ambiental y levanta cargos por eludir sistema

Cuestionada empresa argumenta que aún tienen la chance de no entrar al proceso, pero se expone a multas que podrían superar los $5.000 millones. Video muestra labores en el predio, pese a prohibición y la compañía señala que se trata de labores para cumplir exigencia de la DGA.

Por Rodrigo Vergara/ Fotografía Javier Sepúlveda

 

La noticia corrió rápido por redes sociales. Sobre todo cuando la actividad turística en el río Trancura estaba en su punto más alto. Así, en febrero de este año, un guía de rafting hizo un video que se volvió viral en pocos minutos. Y se podía ver los estragos que dejaban las máquinas en lo que era un bosque nativo a orillas del Salto del Marimán. Desde ahí, todo fue veloz. Un recurso de protección de parte de la municipalidad que paralizó las obras del loteo inmobiliario Altos del Trancura. Además de un fallo del Juzgado de Policía Local, el que está en etapa de apelación, que obliga a la empresa Inversiones Santa Amalia, responsable de las obras, a pagar más de $121 millones por la tala ilegal de árboles. ¿Lo último? Una resolución de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) que formula cargos porque, según ellos, la empresa eludió el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA); además de no remitir un informe en respuesta a un requerimiento de la misma SMA.

Pero al analizar con mayor detención el fallo se desprenden varios elementos relevantes. El primero de ellos apunta a que el proyecto; que pretende levantar en el lugar un loteo con 269 parcelas urbanizadas en un terreno de 142 hectáreas, además de una laguna artificial de una hectáreas, cuatro piscinas, un camino principal, club house y helipuerto; debe necesariamente ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Así al menos queda establecido entre los puntos 10 y 15 del fallo de la SMA. En ellos se explica que el 16 de abril de 2018 el representante de Santa Amalia, Hugo Arcaya Bakit, ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) una consulta de pertinencia. Es decir, Arcaya consultaba al sistema ambiental chileno si era necesario que el proyecto inmobiliario Altos del Trancura debía ser evaluado. Esto último puede ser mediante una Declaración de Impacto Ambiental o un Estudio de Impacto ambiental. Ambos caminos son largos y requieren la opinión de la comunidad y una serie de órganos del Estado, incluyendo la municipalidad y organizaciones relevantes. Es decir, el proyecto para llegar a puerto debe pasar una serie de barreras y cuestionamientos y existe una alta probabilidad, incluso, de que no pueda llevarse a cabo.

La consulta de Arcaya fue respondida por el SEA el 2 de mayo pasado. En ella se señala que Altos del Trancura debía someterse a evaluación ambiental. Pero Santa Amalia decide apelar a esa resolución. Así se explica en el punto 12 del fallo. “Con fecha 11 de mayo de 2018, don Hugo Maximiliano Arcaya Bakit, en representación de Inversiones Santa Amalia S.A., presentó ante la misma autoridad un recurso de reposición y en subsidio, un recurso jerárquico en contra de la Res. Ex. Nº 167/2018, solicitando que dicho acto administrativo ‘sea dejado sin efecto, y en definitiva, se resuelva que el proyecto no requiere ingresar obligatoriamente al SEIA, al no configurarse ninguna de las tipologías previstas en el mencionado artículo 3’ (del reglamento que regula el Sistema de Impacto Ambiental)”, se lee en el fallo. Además, se explica en el documento de la SMA, la empresa realizó modificaciones al proyecto original, entre ellas, eliminar la laguna artificial de una hectárea.

Y la respuesta al recurso interpuesto por Santa Amalia llegó hace un poco más de un mes. En ella (punto 15 del fallo de la SMA) se reitera que el proyecto debe, necesariamente, ingresar al SIEA. Y todo esto previo a su fase de ejecución. Por lo mismo el fallo, que también integra elementos como la saturación del lago y la declaración de Pucón como Zona de Interés Turístico (ZOIT), presenta cargos en esa línea: que Altos del Trancura eludió el Sistema de Evaluación Ambiental y comenzó a trabajar sin pasar por el proceso. En un comunicado a los medios de prensa, la SMA explicita que por esta falta, considerada gravísima, la empresa se expone a una multa que podría llegar a las 10.000 Unidades Tributarias Anuales (UTA). El valor de la UTA en agosto de 2018 es de $572.748. Es decir, podría llegar a pagar multas que superan los $5.000 millones.

En todo caso, la compañía tiene un plazo de 15 días hábiles para formular sus descargos. El representante de Santa Amalia, Hugo Arcaya, se dio el tiempo para hablar con La Voz…, y explicar, en primera instancia, que nunca existió la intención de eludir al sistema ambiental. Que sólo se trató de desconocimiento de la institucionalidad que rige estos temas. Sobre el fondo del fallo explica que la resolución de la SMA no integra que el recurso de reposición que presentaron el 11 de mayo debía ser revisado por superior jerárquico de la SEA regional.

“La formulación de cargos de la SMA no hace alusión al hecho que el recurso de reposición y jerárquico que se presentó al SEA y fue denegado en su dirección regional, pasó al directamente al SEA central, organismo que debe dar la última palabra en el sentido de la pertinencia o no del ingreso al sistema de evaluación ambiental”, explica Hugo Arcaya, quien agrega: “Ya solicitamos al SEA nacional que oficie a la SMA araucanía para que una vez que este organismo emita su resolución corran los plazos perentorios correspondientes. Si el SEA central determina que se debe ingresar al sistema de evaluación, como lo estima la SMA Araucanía, el proyecto ingresará como corresponde”.

 

Video en el Marimán

Pero no es la única arista que se le abre a Altos del Trancura y a Inversiones Santa Amalia. Durante la tarde de ayer, un colaborador de La Voz… captó un video con maquinaria y camiones trabajando en el predio aledaño a los Saltos del Marimán. Es decir, en el recinto donde se pretende levantar el proyecto inmobiliario. El problema es que, se supone, que las obras están detenidas por los recursos legales y sectoriales que están en proceso de resolución. Entre ellos, el reciente de la SMA y uno de protección interpuesto por la municipalidad de Pucón en la Corte de Apelaciones el que, en definitiva, paralizó las obras.

Consultada la empresa por las imágenes, sostienen que se trata del cumplimiento de una orden de la Dirección General de Aguas (DGA) que les ordenó devolver a su estado original una zanja que es un eventual brazo del río. “En relación a la retroexcavadora que se ve en la filmación, esta estaba sacando algunos restos de ramas que habían quedado a un costado de un canal, que ya había sido limpiado hace algún tiempo para cumplir con una resolución de la DGA que indicaba que por ese canal podía llegar a escurrir agua en alguna crecida del río y por tanto debería estar despejado”, sostiene Hugo Arcaya, representante de Santa Amalia, quien es enfático en señalar que en ningún caso se trata de obras que tengan relación con avances del proyecto, ya que los trabajos están paralizados.