Tensión política marca definición por pago de comités de vivienda a sucesión de concejal Matus

Sabroso diálogo entre alcalde Carlos Barra y Cristian Hernández profundiza diferencias entre ambos en medio de decisión que posibilita vía rápida para que familias puedan optar, por fin, a su casa propia.
Por Rodrigo Vergara

Fue un momento de verdad políticamente tenso. Porque si las diferencias entre el alcalde Carlos Barra y el concejal Cristian Hernández son a veces sutiles, tanto que sólo los que conocen la interna de la municipalidad entienden los sabrosos diálogos que cruzan entre ellos en las reuniones y eventos en los que coinciden; en otras, son más directas y no las esconden. Y fue lo que sucedió en el concejo municipal de este martes a la hora de materializar el polémico trato por un terreno que dos comités de viviendas —Valle Pucón y Villa Altos del Sur— realizaron con la sucesión liderada por el actual concejal Juan Matus.

El tema fue conocido con un reportaje que publicó La Voz…, en el que se exponía el problema con el que se encontró la municipalidad y los comités de vivienda y que, en algún momento, hizo temer incluso por el futuro del proyecto. En palabras simples, la municipalidad compró a la sucesión cuyo mayor representante es el concejal Matus un terreno de cerca de seis hectáreas dividido en seis lotes. ¿El valor? $400 millones en un negocio realizado cuando Matus aún no era concejal el año 2015. La municipalidad debía unir los lotes para presentar un proyecto urbanizado al ministerio de Vivienda (Minvu). La complicación fue que la sucesión Matus argumentó que el camino interior que atravesaba los lotes adquiridos era un predio aparte y se debía pagar por eso. En su momento Matus argumentó que él donaba su porcentaje (62,5%), pero que sus hijos (el resto de la sucesión) cobrarían. Por lo mismo, se llegó a un valor de $24 millones 806 mil 250 pesos.

En ese contexto había dos posibilidades: la primera, ir a un juicio de la municipalidad en contra de los Matus, ya que habían posiciones que apuntaban a que no correspondía pagar por el camino, ya que se entendía que la compra de los seis lotes incluía la servidumbre de la calle interior. La otra alternativa, simplemente, era pagar y terminar rápido la tramitación que permitiera a la gente obtener su casa propia. Y fue esto último lo que ocurrió. Las mismas familias (cerca de 300) decidieron desembolsar $80.000 cada una para hacer el dinero y pagar a la sucesión del concejal. Una vez que se haga efectivo el negocio, los comités ceden el lote a la municipalidad para que siga con la tramitación en el Minvu.

Y este martes, el abogado municipal Cristian Águila presentó el borrador de la escritura al concejo en pleno, incluyendo a Matus, quien tuvo que abstenerse de emitir opinión y votar el acuerdo. Pero la tensión política era evidente. Eso porque el alcalde Barra era partidario de la vía rápida para los comités y Hernández era un claro opositor a que fueran las familias que pagaran dinero por algo que, él consideraba, ya estaba cancelado con los $400 millones iniciales cobrados por la sucesión Matus.

“El que pregunta mucho no conoce su comuna. No conoce su gente. No sabe las necesidades. ¿Para dónde van las familias con el anhelo de tener casa? Porque no tener casa es una complicación bastante grande para las familias”, dijo Barra en un discurso que sacó aplausos de las representantes de los comités que estaban en la sala del concejo municipal.

Pero Hernández, quien ha manifestado públicamente su intención de competir con Barra su opción a la candidatura RN en la próxima elección de alcalde, no se quedó callado y retrucó. “Discrepo harto con el alcalde en función (nota de la redacción: en ese momento el alcalde le respondió con algo de ironía ‘hace tiempo que estás discrepando’)… y lo voy a seguir haciendo porque por eso también fui mandatado. No estoy aquí por sorteo o porque me gané el Loto, sino que la gente me eligió. Primero, quiero reconocer el trabajo de los dos comités. En un momento insistí y voy a seguir insistiendo que no les correspondía pagar a ustedes, así que por eso les agradezco y por la premura de tener su casa ustedes hicieron el esfuerzo y van a ser ejemplo en la región”, remató Hernández.

Al final de las intervenciones de los concejales (Omar Cortez hizo un recorrido por el proceso, incluyendo la intervención del ex senador Eugenio Tuma, e hizo hincapié que la decisión de pagar por el camino siempre estuvo en las manos de los comités), vinieron los aplausos generalizados. Los concejales se pararon de sus sillas y fueron a felicitar a las dirigentas. De ahí, los abrazos y la fotografía de rigor (imagen principal de esta crónica) en la que se integraron, incluso, los abogados Cristián Águila y Bhama Zúñiga, partícipes del proceso. Sólo faltó Juan Matus, quien quedó en su silla impávido y en silencio. Su omisión en el debate se amplió hasta el final.