Aparece el fútbol en Pucón: sub 17 gana a Curacautín y da un paso importante para avanzar en el regional

Los lacustres dieron cuenta de su rival por tres goles a cero y durante gran parte del partido mostraron pasajes de muy buen juego. Clave fueron los refuerzos traídos desde Padre Las Casas.

Por Rodrigo Vergara

 

El equipo titular de Pucón.

El fútbol tiene algo de romanticismo. Y a veces los equipos son como esas historias en las que todo pareciera estar perdido. En las que no se cuajan dos pases a los compañeros y que la táctica es colgarse de los palos del arco y tratar de salir rápido en contragolpe. A ver si por ahí se logra convertir un gol. Y así parecía que jugaba la sub 17 dirigida por Aldo Garrido. Al menos esa fue la imagen que dejó el fin de semana pasado cuando consiguió eliminar a Padre Las Casas por medio de los penales. Pero la historia cambió este domingo. Los puconinos lograron pasajes de un muy buen fútbol y los sucesivos toques de calidad al balón hacían que los espectadores pudieran emocionarse e ilusionarse con un buen campeonato regional. Y con estos argumentos lograron un excelente triunfo por tres goles a cero frente a su similar de Curacautín, con un primer tiempo en que los lacustres simplemente le pasaron por arriba a los cordilleranos. Esto, en el torneo regional sub 17 de la ANFA, el que está en su segunda fase.

Pero para lograr la mejora fueron clave las incorporaciones de los refuerzos y como estos lograron acoplarse al equipo. Así las cosas fueron relevante las actuaciones del puntero derecho, Leonardo Palma, quien con el dorsal 14 siempre hizo lo que se le antojó con su marcador, quien solo lo veía pasar. Pero Palma no jugó solo. En los primeros 45 minutos logró asociarse con el otro refuerzo, Nicolás Aguayo (ambos de Padre Las Casas) y con el puconino Jaime Ibáñez. De hecho, este último, quien vistió la número 10, consiguió a los 10 minutos marcar el uno a cero, luego de una vistosa jugada por la izquierda. Los tres, en todo caso, fueron un completo dolor de cabeza para la rústica defensa de Curacautín.

La superioridad de los puconinos parecía no materializarse pasados los minutos. A los 18 del primer tiempo Palma lo tuvo luego de una gran jugada en la que también participó otro de los jugadores importantes, el pequeño Eduardo Muñoz, quien en esta oportunidad jugó por el sector izquierdo del medio campo y en los primeros 45 minutos su ida vuelta fue determinante. Pero el desquite de Leonardo Palma llegó a los 29 minutos cuando logró el dos a cero en otra jugada en la que se llevó a su marcador, quien pese a faulearlo y desestabilizarlo, no logró bajarlo. El joven definió a lo crack con un tiro esquinado inalcanzable para el portero rival. Ya al final del primer tiempo, el mismo Palma clavó un preciso tiro libre para el tres a cero. La tarea estaba, prácticamente, cumplida.

En el segundo tiempo, las cosas cambiaron en algo. Curacautín metió tres cambios y con ello pudo disputar, en algo, el control del encuentro. Aunque todos los arranques y posibilidades fueron bien controlados por la defensa lacustre, la que tuvo en su líbero, Matías Álvarez, una figura que sin abusar de su técnica supo salir con elegancia y despejar sin miramientos cuando había que hacerlo. En todo caso, se notó la baja física de Jaime Ibáñez lo que resintió al resto del equipo y tuvo que ser reemplazado. Con todo, Pucón pudo asegurar la llave con un cuarto gol, pero pese a que lo buscaron, no llegó. Y también los rojos de Curacautín pudieron convertir al lograr, por momentos, el control del mediocampo. A ratos, la contención local se vio sobrepasada, pero la defensa respondió bien y el arquero, Jeremías Méndez, se mostró muy seguro.

Por lo mismo, el entrenador, Aldo Garrido, sostuvo estar conforme con el resultado, aunque hace un llamado a no confiarse e ir a jugar la definición con los dientes apretados. “El tres a cero no nos dice nada. Hay que ir a allá todavía. Sin duda que es un buen resultado, pero para nada cierra la llave”, argumentó el entrenador, quien agregó: “Este domingo fuimos protagonistas. Sin duda que el otro día con Padre Las Casas entramos a aguantar, pero hoy ya fuimos protagonistas y merecimos más que el tres a cero. Fuimos justos vencedores”.

Garrido confiesa que fueron relevante las incorporaciones traídas desde Padre Las Casas, quienes se acoplaron bastante bien: “Los que entraron jugando fueron los que entendieron mejor el sistema y lo demostraron con creces”.

La revancha está programada para el próximo domingo a las 16 horas en Curacautín y se espera que muchos puconinos viajen a apoyar al equipo. La asistencia al estadio fue mayor que la del domingo pasado y el apoyo a los locales se sintió desde las tribunas. Con todo, si bien aún no da para jurar amor eterno, sí para entusiasmarse. El fútbol tiene algo de romanticismo. Todavía.