Otra arista en crisis de Salud: funcionaria demanda a municipalidad por acoso laboral y pide $50 millones

Mujer dice que fue maltratada psicológicamente y hostigada por jefa del consultorio de Los Arrayanes e incluye en acusación a directora del departamento, Vivianne Galle.

Por Rodrigo Vergara/ Fotografía WP

 

Cecosf de Los Arrayanes

Un pelo más en la sopa. O un nuevo elemento para enturbiar más el ambiente que se vive en el Departamento de Salud Municipal. Como sea, una demanda laboral por $50 millones interpuso una funcionaria de esa repartición en contra de la Municipalidad y el alcalde Carlos Barra como jefe superior del servicio. ¿La razón? Una serie de hechos que la demandante  Rosa Molina Godoy describe en el documento ingresado en el tribunal de Pucón (y que se encuentra en el sistema web del Poder Judicial) y que la misma demandante califica como “acoso y maltrato psicológico” y pone en la mira a la jefa del consultorio de Los arrayanes, Gloria Hidalgo.

“Desde el mes de diciembre de 2016 y hasta la fecha inclusive he sufrido acoso y maltrato psicológico de parte de la señora Gloria Hidalgo, jefa del consultorio Los Arrayanes y quien primero prestara servicio como asistente social en el mismo recinto”, se lee en los primeros párrafos del documento, el que agrega: “La señora Gloria Hidalgo comenzó a hostigarme porque le molestaba que yo hablara con los pacientes y con los demás trabajadores; me decía que yo era la encargada del aseo y que no tenía que andar hablando con nadie y lo hacía de manera grosera delante de los pacientes y demás compañeros de trabajo”.

El documento, de 16 páginas enumera una serie de hechos que, según la demandante, la menoscababan y, gneralmente no eran propios de sus funciones: “Desde que la señora Gloria Hidalgo asumió como jefa del consultorio, ella claramente comenzó a abusar de su nuevo cargo y empezó a tratarme como su empleada personal, me ordenaba hacerle ‘mandados’ personales y que nada tenían que ver con mis funciones; me mandaba a comprar frutas y verduras para su casa, me enviaba a Chilexpress a enviar cartas y encomiendas para sus familiares”.

La demandante señala que Hidalgo buscó algunos aliados (de hecho la demanda nombra a otra persona) y que, además, fue mal calificada. Situación a la que ella apeló al alcalde, actuación que tuvo resultados positivos por lo que tuvieron que rehacer, en su caso, el proceso de calificaciones en 2017, clave en las remuneraciones por las bonificaciones que van relacionadas a las evaluaciones obtenidas en su desempeño.

Otro elemento relevante en la demanda es cuando Molina cuenta que fue cambiada de ubicación de trabajo. Todo esto, luego de una carta escrita comentándole la situación que vivía a la directora del servicio, Vivianne Galle. “En el mes junio de 2017 le escribí una carta al Directora del Departamento de Salud, la señora Vivianne Galle Arroyo, dando cuenta de la situación. Una semana después, un funcionario que creo está a cargo del Departamento de Finanzas o algo similar, llamado Oscar Sepúlveda, me llamó al Departamento de Salud y me dijo que desde ese mismo día trabajaría ahí y ya no más en el Centro Comunitario de Salud Familiar CECOSF del sector Los Arrayanes”, dice Rosa Molina en la demanda.

El problema para ella era que el cambio le generaba una mayor distancia recorrida desde su casa al trabajo y que producto de un impedimento físico (una trombosis en una pierna), el desplazamiento (gran parte de él a pie) le generaba una serie de complicaciones. Además, el cambio era con otra persona dedicada al aseo que tuvo que moverse desde las oficinas administrativas de la dirección (ubicadas en Camino Internacional frente al supermercado Líder) hasta el consultorio de Los Arrayanes. Al comentarle esta situación a Galle y solicitarle que echara pie atrás en la decisión, Molina cuenta que Vivianne Galle le negó dicha petición: “La directora Galle me respondió: ‘A la señora Gloria no me toques y no me hables mal de ella’. Luego nos dijo a mi compañera y a mi que nos dirigiéramos de inmediato a asumir nuestros nuevos puestos de trabajo. Lamentablemente, a raíz del cambio también tuve problemas con mi colega quien me dijo que por culpa mía a ella la cambiaban de su lugar de trabajo”.

Sobre la relación con Vivianne Galle, la demandante es bastante dura y acusa que la jefa del servicio nunca la tomó en cuenta con las denuncias por el acoso: “La directora no me habla salvo para darme órdenes de manera prepotente; sin embargo, hasta del día de hoy se ríe y hace caso omiso del acoso”.

Con todo, Rosa Molina sostiene que ha sido denostada y que se violaron, también, sus derechos fundamentales. Así las cosas, la demandante solicita al tribunal que se le cancelen como indemnización por su salida del servicio la suma de $5.214.352; más $20.000.000 por daño moral y $25.000.000 por la enfermedad laboral que, acusa, le causaron. En total, $50.214.352.

Consultada el área jurídica de la municipalidad, señalaron que aún no han sido notificados de la demanda, por lo que no podrían referirse. Desde el Departamento de Salud, en tanto, su directora Vivianne Galle (quien mantiene un profundo conflicto con el alcalde Barra y otros directivos municipales), también señaló desconocer la demanda, aunque sí se refirió a la situación de la demandante, Rosa Molina. “Esta funcionaria ya hizo el año pasado una acusación de acoso laboral a Gloria Hidalgo y por ese motivo yo me la llevé a la dirección. Ella pasó casi todo el segundo semestre del año pasado con licencia médica y parte de este año y esta semana volvió a presentar una licencia médica por un mes”, dijo Galle, quien agregó: “Yo no he tenido ningún problema con ella desde que llegó Dirección de Salud Municipal. Ignoro de qué me puede estar acusando y creo que todos los funcionarios de la dirección pueden dar fe que se le ha dado por mi parte un excelente trato incluso lo manifestó ella”.

La audiencia preparatoria en el tribunal está fijada para el próximo 16 de octubre  a las 13 horas en el juzgado de Pucón.