Diputado Sebastián Álvarez decide llevar a Contraloría controversia por zonificación del Gran Hotel Pucón

El parlamentario de Evópoli se desmarca de la disputa entre Enjoy y Sun Dreams, pero explica que su preocupación va por el desarrollo inmobiliario con poco control y la ausencia de un Plan Regulador actualizado.

 

Por Rodrigo Vergara/ Fotografía aérea Ignacio Sepúlveda, pucondrone@gmail.com

El diputado de Evópoli, Sebastián Álvarez, decidió llevar el problema de la zonificación de la zona del Gran Hotel Pucón hasta la Contraloría General de la República. Esto, luego de conocerse los antecedentes, a través de un reportaje de este medio, de que el seremi de Vivienda y Urbanismo (Minvu), Pablo Artigas, reinterpretó el Plano Regulador de Pucón y le quitó la designación de Z-3 a la manzana donde actualmente está ubicado el hotel y en la que Enjoy pretende construir su proyecto de casino con el que ganó la licitación frente a Sun Dreams.

La zonificación Z-3 implica una serie de limitaciones al terreno como que no se puede construir más del 20% en cada terreno delimitado y tampoco se pueden levantar el edificios de más de 3 pisos. La nueva determinación de Artigas, por la que Enjoy realizó un intenso lobby, implica de cierta forma darle carta blanca a la empresa casinera para que construya en ese lugar el proyecto arquitectónico que estime conveniente, sólo con las limitaciones mínimas que entrega la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (O.G.U.C.). Esto último, según la directora de Obras Municipales, Lorena Fuentes, podría generar una especie de efecto en cadena en el que todos los propietarios de zonas afectas al Z-3 podrían acogerse a la interpretación del Minvu y abrir el boom inmobiliario que vive Pucón a las manzanas de la zona urbana que dan de frente al lago. Todo, en medio de la judicialización por parte de Sun Dreams del proceso que le entregó la nueva concesión del principal centro de juegos de Pucón a Enjoy.

Así las cosas, con el ingreso del requerimiento del diputado Álvarez a Contraloría se abre un nuevo flanco en esta disputa entre ambos conglomerados de los juegos de azar. “Donde no puedo dejar pasar el punto es que se interprete por parte del seremi la normativa para la comuna de Pucón para la zona Z-3 y se emita un oficio estableciendo una interpretación al respecto de lo que se puede construir en ese sector de la zona Z-3. Lo que estoy pidiendo en este minuto, y ya lo hice el día jueves a través de la Cámara de Diputados y esta semana vía Contraloría, es que necesito saber los argumentos técnicos por los cuales el seremi emite el oficio. Porque quiero entender los fundamentos técnicos”, explica el diputado Álvarez, quien agrega: “Me preocupa mucho que hoy día otros inversionistas, porque nosotros sabemos que en la calle Holzapfel han habido varias compras de las antiguas casas por grupos de inversiones que tomando la misma interpretación podrían hacer uso del mismo derecho, dado que se establece una jurisprudencia, para iniciar obras de construcción no respetando la normativa que se entiende para la zona Z-3”.

El punto, según explicó el parlamentario, de su presentación ante la Contraloría, es que sea este último organismo el que pueda definir si la interpretación de Artigas es correcta y poder contrastarla con lo que señala la Dirección de Obras Municipales (DOM), unidad que se mantiene firme en que la zonificación sigue siendo Z-3 con las limitantes que posee y que, por cierto, podrían complicar la materialización del proyecto que pretende levantar la empresa Enjoy. Esto, si es que sale bien librada de su disputa en tribunales con Sun Dreams.

“Yo lo que busco con Contraloría es que la Contraloría tome las dos partes. Tome la argumentación técnica del seremi y tome la argumentación que da la dirección de Obras y entregue su resolución, de manera tal que sea un tercer ente el que pueda observar esto y entregar una resolución”, acota el diputado, quien especifica que planea realizar la interpretación este martes 16 de octubre.

Según Sebastián Álvarez, su tema no es entrometerse entre la disputa que mantienen los dos conglomerados casineros. “Es un asunto de privados”, dice. Su objetivo, de acuerdo a lo que señala, es, por un lado, proteger la proyección y la sustentabilidad del destino turístico y, por el otro, dar cuenta del problema de fondo que tiene la zona lacustre y es que tanto Villarrica como Pucón tienen sus planes reguladores desactualizados, sujetos a interpretaciones: “Yo no me meto en la parte judicial de este tema ni poner banderas por uno o el otro. No tengo ningún tipo de posición respecto a lo que plantea una empresa o la otra (…) como diputado a lo que quiero llegar es la protección y a la sustentabilidad de la comuna de Pucón. Estamos claros que los problemas que hoy en día sufre la ciudad del punto de vista de fragilidad medioambiental obedecen única y exclusivamente a la carencia de un Plan Regulador acorde a los tiempos de hoy”.