¿Dónde están los planes de mitigación?

Fotografía aérea Javier Sepúlveda, pucondrone@gmail.com

Una foto aérea de la tercera vía o berma en el sector del Puente El Claro.

Estamos a la mitad del mes de octubre y los empresarios locales saben una cosa: que a estas alturas su planificación para la temporada de verano ya debe estar resuelta. Los dueños de restaurantes ya sacaron cuentas de cuánta gente deben contratar y probablemente los equipos ya estén listos; los nuevos platos; los valores; su publicidad; etc. Los hoteleros, por su lado también y ni hablar de quienes tienen agencias de turismo. Por cierto que así es y si no lo tuvieran listo, o en un gran porcentaje, eso hablaría muy mal de ellos. Entendemos que no es así.

Pero hay un tema en el que estamos al debe en nuestra ciudad. Los planes de mitigación para afrontar los tacos y aglomeraciones veraniegas. El arreglo de la ruta Pucón – Caburgua se atrasó. Y eso, hasta se entiende por el clima, aunque quedó en evidencia (como en las pasadas Fiestas Patrias) que la empresa contratista también ha tenido algunas deficiencias. Pero ese no es el punto de esta editorial. El tema es que ante una realidad que no nos podemos sacar de encima, como lo es que en verano esa ruta (principal acceso a atractivos turísticos) estará en reparación y probablemente la que llega a Huife también; Pucón aún no tiene un plan de mitigación que trata de bajar el impacto de este problema. No uno que conozcamos, al menos.

Así las cosas y pese al anuncio de la autoridades de Vialidad, la denominada “ex tercera vía” ahora “berma multipropósito”, sigue en el peligroso y potencialmente mortal estado de indefinición: nadie sabe cómo se ocupan las pistas y la pintura sobre la ruta sólo lleva a una confusión que, insistimos, podría ser mortal.

Por lo mismo, hacemos un llamado a las autoridades locales para que de una vez por todas tomen las banderas y presionen a las regionales o centrales para que tengamos un plan de mitigación al que todos los puconinos podamos atenernos y seguir. Es más que necesario. No queremos escribir en estas páginas sobre accidentes y tampoco queremos que Pucón sea mundialmente conocido, no sólo por sus ricos recursos naturales, sino que también por sus tormentosos tacos. Pucón no merece menos.