Proyecto de nuevo casino: diputado Álvarez incluye en su consulta a Contraloría situación de la calle Holzapfel

Resultado de la tramitación, que también integra controversia por zonificación en la que está ubicado el Gran Hotel Pucón, podría ser determinante en la viabilidad de la construcción que planea levantar la empresa Enjoy si es que logra salvar la etapa judicial planteada por su competidora, Sun Dreams.

 

Por Rodrigo Vergara

 

Vista aérea de la zona donde se encuentra ubicado el Gran Hotel Pucón.

En un documento ingresado a las 16:10 por la Secretaría Oficial Mayor de la Cámara de Diputados, el parlamentario de Evópoli, Sebastián Álvarez, solicitó al Contralor General de la República, Jorge Bermúdez, un pronunciamiento que no sólo incluyó la controversia sobre la zonificación en la que se encuentra emplazado el Gran Hotel Pucón; sino que también la clasificación de la calle Clemente Holzapfel. Ambos elementos son trascendentales en la eventual materialización del proyecto que pretende levantar la empresa Enjoy, compañía que ganó la licitación para la concesión de la operación del casino de Pucón desde 2020 al 2035. Lo anterior, si es que logra inclinar a su favor la disputa que lleva en tribunales con Sun Dreams, la empresa competidora en el proceso por quedarse con el principal centro de juegos lacustre, la que luego de perder la licitación que lideró la Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ), realizó un recurso de reclamación ante la Corte de Apelaciones de Santiago.

Los elementos que incluye el documento al que tuvo acceso La Voz… y que se puede ver al final de esta nota, posee seis puntos y tres solicitudes. Los primeros describen el caso y acota que el proyecto adjudicado a Enjoy “podría tener problemas con las normas urbanísticas” que rigen la zona donde se pretende levantar. También nombra la resolución del seremi de Vivienda y Urbanismo (Minvu) que declara, en dos oficios, que la zona donde se planea levantar el nuevo casino y en la que actualmente se encuentra ubicado el Gran Hotel Pucón posee un “vacío legal” que no permite establecer su zonificación. Lo anterior cuando a juicio de la Dirección de Obras Municipales (DOM) de Pucón, tiene una clasificación de Z-3, lo que en términos prácticos presenta dos limitaciones altas: que no se puede construir en más de un 20% del terreno y que sólo se pueden levantar edificios de hasta tres pisos.

Así las cosas, y si bien el punto anterior, ya lo había planteado Álvarez en diferentes entrevistas y declaraciones en medios regionales y también en La Voz…, el parlamentario sorprende al incluir también en su requerimiento de la calle Holzapfel. Esto salió a la luz pública cuando se conoció un Certificado de Informaciones Previas (CIP) (documento que detalla las características de los terrenos y las posibilidades de constructibilidad) en el que se catalogaba a la calle en cuestión como “colectora distribuidora”. Este CIP, emitido el 31 de agosto de 2018, fue firmado por la directora de obras subrogante, Carla Carmona, quien especifica en el mismo documento que se catalogó así por una resolución del diario oficial del 12 de abril de 2018 que hacía mención a las vías de Pucón, pero en base a la red vial básica del ministerio de Transporte y Telecomunicaciones. El contrapunto se produjo casi un mes después (el 27 de septiembre de 2018) cuando la directora de obras titular, Lorena Fuentes, emitió un CIP, solicitado por Sun Dreams, que señalaba que dicha vía era de “servicio”. Esto, en base a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (O.G.U.C.), la que, según Fuentes, es la que corresponde aplicar.

En ese contexto, el diputado solicita tres pronunciamientos al contralor: el primero que se refiera a los “alcances y legalidad”del oficio 1019 (el primero que declara indeterminada la zona del Gran Hotel Pucón), emitido por el seremi del Minvu, Pablo Artigas; el segundo punto de Álvarez enfoca sobre el CIP emitió la directora subrogante el 31 de agosto. Específicamente Álvarez pide que se pronuncie sobre la “juridicidad” del mencionado documento. Es decir, en principio, si el CIP es jurídicamente válido. Todo esto, según el papel, con el fin de determinar la normativa aplicable al predio (donde se encuentra emplazado el Gran Hotel). Finalmente realiza una petición similar a la anterior, pero para el CIP emitido por la directora titular el 27 de septiembre.

El tema que resta en esta arista del problema es determinar si, efectivamente, la Contraloría se pronunciará sobre el fondo del asunto o emitirá su pronunciamiento sobre las formas de los documentos. Es decir, podría emitir un dictamen que apunte a que todos los documentos y oficios están bien en su forma y son legales en cuanto a su origen; pero podría omitir una sentencia en cuanto a si lo que dicen los documentos está dentro de la normativa de la Ley General de Urbanismo y Construcción (L.G.U.C.) que regula estas actuaciones. También podría emitir un fallo mixto. Es decir que se pronuncie tanto en la forma y en el fondo. De ser así, el dictamen sería en extremo relevante a la hora de determinar la viabilidad del proyecto que pretende levantar la empresa Enjoy si es que logra salvar la etapa judicial en la cual ahora está inmersa con su competidora Sun Dreams. Así las cosas, sólo resta esperar.