Concejal Gallardo: “El miedo que tengo es que cuando se vaya la directora (de Salud), a quién van a poner de subrogante”

El edil se refiere por primera vez al conflicto que mantiene el departamento liderado por Vivianne Galle con la administración municipal liderada por el alcalde Barra. Sostiene que la Afusam ha sido “ingrata” con la jefa del departamento y que si bien no está de acuerdo en que ella deje su cargo, sostiene que por el bien del sistema, la salida es una alternativa.

Por Rodrigo Vergara

 

Juan Carlos Gallardo (50) es médico veterinario de profesión, concejal del PPD, tiene cuatro hijos (uno a punto de nacer) y, entre otras cosas, es presidente de la comisión de salud del concejo municipal. Y como tal sigue de cerca el conflicto que se ha extendido por más de tres meses entre la directora de Salud, Vivianne Galle y la administración municipal liderada por el alcalde Carlos Barra.

Todo partió en agosto, luego de que algunos funcionarios de Salud leyeron una dura carta en contra de otros directores municipales. Esto a raíz de no darle luz verde a la intención de Salud de incluir entre un grupo de profesionales del sector al jefe de mantención del nuevo Cesfam, Roberto Hueche; quienes postulaban a un beneficio económico que permite la Ley de Salud Municipal en su artículo 45. El conflicto se agudizó luego de un entrevista que la propia Vivianne Galle dio a La Voz…, en la que, además de hacer duras críticas en contra del alcalde Barra y sus directivos, también anunciaba su intención de dejar el cargo. Esto, eso sí, una vez que encuentre un trabajo que le permita materializar el cambio. Luego de eso se desencadenó una crisis, con denuncias y sumarios incluidos, que mantiene a la salud pública local en una especie de limbo en el que no está muy claro hacia donde decantará.

 

— ¿Cómo cree que afecta esta situación en Salud, con un conflicto que se ha ido alargando por un poco más de tres meses?

“Creo que hay un antes y un después desde que llegó esta nueva directora (se refiere a Galle). Ella ha sabido conformar equipos de trabajo muy bien afiatados y producto de ello tenemos los resultados que tenemos. Hemos logrado conseguir un Cecof (Centro de Salud Familiar) en Los Arrayanes; el proyecto de diálisis está bastante avanzado. Por lo tanto, creo que esta directora ha logrado grandes cosas”.

 

— Es probable que los números la avalen y, por cierto, su trabajo ha sido reconocido públicamente, hasta por el mismo alcalde; pero el conflicto y el haber expresado lo que dijo del alcalde y de los otros directivos, igual pone un punto de quiebre en su gestión…

“Por supuesto que hay un punto de quiebre y lo que yo siento es que el alcalde se sintió muy molesto porque no está acostumbrado a que le digan las cosas. Cuando alguien le lleva la contraria se molesta. Y yo creo que lo que dijo la directora no es ninguna mentira. Ella dijo que los trámites administrativos al interior del municipio eran muy lentos y eso es así”.

 

— ¿Pero quizás la forma no fue la adecuada?

“Sí. Creo que la forma no fue la adecuada. Pero ella ya lo dijo y no hay vuelta atrás. lamentablemente una vez que se desencadena este conflicto, yo me quedo con la sensación que se le ha hecho la vida más difícil a la directora. Se le está hostigando. Se está desarmando su equipo en la planta municipal para el próximo año. Me quedo con la idea de que hay un hostigamiento hacia la directora esperando que ella renuncie”.

 

— Pero ella manifestó su posición de irse, entonces llama la atención el por qué no lo ha hecho. ¿No sería mejor que ella renunciara y siguiera su camino y dejar que la administración (municipal) ordenara el tema de acuerdo a lo que ellos estimen conveniente? Se entiende que es justo que el alcalde ordenara ese departamento de acuerdo a la visión que él tiene.

“Yo he visto que la directora ha seguido trabajando con el mismo ímpetu que lo había hecho hasta antes del conflicto. Renunciar es una decisión de ella y creo que cuanto más tiempo ella esté aquí en Pucón, es positivo para la comuna en Salud”.

 

“Mientras esté ella, independiente de las diferencias que tenga con el alcalde, creo que el departamento de Salud va a seguir funcionado bien. El tema si renuncia ahora o no, ya es una decisión de ella”.

 

— ¿Pero es positivo que ella esté manteniendo el conflicto que tarde o temprano podría complicar a los usuarios finales?

“Creo que cualquier problema que pudiese haber con los usuarios finales no pasa por la dirección de la directora; creo que pasa por algunas decisiones que ha tomado el alcalde”.

 

— ¿En qué sentido?

“Por ejemplo, sacar de su puesto a la encargada de todo lo que es el programa dental, Denisse Zavaroni. Ella es un tremendo aporte para la comuna. El trabajo de ella y de su esposo en la clínica dental del bebé fue alabada por personal del ministerio de Salud que trajo el ministro (Emilio Santelices) en una visita que hizo a la comuna”.

 

— Pero en ese contexto, ¿habrá sido prudente que ella arremetiera en la carta que leyó públicamente ante ustedes, los concejales? Fue una carta muy dura.

“Así como se dio esa situación… después de la guerra somos todos generales, pero bueno… creo que la carta, más que términos duros, dijo cosas que son verdad. Cuando dice que hay procesos administrativos que son lentos, son lentos. No se puede entender, por ejemplo, que la Dirección de Obras demore alrededor de dos meses en autorizar la construcción de una bodega municipal”.

 

— Pero hablamos otra vez de la formas. ¿Quizás no fue la forma adecuada de plantear lo que planteó?

“Sí. Debió haber sido más diplomática. Ahora, esa carta que leyó es una carta de los funcionarios. De un grupo de funcionarios que la apoya a ella”.

 

— ¿Hasta dónde se puede alargar este conflicto? ¿Hasta cuándo puede durar? ¿Podemos llegar a fin de año con esto, o al otro año? ¿Hasta dónde sería sano alargarlo, porque en algún momento debe terminarse?

“Yo no sé si la directora ha cambiado su punto de vista. Ella dijo que dejaría su cargo cuando tuviera un nuevo trabajo. Yo no sé si ella ha cambiado su postura y quiera irse antes de esa situación”-

 

— Al parecer los puntos de ambas partes son irreconciliables. Volver la relación a un momento previo al conflicto, pareciera imposible.

“Sí. Yo lo veo muy difícil, prácticamente imposible”.

 

— ¿No debería ella renunciar? Lo digo como un gesto, por un fin mayor quizás.

“Como dije anteriormente, mientras esté ella, independiente de las diferencias que tenga con el alcalde, creo que el departamento de Salud va a seguir funcionado bien. El tema si renuncia ahora o no, ya es una decisión de ella. Insisto, mi opinión es que mientras ella esté como directora, el departamento va a seguir funcionando bien”.

 

— ¿Cómo ha visto las reacciones de los otros concejales y en particular de su colega y compañero de coalición (Omar Cortez) en este tema?

“Creo que los concejales no se han metido mucho en el tema. Creo que ellos no han tenido mayor injerencia en este tema. No conozco realmente cuál es la opinión de cada uno de ellos, pero creo que no están muy informados en el tema, salvo la disputa que se dio entre el alcalde y la directora. No sé si ellos quieren que se vaya ya, que se quede. Lo desconozco”.

 

— ¿Usted le ha planteado este tema al alcalde en alguna reunión privada?

“Yo se lo planteé en algún momento, antes de que se diera este conflicto, que él debía proteger a la directora cuando se genera este conflicto al interior del concejo. Cuando se presentó el documento que pretendía la asignación del artículo 45 a los funcionarios de salud rural, más el ingeniero constructor y hubo varios directivos que atacaron diciendo que era ilegal, cosa que no comparto. Después de esto le dije al alcalde que a la directora había que ‘blindarla’ de alguna manera. Él me dijo que sí, pero después no pasó nada”.

 

Creo que la Afusam está siendo ingrata con la directora, independiente del conflicto. Parece que ellos no recuerdan lo que pasó anteriormente a la llegada de Vivianne. No recuerdan los tiempos de Marcelo Molina; no recuerdan los tiempos de Isabel Ansorena (directora antes de Molina) que hubo mucho conflicto con los funcionarios”.

 

— ¿Cómo cree usted que debería decantar este conflicto? ¿Se puede alargar indeterminadamente?

“El miedo que tengo es que cuando se vaya la directora, a quién van a poner de subrogante, porque pasaron, prácticamente, tres años en que no se llamó a concurso para director de salud (luego de la salida del anterior director, Marcelo Molina) ¿Por qué? Porque al alcalde le conviene tener a alguien de su confianza más que a alguien que tenga las capacidades técnicas. Con una persona de confianza puede hacer más cosas desde el punto de vista político”.

 

— ¿Pero no es natural que el alcalde quiera tener a alguien de confianza en ese cargo?

“Por supuesto, pero muchas veces se presta para cosas políticas que no van de acuerdo a lo técnico. Uno de ellos es el director anterior, el que fue una muy mala experiencia y cuando llegó Vivianne, electa por concurso público, se notó la completa diferencia. Durante tres años, los funcionarios de la salud municipal (Afusam) estuvieron en una pugna directa para que se llevara esto a concurso público y se dilató por tres años”.

 

— Pero ahora, pareciera, que la Afusam tampoco la apoya (a la directora). De hecho, mandaron una carta bien dura. Y si no tiene el apoyo de la Afusam, implica que no tiene el apoyo de los funcionarios, lo que también es complejo.

“Creo que la Afusam está siendo ingrata con la directora, independiente del conflicto. Parece que ellos no recuerdan lo que pasó anteriormente a la llegada de Vivianne. No recuerdan los tiempos de Marcelo Molina; no recuerdan los tiempos de Isabel Ansorena (directora antes de Molina) que hubo mucho conflicto con los funcionarios. Y ese era el momento en que la asociación de funcionarios se acercaba a mí como presidente de la comisión de Salud y nos sentábamos a la mesa los funcionarios, los concejales, el director para mediar. La verdad es que fueron años de mucho conflicto”.

 

— ¿Este conflicto se pudo parar antes? ¿Se pudo haber previsto?

“Nadie lo vio venir. Porque si este conflicto se genera desde el momento en que llega el oficio en el que quiere aprobar la aplicación del artículo 45 para los funcionarios de la salud rural; tampoco esperábamos las declaraciones públicas de la directora. Y eso fue la chispa que encendió el fuego, porque causó molestia en el alcalde, porque muchas veces no le gusta que le digan las cosas. Cuando la gente piensa distinto a él, no le parece y se molesta”.

 

— ¿Pero a lo mejor, le molestó que se las dijeran por la prensa?

“Así es. Creo que sí. Deberían haberlo conversado internamente entre los dos, pero eso salió primero por la prensa”.

 

— ¿Por la sanidad del sistema, no sería mejor que la directora renuncie?

“Creo que si eso va a ser en beneficio tanto para la salud primaria como para las relaciones internas del departamento de Salud, creo que sí”.