Fonoaudióloga que denunció acoso sexual en colegio de Palguín: “Con el fallo en contra me sentí vulnerada nuevamente”

La joven profesional habla por primera vez y cuenta que decidió apelar luego de perder, en primera instancia y por un tema de forma, el juicio laboral que entabló en contra de la municipalidad. Apunta a que el sistema le falló y que la justicia es “displicente con las mujeres”.

Por Rodrigo Vergara

La joven tiene el cabello corto, rubio y de finas facciones. Después de casi un año de hecha la denuncia por acoso sexual en el la escuela de Palguín Bajo, se decide a hablar por primera vez. Y sólo tiene una condición. Pide mantener aún su nombre en reserva. Dice que Pucón es un pueblo chico y exponer su identidad puede traerle problemas para reubicarse en un nuevo puesto laboral. Según ella, verse envuelta en un juicio mediático con la municipalidad no ha sido fácil. Así las cosas la fonoaudióloga C.F.L.S. (28) se atreve a hablar públicamente. Y lo hace luego de conocerse el fallo por la demanda de tutela laboral que interpuso en contra de la municipalidad; adverso en primera instancia por haber sido ingresado, según el tribunal, con un día de atraso; pero que, según la versión del abogado de la joven, la decisión del magistrado fue un error debido a que el atraso se justificaba en un problema en el sistema informático del tribunal.

 

— ¿Cómo tomaste el fallo adverso por un asunto de forma más que de fondo?

“La noticia la leí en La Voz…. Me enteré que el fallo era en contra. Mi abogado me había señalado que no nos había ido bien. No obstante tenía que darme más detalles del asunto en forma personal. Sentí una decepción tremenda porque, en definitiva, eran mis derechos los que habían sido vulnerados. Con el fallo en contra me sentí vulnerada nuevamente. Pensaba cómo, si estoy denunciando un caso de acoso. Estoy diciendo que me echaron porque yo dije que había un tipo que acosaba en el colegio, un juez lo toma y mira la forma y no el fondo. Que haya sido más importante la entrega del plazo. Eso fue lo primero, lo segundo es que cuando me enteré de que estaban los documentos fuera de plazo, ahí no entendía qué era lo que estaba pasando. Ahí fue una serie de sentimientos encontrados. Pensé en algún minuto que todo en contra mía. Que era todo una confabulación en mi contra. Pensé que estaba todo arreglado en mi contra. Sé que es grave lo que digo, pero es lo que pensé y lo que sentí”.

 

— Pero efectivamente la demanda se presenta un día posterior, ¿imagino que las explicaciones que le pediste a tu abogado, te dejan conforme?

“Sí. Porque él me muestra el certificado que el tribunal le emite cuando esto ocurre. No obstante, él también envió un correo electrónico avisando. Y esto se falló en una primera audiencia (de preparación de juicio) que se había aceptado el certificado y mi abogado me comprueba eso. No hay nada que acredite este fallo”.

 

— Y sabiendo eso, ¿cómo lo tomas o interpretas, sabiendo que es probable que se haya fallado en contra por un error de apreciación del juez?

“Ahí digo, ‘cómo es posible que un juez pase por alto esto si hay un certificado’ y me explican que en mi caso hubo dos jueces, no entiendo por qué y me cuesta entender cómo el último juez no mira un veredicto y lo que ya está arreglado (Nota de la R: se refiere que el asunto del atraso se discutió y zanjó favorablemente para ella en la audiencia de preparación de juicio que fue tomada por un juez diferente al que llevó el juicio)”.

 

“Pensé en algún minuto que todo en contra mía. Que era todo una confabulación en mi contra. Pensé que estaba todo arreglado en mi contra. Sé que es grave lo que digo, pero es lo que pensé y lo que sentí”.

 

— Independiente de que sean dos los jueces que vieron el caso, la justicia es una…

“La justicia es una y eso era lo que yo buscaba. Entonces el primer juez dice que entregamos en el plazo correspondiente y el segundo juez dice que no, que entregamos fuera de plazo. Uno asume que el tribunal te va a solucionar un problema. Yo hubiese aceptado si me hubiesen dicho ‘tú pierdes porque no hay pruebas’ o ‘tú pierdes porque no se comprueba’. Existe un abanico de posibilidades, pero cuando te dicen que pierdes porque el juez no consideró la decisión de la primera audiencia y dictaminó una sentencia sin haber visto para atrás, digo, ‘chuta, a dónde voy, qué hago y a dónde acudo’. Si tu vas a un tribunal es para que alguien competente dictamine y haga justicia. Sea para quien sea”.

 

— ¿Crees que esto tenga que ver con que seas mujer? ¿Crees que pueda tener alguna relación?

“El sistema completo siempre ha sido displicente con las mujeres y hay que considerar la cantidad de cosas irregulares que también hay en la municipalidad respecto al tema de género. Ahora no sólo pasa con mujeres, también pasa con hombres. No sé, creo que esto es algo que está comenzando con el tema del género. Si bien es cierto, a mí me buscó alguna gente que ha ahondado en el tema y me recomiendan un especialista (en temas de género). Y claramente necesito a un especialista si yo fui acosada y tengo pruebas de que fui acosada. Y tengo pruebas de que mi empleador vio eso y me echa. Entonces se vulneran mis derechos laborales, mis derechos fundamentales y un millón de cosas más”.

 

— Ahora viene el tema de la apelación, pero sigues en el mismo sistema que hasta ahora no te ha dado respuestas…

“Ahora es en Temuco (en la Corte de Apelaciones) y me deja más tranquila de que sea en Temuco”.

 

— ¿Que el juicio haya sido en Pucón crees que te jugó en contra?

“La verdad es que no lo sé, pero de repente te da para pensar ciertas cosas. Pucón es un pueblito muy chico y todo se mueve en base a la municipalidad. Yo tenía muchos colegas que no hablan porque esta era su oportunidad laboral. Porque acá está su familia y todo. Acá lo mueve todo la municipalidad y los grandes empresarios que no se meten por esto. Me deja más tranquila porque se va a ver en temuco. Me deja más tranquila que también se vea esto desde cero. Y estoy más tranquila porque no estoy mintiendo”.

 

— ¿Crees que esto es un tema que se puede abordar desde una perspectiva de género? ¿Crees que te puedes convertir en un ícono de la lucha de género en la zona?

“De que es una lucha, sí. Es una lucha porque esto significó haberme vetado de manera laboral en la zona. Así que sí es una lucha. Segundo, creo que estoy sacando la voz por varias mujeres que han sido acosadas. Quizás no por el mismo sujeto, ni tampoco desde la misma entidad, pero que se han visto un poco identificadas con esto y que no se han atrevido porque aquí está su familia, aquí está su zona y hacer algo podría implicar quedarse sin nada”.

 

— Antes de partir la entrevista, pediste que se omitiera tu nombre y que sólo aparezcan tus iniciales. ¿Cuál es el costo de exponerte?

“Estoy al límite de la exposición y lo sé, pero no quiero que para ir a buscar un trabajo me pregunten si fui yo la que demandó a la municipalidad. No quiero que me vean como el agente conflictivo. No quiero que alguien me vea como la persona que anda buscando por qué demandar. Es la primera vez en mi vida que me veo sometida a este tipo de situaciones. No quiero que a la hora de ir a buscar trabajo de fonoaudióloga o de lo que sea, me veten por esto”.

 

“Creo que estoy sacando la voz por varias mujeres que han sido acosadas. Quizás no por el mismo sujeto, ni tampoco desde la misma entidad, pero que se han visto un poco identificadas con esto y que no se han atrevido porque aquí está su familia, aquí está su zona y hacer algo podría implicar quedarse sin nada”

 

— ¿Crees entonces que la sociedad (de Pucón al menos) no está preparada para estos temas?

“No lo está. A ti te tachan de problemática. Alejandro Durán (jefe del Departamento de Educación Municipal) dijo que a mí me habían echado por mala, pero no son las cosas que ellos dijeron en un tribunal. Y qué es lo que queda: la fonoaudióloga que la echaron por mala, la fonoaudióloga que es conflictiva, problemática. Pero, dónde está todo lo bueno que hice en mi trabajo. No está en ninguna parte. No está en ninguna nota de prensa. No está en su defensa. Piensas, qué hago y cierro todo este capítulo. Eso era una posibilidad, pero también me he encontrado con harta gente que me dicen que hay que dar la pelea, que hay que dar la lucha y que no estoy sola”.

 

— ¿Por qué te atreves a dar la entrevista y hablar en público?

“Porque hay muchas más mujeres y hombres que están en la misma condición que la que estuve yo. Que están siendo acosados de manera laboral, sexual y transpersonal. De la manera que sea, pero que se están sintiendo acosados y propasados y que cuando eso no te hace estar bien, tienes que hablar. Tienes que romper la pelota como se dice. Estoy hablando por eso. No tengo nada más que perder”.