Concejo da luz verde al proyecto de YES, pero Gallardo se opone porque empresa no paga los primeros dos años

El edil del PPD cuestiona que compañía sólo entregue dinero a la municipalidad sólo si el convenio se renueva por otras cuatro temporadas. También mira con distancia que sea la administración pública local la que se haga cargo de los camiones, su mantención y, además, aporte con los choferes.

El convenio con la empresa YES, que proveerá transporte y bicicletas gratuitas para Pucón, avanza y tiene la luz verde del concejo comunal. Al menos de la mayoría porque hay una voz disidente: la del concejal PPD, Juan Carlos Gallardo, quien se opone a dos elementos clave en el nuevo trato planteado en la reunión de los ediles de este martes. Lo primero es que al reducirse el período inicial de seis años a dos (renovables por otros cuatro, previo evaluación), la empresa no está obligada a pagarle algún derecho a la municipalidad. O sea, sólo se materializaría un pago de 436,36 UFs, es decir un poco más de $11 millones 700 mil, si es que al cabo del segundo año se decide ampliarlo otras cuatro temporadas veraniegas. En la propuesta de comodato inicial, la empresa llegaba directamente por seis años, pero YES pagaba $12 millones.

“En el convenio anterior se nos ofrecían $12 millones por seis años. En el nuevo convenio dice que después de dos años se va a evaluar si esto anduvo bien y después de extender el período a cuatro años la empresa pagaría alrededor de 430 UFs. ¿Qué pasa si al cabo de los dos años tenemos cambio de alcalde y el próximo alcalde no quiera renovar este contrato, YES va a haber trabajado teniendo ganancias al vender sus marcas y la municipalidad no va a recibir ninguno? Me parece que el contrato no es para nada conveniente para la municipalidad”, argumentó el edil de la oposición al alcalde Barra.

Pero hay otro elemento que hace dudar a Gallardo: que la municipalidad se haga cargo de la mantención, combustible y choferes de los vehículo. Esto, debido a que el compromiso entre la municipalidad y YES, tal como lo explicó La Voz… en una nota anterior, consta de dos comodatos precarios (que se pueden anular en cuanto cualquiera de las partes lo desee). El primero, en el que la municipalidad autoriza a la compañía para hacer uso de los espacios públicos e instalar stand con dimensiones acotadas para dejar y tomar las bicicletas. Además, la organización pública local, permite a la empresa a tener publicidad sin cancelar derechos por eso. Es decir, YES ganaría por el lado publicitario a cambio de entregar las bicicletas gratuitamente durante la temporada de verano. La otra parte del convenio (en otro comodato) apunta a que la empresa le entregaría a la municipalidad dos camiones —en los que también va publicidad— y la administración pública se hace cargo de la mantención, gasolina y choferes. Según Gallardo, este es un elemento peligroso; ya que pese a existir seguros, la municipalidad quedaría expuesta ante posibles demandas en eventuales accidentes.

Espacio Disponible

“No me parece —sostiene— que la municipalidad deba hacerse cargo de los camiones poniendo el chofer y poniendo el petróleo porque, en caso de algún accidente, que ni Dios quiera se produzca, es la municipalidad la que va a tener que responder. Con tantos juicios y demandas que hemos tenido que pagar en el último tiempo”.

Gallardo, en todo caso, sostiene que el convenio le parece interesante y atractivo, pero cree que debe acotarse de una mejor manera para resguardar los intereses de la comuna: “Como idea me parece interesante este camión que va a transportar gente y las bicicletas también me parecen muy interesantes, pero las condiciones del contrato, personalmente, yo estimo que no son para nada convenientes para la municipalidad. Incluso hasta riesgosas por el tema de algún accidente”.

Pero hay otros elementos que los ediles plantearon en medio de la aprobación. Uno de ellos es que la empresa ampliara sus ubicaciones para dejar las bicicletas. En principio, la compañía estableció la esquina de Ramón Quezada con Ansorena, pero se espera se agregue la intersección de O’Higgins con Palguín y el Camino Internacional.

También está prácticamente definido el tránsito de los camiones. Estos irán desde la Rotonda Oriente y bajará por el Camino Internacional hasta la zona del centro por O’Higgins, Fresia,  Pedro de Valdivia, Ansorena, Holzapfel, Caupolicán, Rotonda Poniente hasta el Carmelito, luego el retorno se haría por la Variante Internacional hasta la Rotonda Oriente para iniciar de nuevo el recorrido.

Por ahora, según las fuentes municipales, se buscaría afinar con la compañía lo planteado por el concejal Gallardo, pero tal como se dijo en la reunión de ediles, el convenio está con luz verde y avanza para su firma y aprobación final.