El análisis de la crisis por la nueva planta municipal: ganadores, perdedores y el dibujo del mapa político

Fueron dos días intensos en los que se definieron varios elementos trascendentales en el futuro de la municipalidad y potencialmente relevantes en el devenir de las piezas del núcleo de poder de Pucón.

La imagen corresponde a la reunión extraordinaria del concejo realizada la mañana del viernes.

La crisis por la planta municipal tuvo un desenlace. Finalmente se aprobaron por unanimidad las modificaciones planteadas por la Contraloría, pero los efectos de ella están muy lejos de terminar. De hecho delineó un nuevo mapa político al interior del concejo municipal. Y el tinglado está lejos de la lógica de la antigua Alianza versus Concertación. La cosa en Pucón está algo más diluida. Eso sin contar los heridos que la negociación dejó en el camino y también a los que se retiraron en ganancia. El escenario es nuevo en ese sentido y es algo que, probablemente, marcará el recorrido en los próximos dos años previo a la nueva elección.

En ese contexto, La Voz…, trató de sistematizar el fenómeno para el análisis y para que los lectores puedan entender, en algo, cómo está el ambiente político a finales de 2018.

 

Fortalecidos:

Carlos Barra: Si bien, el rechazo a las modificaciones del jueves por la mañana, lo ponía en una posición muy complicada, el edil supo tener manejo y sacar a flote la iniciativa con una segunda ronda de votaciones y moviendo a quienes estaban a favor de que la planta saliera luego. Su jugada de abrir el tema a los funcionarios fue lo que, finalmente, abrió la puerta a la aprobación de las modificaciones. Pasó de una casi derrota a llevarse la aprobación unánime del concejo y a darle luz verde a la planta municipal.

Omar Cortez: El concejal de la DC aprobó la modificación el jueves y el viernes. Se mostró del lado de los funcionarios y sostuvo que resignó sus afanes políticos personales por el “bien común”. Un discurso que le dio réditos. De hecho varios funcionarios valoraron en pasillos su actuar. Ahora hay que esperar a que opinan sus compañeros de partido y la oposición puconina. Esto último puede ser un costo que el concejal está dispuesto a pagar.

Natalio Martínez: El joven concejal fue el único RN que estuvo con la posición del alcalde y eso, probablemente, le traerá el favor (más aún) de los cercanos al edil al interior del partido y de la municipalidad. Por ahora, Martínez está pavimentando su camino a una futura reelección.

Lorena Fuentes: La Directora de Obras, quien las ofició de Administradora Municipal en ausencia de Rodrigo Ortiz, supo argumentar técnicamente las observaciones de Contraloría y pese al carácter un tanto duro que la caracteriza, pudo sacar adelante la tarea de aclarar cada punto de las observaciones de la Contraloría. Además también logró alzar la voz y aplacar las críticas de fondo al proceso.

Rodrigo Ortiz: Pese a no estar por vacaciones y tener una semana cuestionada por el tema del corte de sauces en la playa (caso motorhome), Omar Cortez lanzó una frase al final de su intervención que lo dejó muy bien parado: “Las cosas no funcionan bien sino está el administrador”. Ante eso, nada qué hacer.

 

Heridos:

Concejales RN: Entre los heridos que dejó el proceso se cuentan a los concejales de Renovación Nacional (el mismo partido del alcalde) que estuvieron por rechazar las modificaciones en primera instancia: Julio Inzunza, Juan Matus y Cristian Hernández. Ellos tuvieron que cambiar su posición de rechazo a los cambios que adoptaron el jueves (y que significaba un bloqueo a la nueva planta) y mostrarse, por diferentes razones, favorables al cambio.

Directora de finanzas: María Victoria Román se mostró contraria a la forma en cómo se desarrolló el proceso y puso una serie de reparos técnico jurídico, pero su opinión no fue considerada y algunos funcionarios mostraron, directamente, su molestia hacia ella.

Patricio Ibáñez: El presidente de la Asociación de Funcionarios acusó permanentemente que en la planta hubo cargos y grados altos hechos a la medida de algunos miembros de la mesa que trabajó en ella. Y si bien el jueves su posición generó el rechazo a las modificaciones y el bloqueo al proceso, el viernes por la mañana todo lo ganado lo perdió con el cambio en los votos de los tres RN díscolos (también se sumó el PPD Juan Carlos Gallardo).

 

El bloqueo por quórum:

Un efecto impensado del proceso vivido entre el jueves y el viernes fue que se marcó la posibilidad de que los tres concejales que permanentemente unen fuerzas en cada votación (no en esta obviamente): Omar Cortez, Juan Carlos Gallardo y Julio Inzunza, tienen la posibilidad de bloquear sesiones al no estar. Pasó la tarde del jueves, aunque no estuvo concertado. Por lo mismo de aquí en más, ellos tienen la posibilidad de negociar en grupo cada propuesta. De lo contrario, se corre el riesgo de derrotas por falta de quórum; ya que el concejo debe sesionar, según se explicó, con cuatro concejales más el alcalde, al menos.

 

Lo que viene:

Luego de la respuesta a las observaciones de la Contraloría, este organismo debe aprobarlo y darle luz verde rápidamente. La idea es que antes del 31 de diciembre esté publicada en el Diario Oficial para que la nueva planta municipal comience a funcionar en 2019 y partan los procesos y concursos para los cargos creados. 

 

Opiniones

“Más que nada hay que llamar a la buena convivencia y a la racionalidad favorable en este sentido, porque los funcionarios merecen hacer una carrera como corresponde y una remuneración justa. Y hay gente que ha estado esperando esta modificación de la planta municipal por muchos años. Gente que está, incluso, con enfermedades. Muy complicada y que no han podido todavía acogerse a jubilación por la renta que perciben”.

“Agradezco a los señores concejales esta nueva disposición que han tenido y agradecer, también, que hubo dos concejales ayer (jueves) que en toda la controversia que teníamos y que votaron a favor, que fue don Natalio Martínez y don Omar Cortez”.

Carlos Barra, alcalde.

 

“Pese a lo extenso de mi argumentación el día anterior (el jueves), perdí la votación pero en menos de 24 horas el tiempo me da razón. Eso me deja muy tranquilo. Entiendo que la reacción de Carlos Barra obligó a llamar a terreno a sus concejales. Así de simple”.

“Políticamente hoy los concejales Inzunza, Gallardo y Cortez, demostraron tener orden en su trabajo. Ya que, involuntariamente, utilizaron el bloqueo de quórum impidiendo que los concejales Hernández Martínez y Matus lograran revertir el error el día jueves y debieron esperan a tener la presencia de alguno de nosotros tres”.

Omar Cortez, concejal DC

 

“Mi posición cambia por la cantidad de funcionarios municipales que han hecho de vida el servicio público y han estado esperando este momentos desde hace más de 20 años algunos. Sobre todo en un entorno donde la brecha de desigualdad de sueldos y garantías contractuales es impresentable. Ese no es el tema de discusión. Eso es una prioridad que la he sostenido siempre. Por lo mismo mantengo mi postura desde el día que me tocó conocer la propuesta y al día siguiente que la aprobamos. Son las mismas observaciones que manifesté ayer, hoy y mañana en los nuevos cargos concursables, las nuevas unidades y los posibles ‘concursos a la medida’ que se podrían dar. Es ahí mi mayor énfasis”.

“Otro argumento que sostengo con fuerza es que esta planta no enfatizó en la real vocación que la comuna tiene, pensando a 20 ó 25 años por lo menos. En cuanto a nuevas unidades y directivos en función de fortalecer temáticas trascendentales y urgentes como fiscalización ambiental, mayor regulación del comercio informal, fortalecer más los trámites de rentas en una comuna que crece a diario las patentes e iniciación de actividades”.

“Después de tener una conversación clara y sincera con los funcionarios quedó de manifiesto que el efecto de mi posición no tiene que ver con ellos, con los funcionarios que han hecho la pega por años, que por lo demás son la mayoría”.

“El concejo sigue siendo el mismo, no existen acuerdos previos hace rato, eso es realmente importante por que creo que cada uno de los miembros de la mesa tiene un principio básico en su ADN que es la libertad. La gente ha sido testigo que las diferencias y similitudes que podemos tener incluso siendo muy distintos en nuestra formación social y política”.

“Ya pasaron los tiempos donde por no pensar igual, se calificaba de malo o deslealtad…. aunque igual quedan algunos resabios de costumbre que ojalá Dios quiera que se erradiquen del servicio público”.

Cristian Hernández, concejal RN.

 

“No era que yo u otras personas estuviésemos en desacuerdo con la nueva planta municipal, sino que la idea nuestra era mejorar esa planta municipal porque esa planta municipal no representaba los intereses de los funcionarios. Si la planta es aprobada se van a dar cuenta que hay funcionarios que fueron en representación de nuestra asociación en la comisión de planta y esos funcionarios son los que tienen los mayores grados en estos momentos. Hay funcionarios que se subieron cinco o seis grados. Y esos funcionarios estaban para apoyar, supuestamente, a nuestros colegas que ganaban menos. Y ellos lo que hicieron fue aprovechar la oportunidad que tuvieron de estar en la comisión para ascender”.

“La idea mía era que eso no debiera ocurrir porque era vergonzoso, por lo menos para mí como presidente de la asociación, que esta gente utilizara ese medio para poder subirse las remuneraciones y poder subirse los grados dentro de la municipalidad y esa no era la tarea que nosotros les habíamos encomendado. La tarea era luchar por cada uno de los colegas y funcionarios que ganaban mucho menos”.

“Referente a los concejales, qué más puedo decir, es complicado el tema. Hubo presiones de parte del alcalde para los concejales. Primero llevando a los funcionarios a la reunión de concejo. Y más encima funcionarios a honorarios, los cuales, lamentablemente, en esta ley no están contemplados y, lamentablemente, tampoco van a tocar mucho en este tema de la planta. Los concejales, si bien es cierto, en la primera votación cuatro votaron en contra, pero luego algo ocurrió. No sé qué habrá ocurrido. Algo raro, en la cual se pudo ver que terminaron votando todos a favor”.

“Es penoso lo que pasó en el concejo. Es bastante penoso ver como se puede cambiar en 24 horas una decisión que estaba tomada. Pero está así la cosa. No hay nada más que hacer”.

Patricio Ibáñez, presidente de la asociación de funcionarios.