Artista local inaugura muestra de pinturas y esculturas en centro de extensión Cum Laude del CBR

Exposición estará abierta por un mes y está inspirada en el arte oriental japonés.

Keiro, junto al curador de la exposición, Enrique Rossel.

Keiro. Simplemente Keiro. Esa es la marca de la artista que está tras la exposición que actualmente se desarrolla en el centro de extensión Cum Laude del Conservador de Bienes Raíces (CBR) de Pucón. Se trata de una serie de 16 pinturas (óleo sobre tela) y 7 esculturas que conectan de alguna forma con la esencia de la cultura oriental japonesa. Algo que hasta el más neófito en este tipo de manifestaciones puede experimentar con el sólo hecho de llegar hasta la sala que está sobre la oficina del CBR local. Algo raro que una manifestación artística de este tipo esté sobre una oficina donde se vive la fría arquitectura de los documentos, roles, planos y otros detalles más cerca de los judicial que de la finura del arte. Pero en Pucón esta amalgama se da. Y no desentona.

En rigor Keiro es Sandra Queirolo (52). Y las piezas pictóricas que expone se dividen en ocho denominadas “Intorno” y otras ocho a las que nombró como “Haiku”. La primera es definida por la propia Keiro como un viaje al mundo interior, en la que predominan las formas circulares y los colores tenues. Una especie de introspección sin fin. Totalmente interpretativa para quien la aprecia y cumple cabalmente con el principio que una obra de arte sólo se transforma en eso cuando es apreciada por alguien. Es decir un trabajo de significado particular, indescifrable en su forma, pero totalmente conceptual en el fondo.

Las Haiku, al contrario de Intorno, formalizan algo más que un concepto. Son pequeños poemas tradicionales japoneses de tres líneas y 17 sílabas. Y Keiro, transformó algunos de ellos en pinturas. Un desafío que un experto en arte podrá evaluar, pero que un simple humano logra entender como un intento certero de darle color y forma a cada palabra.

Las siete esculturas van en la misma línea que las pinturas. Es decir, materializan conceptualmente una mezcla del arte occidental amalgamado con la cultura oriental japonesa. La mayoría de ellas están hechas de género pintado al óleo. La técnica es conocida como origami.

Una de las esculturas que se pueden apreciar en la exposición.

“Son reconocibles en estas piezas el estilo que la caracteriza, mayormente abstracto o al menos metafórico por sobre la representación figurativa, dejando siempre un amplio margen interpretativo al espectador. También es característico de la autora el uso de una paleta que rehúye la excesiva amplitud cromática, lo que no implica una utilización pobre del color”, se lee en una de las placas explicativas de la exposición que estará abierta al público (gratis) durante un mes.

Keiro, o Sandra Queirolo, explica a La Voz…, cómo nació la idea de hacer esta exposición. “Yo me baso mucho en la literatura. Estaba leyendo un libro de arte en el cual hacían una comparación entre el arte oriental y el arte occidental y me di cuenta de las deficiencias que tiene el arte occidental porque es muy frío. En cambio toda la cultura y la filosofía oriental tiene toda una mística y profundidad que indagué un poquito más y fui rescatando los elementos de los distintas expresiones del arte oriental y rescatando lo que podía aplicar a mi metodología que sigue siendo el óleo sobre tela”, dice.

Sergio Rossel, el Conservador de Bienes Raíces de Pucón, y curador de la obra, asegura estar contento con el resultado y la evolución del trabajo de la artista. “He visto la evolución de Keiro en este trabajo y con la madurez que ha adquirido en ello. Conozco trabajos anteriores. Creo que está en la línea de un gran desarrollo. Tiene grandes perspectivas. Me motiva mucho y el hecho de haber podido hacer una exposición que es bastante homogénea y compacta, porque tiene un tema propio del pintor. Es muy difícil, porque los pintores pintan muchas cosas distintas y es difícil que hagas una apuesta de ellos que tenga un tema propio”, explica Rossel, quien agrega: “En este caso, todas estas obras son producción nueva. Porque Sandra los pintó para abrir esta exposición”.

Sobre el centro de extensión, Rossel sostiene que en marzo cumplen un año y que están en su segunda temporada de exposiciones. Además, la idea de crearlo nace por su inquietud de generar un espacio cultural para las diferentes manifestaciones artísticas: “Veía que había un vacío en materia cultural. Es un tema que a mi me interesa. Siempre me inquieta que haya producción artística. Y en Pucón tenemos, además, la ventaja que tenemos muchos artistas. No es una comuna donde tengas que salir a buscar afuera. Y no había una sala donde pudieran exponer los artistas que son pintores, escultores o donde se realizaran actividades de teatro o conciertos. Es cierto que el salón no es muy grande, pero hay que partir por algo”.

Además de las pinturas y esculturas, quienes vayan a la exposición podrán ver un documental de 25 minutos en los que se aprecia el proceso creativo de la artistas. Además Keiro estará los sábados por la mañana interactuando con todos los que deseen.