El eclipse que asusta y la ausencia de un plan

En el último programa en vivo realizado por nuestro en medio a través de Facebook Live estuvo el encargado de turismo de la municipalidad, Gerardo Acuña. Y el profesional entregó una serie de antecedentes de los trabajos realizados y las proyecciones de una industria en Pucón que está, prácticamente, en el suelo.

Y más allá de las palabras de buena crianza en torno a una persona a todas luces muy capaz y la información manejada por Acuña; queremos hacer foco como medio en un evento que a la luz de lo sucedido en los últimos meses, podría resultar trascendental en el proceso de reactivación: el eclipse de sol del próximo 14 de diciembre. Y ante eso y a la luz de los datos entregados por Acuña, entendemos que como ciudad estamos muy al debe. O al menos atrasados en la proyección y planificación.

Lo anterior debido a que, por las características del evento y lo que podría significar, no podemos improvisar. El punto es que la planificación realizada previo a la pandemia, literalmente, se fue al tacho de la basura. Las condiciones no son las mismas y todo apunta a restringir más que a posibilitar el libre tránsito. Todo esto para evitar aglomeraciones y peligrosos brotes de contagio. No hay que olvidar que en principio se habló de que podrían llegar a la región cerca de un millón de personas para apreciar el fenómeno cósmico.

El tema es que en la entrevista al profesional quedó la impresión de que no había aún un plan preparado. Al menos no uno en el papel. Y eso podría ser complejo debido a que si esperamos a que el Gobierno nos diga lo que podemos hacer o no en este evento, la posibilidad de un cierre total es alta. Y eso, si bien resultaría en un problema menos a la ya compleja administración de Sebastián Piñera, significaría un mazazo casi terminal para el comercio local. Y corremos con un enemigo que presiona fuerte: el tiempo.

Por lo mismo, y en el entendimiento que la palabra final la tendrá el nivel central, es necesario que Pucón le presente a la administración de Salud nacional y al Gobierno en general un plan detallado sobre cómo vamos a trabajar el eclipse con todos los protocolos necesario, lo que incluye, por cierto, puntos de observación con distanciamiento y carga ocupacional del pueblo limitada. Es decir, no atenderemos a todos, pero sí a algunos. Y atender a algunos es mejor que a nadie. No podemos quedarnos atrás y, tal como lo dice el alcalde Carlos Barra, Pucón siempre debe estar a la vanguardia en estos temas. No podemos pedir menos. Como destino no merecemos menos.

Espacio Disponible