La patada de García

Hace unos pocos días vimos la triste performance del diputado por la zona René Manuel García. Esto, luego de mantener una áspera y cuestionada discusión con dos diputadas de oposición en en el contexto de la comisión por la compra de tierras indígenas. García, ante la insistencia de un grupo de periodistas, agredió con un puntapié a uno de ellos. Luego negó el hecho y, posteriormente, lo reconoció indirectamente y “lamentó” la situación.

Independiente de la posición de cada uno, es obvio que a los políticos (en general) la prensa le resulta incómoda. Y es normal que así sea. La prensa, cuando cumple su rol a cabalidad, generalmente es opuesta al poder. Y es más, ayuda muchas veces a equilibrar la balanza, la que muchas veces está totalmente recargada y beneficia a un pocos en desmedro de los muchos. Por lo mismo, el periodismo es molesto y en buena hora que así sea.

En el caso de La Voz…, creemos que ese ha sido nuestro aporte en este año de funcionamiento. Entendemos que ayudamos a mantener el sano equilibrio entre nuestras autoridades y el resto de la comunidad. A veces resulta molesto, incómodo, incluso, odioso; pero asumimos que esos son los costos a pagar. Y los pagamos.

Y es en ese contexto que las autoridades deben entender y comprender el real rol de los medios de comunicación y los profesionales que trabajan en ellos. Es verdad, a veces se cometen errores, pero aún con ellos es mejor una prensa independiente, profesional y alejada de agendas políticas particulares que la no existencia de ella. Eso, aunque a más de alguno le gustaría pegar una buena patada al estilo del diputado García.