Mamá de Nicolás Garrido luego de su debut en Colo Colo: “Sé que no va a parar hasta que cumpla sus sueños”

Pese a la derrota ante Ñublense, Verónica Ceballos dice que su hijo estaba tranquilo y, ella, en particular, feliz junto al padre y al resto de los familiares por el trascendental paso que dio el joven al ponerse por primera vez la camiseta de titular en el club albo. 

LA ESTAMPA.- La mirada fija en la pelota y la estampa de fiero defensa central. El debut de Nicolás Garrido fue en Chillán y pese a que se mostró algo nervioso, calidad le sobra para consolidarse en el primer equipo. (Fotografía Colo Colo).

El joven puconino Nicolás Garrido (18), por fin debutó en Colo Colo. Y lo hizo como defensa central junto a otros jóvenes del club, quienes debieron sacar la cara ante Ñublense debido a la cuarentena preventiva que dejó fuera —prácticamente— a todos los titulares y varios suplentes. Y si bien el resultado no fue el esperado por los hinchas (1 a 5), quedó el sabor dulce en la boca de que un local se puso la camiseta del equipo más popular de Chile y, la verdad, es que no destinó. 

La madre del “pichón de crack”, Verónica Ceballos, se dio un tiempo para hablar el día después con La Voz… y contar sus impresiones sobre lo que significa tener a su único hijo entre un grupo selecto de futbolistas en Chile y con una proyección, por ahora, insospechada. Verónica cuenta que vio el debut del joven Nico junto al padre, Mauricio, y a varios familiares. También que compartieron una carne en honor al inédito hecho de tener al muchacho en televisión y con miles de personas pendientes del debut. Todos, según cuenta la mamá, muy orgullosos. “Se nos infla el pecho”, dice.

“La verdad es que hace tiempo que esperaba el debut. Estoy feliz y orgullosa siempre. Con mi hijo tenemos súper buena comunicación así es que se lo hago saber siempre”, explica la orgullosa mamá, quien ante la derrota sostiene: “Estoy tranquila en su debut. No fue el resultado que todos esperábamos, pero lo importante es que los chicos están ahí”.

Mauricio y Verónica los orgullos papás del la joven promesa de crack.

Verónica cuenta que luego del partido tuvo el tiempo de hablar con Nicolás y que éste se encontraba tranquilo: “El Nico es súper profesional en ese sentido. Y él está siempre tranquilo. Se sabe que estas cosas pueden suceder. Estaba bien. Yo creo que un poco cansado más que nada. Me mandó algunas fotos y se notaba cansado”.

Nicolás Garrido Ceballos se fue a Santiago desde la Escuela de Fútbol Municipal, dirigida por Aldo Garrido (solo un alcance de apellido), a los 15 años. Desde ahí le ha tocado remar solo a corta edad en busca de lograr un sueño reservado para unos pocos: ser futbolista profesional y destacarse. Y el joven lo ha hecho bien. Ha sido seleccionado nacional en categorías menores y titular en las series que ha estado. El ojo de su captador Lizardo Garrido (también solo alcance de apellido), no falló. Pero acá en Pucón quedaron Verónica y Mauricio, los papás, quienes vieron como su único hijo se alejaba. Decidieron no cortarle las alas. Y hasta acá la apuesta ha resultado bien. 

“Nosotros siempre estamos tranquilos, con fe y esperanza en Dios para que le vaya bien y que él cumpla sus sueños. Ya está asumido que él va a hacer carrera jugando fútbol. Él desde pequeño quiso eso. De chiquito jugaba a la pelota cuando las camisetas le llegaban a la rodilla. Era eso lo que él quería”, cuenta Verónica.

Sobre el debut mismo y ya con varias horas después del pitazo final en Chillán; Verónica Ceballos reflexiona y asume que Nicolás se lo tomó con tranquilidad. Tal como ha sido su corto camino en el deporte profesional: “El Nico está bien. Está tranquilo y eso es lo más importante”. 

Sobre lo que viene, Verónica también le tiene fe al joven. “A él siempre lo veo alto. Y va a llegar muy lejos porque él se lo propuso. Y sé que no va a parar hasta que cumpla sus sueños. Además el Nico ha estado en varios países por la selección y eso a él le ayuda harto”, sostiene.

Por ahora solo resta esperar la evolución del puconino y que se consolide en el primer equipo albo. Condiciones y físico le sobran. Y carácter, por lo que cuenta la mamá, también. El sueño de Nicolás y su familia sigue arriba. Y probablemente, ahora luego del debut, más que nunca.