Un chinook a la orilla del lago

*Por Rodrigo Vergara

LA EXPERIENCIA.- A la izquierda Mario Alarcón ejerciendo su especialidad, la pesca con mosca. A la derecha exquisito fruto de la jornada que fue consumido a orillas del lago.

La oferta no era menor. Sobre todo para un amante de la buena mesa como este redactor. “Vamos a la apertura de la temporada de pesca del (salmón) chinook y si sale llevamos un sartén y mantequilla y lo comemos ahí mismo”, propuso Juan Gatica, presidente del histórico sindicato de boteros de Pucón. Y bueno, para alguien que dejó atrás hace varias décadas la niñez y las aventuras y escapadas a los ríos y lagos puconinos, resultaba más que interesante la propuesta.

Y ahí estábamos. A las ocho de la mañana en la Playa Grande; frente a la caseta de atención del sindicato. Los hermanos Juan y José Gatica nos esperaban. Además de ellos, el pescador de más renombre en Pucón: Mario Alarcón, quien estaría para mojar sus señuelos de fabricación propia; ya que la denominada “pesca con mosca” es su especialidad.

Y así nos lanzamos lago adentro. Mario con sus moscas y nosotros con carnadas artificiales tipo rapala. El lago muy en calma invitaba a la conversación y a la admiración del paisaje que, pese a ver y conocer desde niño, no dejará nunca de impresionarme. Ahí me enteré de que el Museo de la Pesca, que busca reunir los casi 100 años de historia del sindicato, está cerca de abrir si es que se logran salvar algunos detalles. También de las visitas y clientes ilustres que reciben año tras año. Y, por sobre todo, como sus padres y abuelos les inculcaron la pasión por una actividad que retoman año tras año con cada temporada. 

La aventura incluyó varias picadas; pero algunos se devolvieron por no pertenecer a la especie permitida (chinook). Pero al final la promesa se cumplió. Una especie fue a parar a la sartén y a un fuego pequeño en la arena. Comer con la mano un sabroso pescado frito en mantequilla con el lago de testigo fue una experiencia perfecta. Y esta misma experiencia la pueden repetir quienes opten por una excursión con los boteros puconinos. Puede ser en el río o en el lago. Por ahora es solo chinnok (una especie por pescador) y en noviembre se abre para todos los tipos de peces. Y si anda de ánimo puedes pedirle a tu guía que prepare un buen plato de pescado frito a la orilla del lago. Si queda todo limpio, posteriormente, puedes catalogar la experiencia como “aventura perfecta”.

El dato

Si te interesa una excursión de pesca con los históricos boteros de Pucón, tienes que contactarte con el sindicato en el kiosko que tienen a un costado del Gran Hotel Pucón.

*Rodrigo Vergara es periodista y editor de la Voz de Pucón.