Restauranteros organizan protesta: un 40% de los locales en Pucón está quebrado

Actividad, que se proyecta a nivel nacional, se denomina “La Última Cena” y en ella los empresarios pondrán manteles y banderas negras en señal de luto por una industria que se considera está al límite del aguante en una crisis generada por las extensas cuarentenas para contener los contagios de Covid-19. 

VIDEO.- El gremio produjo u video en el que invita a los locatarios a unirse a la protesta para manifestar su descontento por la crisis que se vive en el contexto de los encierros obligados.

Una protesta nacional, a la que se unirá Pucón, desarrollarán los diferentes gremios restauranteros nacionales este próximo viernes. Esto por la crisis que les han acarreado las restricciones relacionadas a la pandemia del coronavirus, que los ha mantenido cerrados por extensas cuarentenas o abiertos con aforos limitados cuando los confinamientos se levantan. Y en la comuna el efecto ya está en un nivel catalogado como “catastrófico” por los dirigentes, quienes revelan que un 40% de los negocios del rubro en la zona está —en los hechos—quebrado. La actividad, que se denominó “la última cena”, se desarrollará la mañana del viernes y la invitación es que los locatarios puedan poner en sus mesas mantelería negra a modo de luto para marcar la inminente “muerte económica” del sector.

“A alguien de Punta Arenas se le ocurrió hacer, más que una manifestación porque ya se habían hecho manifestaciones, hacer un acto que se llama ‘La Última Cena’”, explicó Néstor Fiorentini, dirigente de los restauranteros locales, quien está en Santiago donde se le realizó una invitación a comer al Presidente Sebastián Piñera (quien probablemente no asistirá). Fiorentini explicitó que en Pucón tendrán el apoyo de todos los otros gremios y también de la municipalidad local: “Vamos a hacer un acto en La Poza. Una mesa larga con banderas negras y se dará pan y agua”.

Sobre la situación local y luego de dos cuarentenas en Pucón, Fiorentini, reiteró que hay un 40% de locales en quiebra y otros tantos que adeudan imposiciones, arriendos, impuestos y servicios básicos: “Esta es una mochila que vamos a seguir cargando y si logramos abrir en uno o dos meses, esa deuda va a seguir creciendo”.

Según Fiorentini lo que buscan son tres cosas: que se modifiquen las reglas del Paso a Paso y ya en la fase dos se permita atender en interiores con aforos y elementos de purificación de ambientes; que existan permisos especiales para atención a vacunados con dos dosis y que, de seguir cerrados, se condonen impuestos y pago de servicios básicos. “Nosotros no podemos aguantar más; ni una semana, ni diez días más como gremio. Cómo aguanta un gremio que vive de un verano que no tuvimos, de un invierno que tampoco tuvimos y pagando toda la carga social de impuestos y todo lo que corresponde pagar como ciudadanos cualquiera sin tener ingresos”, sostuvo el líder gremial local, quien aclaró que las ayudas que vengan no pueden significar más créditos que profundicen la deuda: “Hay un 66% de créditos impagos Fogape. Todo lo que generó el Gobierno con los créditos Fogape no es bueno”.

Pucón lleva más de un mes en cuarentena y es la segunda, luego de que en el verano el pueblo estuvo cerrado por 19 días en plena temporada alta de verano. Esto último fue un mazazo a la economía local, dependiente en gran parte de la industria turística. “A estas alturas pedimos un acto de clemencia”, finalizó Fiorentini.