Accidente en los Ojos del Caburgua: la selfie que pudo terminar en tragedia

Cuatro estudiantes y un apoderado se sentaron en una baranda, la que cedió y cayeron a un barranco de cerca de seis metros. Dos de ellos estuvieron a punto de ir a dar al torrente y uno terminó con heridas graves en su cabeza.

 

Por R. Vergara y R. Navarro/ Fotografía Víctor Vergara

Por cerca de dos horas trabajaron los rescatistas para sacar a los jóvenes del lugar.

Pudo ser una drama terrible. Y estuvo a punto. Pero no lo fue. Y todos los alumnos del 4to medio del Liceo Politécnico Andes Duoc podrán contar la historia de su gira de estudios. Esto, porque cuatro de ellos y un apoderado cayeron desde una altura de unos seis metros aproximadamente mientras se tomaban una fotografía selfie en uno de los puntos más bellos de la zona: los Ojos del Caburgua.

De acuerdo a los antecedentes que entregaron testigos del hecho y también carabineros, la caída se produjo a las 18:45 horas. El grupo se encontraba por el sector de acceso del camino principal que une Pucón y Caburgua. Más específicamente en el complejo conocido como “Ojos y Laguna Azul”, nombre otorgado porque por el lugar también se puede entrar a la zona del exuberante cuerpo de agua color turquesa que se encuentra a metros de donde ocurrió el accidente y diferente al centro “Ojos del Caburgua” que tiene su acceso por la zona de Carhuello. Cinco de ellos (cuatro estudiantes y un apoderado) se sentaron en una baranda del primer mirador que da a los saltos de agua de los Ojos. Pero la madera no soportó el peso y cedió, lo que generó la caída. Según la información policial, dos de ellos cayeron hasta el fondo del barranco y estuvieron a centímetros de llegar hasta el torrente de agua. Si esto último hubiese pasado, las posibilidades de sobrevivencia disminuían considerablemente. Los otros tres quedaron enredados en la espesa vegetación.

Hans Kastowsky, quien se encontraba de paseo, junto a su familia, por el sector de la entrada de Carhuello (complejo “Ojos del Caburgua”), comentó que vio al grupo sentado en la baranda. Vimos unas personas sentadas sobre las barandas en la parte más alta, precisamente comentamos ‘que irresponsables’. Segundos después, colapsó la baranda y les aseguro que la sacaron baratísima, perfectamente podríamos estar hablando de una tragedia”, explicó a La Voz…, y luego lo posteó en un video subido en Facebook por este medio.

Espacio Disponible
En el lugar trabajaron voluntarios de la Primera Compañía de Bomberos.

Quien resultó con mayores complicaciones fue el apoderado, identificado como Pedro Quiroz Meléndez de 46 años. El hombre terminó con varios golpes en la cabeza y lesiones consideradas por Carabineros como graves. Néstor Pereira, un visitante que se encontraba en el lugar y, además, prevencionista de riesgos, explicó que él fue uno de los que ayudó al hombre en los primeros auxilios. “Lo sacaron como se pudo del lugar y tenía varios golpes y una herida en la parte de atrás en el lado derecho de su cabeza”, dijo a La Voz….

Los otros cuatro que quedaron al fondo de la quebrada eran estudiantes —dos de ellos menores de edad— y tuvieron que esperar la llegada de los voluntarios de la Primera Compañía de Bomberos. Ellos, quienes tienen la especialidad de rescate en altura, bajaron hasta el lugar y después de un poco más de dos horas de trabajo, consiguieron sacar a los jóvenes.

Todos fueron derivados al hospital San Francisco, pero luego de los primeros análisis, los profesionales médicos locales, decidieron derivar a Quiroz hasta Temuco. “Estaba consciente, pero con dos heridas bastante grandes en el cuero cabelludo que sangraban harto y una importante contusión y hematoma en el ojo izquierdo. Así que procedimos a suturar esas heridas para controlar el sangrado. Se pudo hacer entre 30 y 40 minutos porque eran heridas bastante grandes”, explicó el doctor Diego Barrueto, quien agregó que Pedro Quiroz fue derivado al Hospital Regional para que lo vea un especialista por si los golpes en la cabeza, principalmente, podrían tener alguna secuela.

El apoderado al momento de ser llevado por la ambulancia a Temuco.

Hasta el cierre de esta edición, los profesionales médicos realizaban análisis a los cuatro jóvenes. Tres de ellos presentaban, en principio, heridas leves y uno de ellos podría tener una fractura.

Carabineros, en tanto, derivó los antecedentes a la Fiscalía, organismo que podría iniciar una investigación para chequear si el hecho sólo se produjo por la imprudencia de los visitantes o si el complejo, que mantenía todos sus papeles al día, tenía algunas deficiencias en seguridad. Los estudiantes, en tanto, tenían planeado regresar a la capital este sábado 3 de noviembre; aunque luego de los hechos, eso quedó en entredicho.