Peces mueren en el estero Nalcadero y dudas apuntan al robo de agua

Por Rosa Bohórquez

No es la primera vez que baja de improviso el flujo de esta corriente que desciende de las faldas del volcán. También en marzo del año pasado la Dirección General de Aguas (DGA) y Sernapesca fueron alertados sobre un posible abuso ecológico. Ahora hay una denuncia en la fiscalía.

Pamela Flores, vecina del sector quien ha liderado las denuncias en redes sociales y la justicia.

La extracción ilegal de aguas en el estero Nalcadero —sector El Claro— podría ser la causa que provocó la muerte de cientos de peces hace unos días en Pucón. Vecinos denunciaron que el caudal disminuyó desde el pasado 3 de febrero, el sábado 8 el lecho estaba casi seco. Y “milagrosamente”, el lunes 10 recuperó su fuerza habitual. 

“Fue como si manipularan una llave para cerrar y luego abrir” acusa Pamela Flores, una de las vecinas afectadas. Para ella resulta perspicaz que la corriente “regresara” tras las fuertes denuncias en las redes sociales, donde se divulgaron videos con peces muertos por asfixia en medio del fango.

“Para disminuir el caudal del Nalcadero, para que se seque, se necesitan mangueras con motor. Yo creo que roban el agua para llenar una laguna artificial navegable en su patio”, señala con determinación.

La bióloga Evelyn Silva, actual directora del Departamento de Aseo, Ornato y Medioambiente de la municipalidad, reconoce la situación. Descarta consecuencias producidas por cambios climáticos y más bien apunta a acciones ilegales. “Pensamos que debe haber un desvío provocado por alguna persona que tenga una laguna. Porque el estero no se seca por semanas sino por unos días u horas. Eso indica que hay un mal uso del recurso”, reseña.

Lo grave es que no es la primera vez que ocurre. “A finales de marzo de 2019 el estero se secó y provocó la muerte de unos especímenes de peces, creo que truchas. Como municipalidad, hicimos la denuncia a la Dirección General de Aguas (DGA) y a Sernapesca”, rememora Silva. La funcionaria señala que desde su oficina este año nuevamente se denunció ante la DGA y se dio un paso más al realizar una denuncia ante la Fiscalía.

¿Pero, por qué la municipalidad no actúa más allá? El estero Nalcadero pasa por muchos predios privados que impiden el paso de los funcionarios para inspeccionar cuál es el origen de problema. La DGA, en cambio, está facultada para fiscalizar. 

Aun así, Silva y su equipo hicieron un recorrido, aunque este no puso ser completado: “En el trayecto que tiene el estero constatamos muchas tuberías. No sabemos si su uso es legal. También se lo preguntamos a la DGA, si todos tenían derechos de agua. Lo más probable es que no todos (los propietarios) tengan derechos de agua”, indicó la directora.

Vecinos alarmados

La sequía del estero ocasiona dos consecuencias directas. Por un lado, la mortandad de peces, que ocasiona una pérdida de fauna importante. Y por otro, se vulneran los derechos de agua de los propietarios en cuyas escrituras se les permite su usufructo. 

Como testigos y afectados, fueron los vecinos quienes levantaron la voz de alerta. Una de las voces más potentes ha sido la de Pamela Flores. Junto a su hija intentó rescatar los peces que salpicaban en el lodo del estero. “Había miles –dice con indignación– con la red logramos sacar unos sesenta, pero como saltan se salían del barril y al día siguiente encontramos muchos debajo del auto. Cuando dieron el agua, el lunes pasado, la corriente arrastró muchos peces muertes”. 

Tras hacer su denuncia ante la municipalidad, la afectada acudió a la Fiscalía donde se abrió una causa con el No. 2000166064-1. Su caso señala usurpación de aguas, según el Art. 459 del Código Penal. Esto pese a que, al igual que muchos de sus vecinos, ella solo usa su derecho de agua para regar ocasionalmente el terreno, sin afectar el nivel del estero.

A su juicio habría personas o empresas responsables: “Están robando el agua indiscriminadamente en Pucón. Personas naturales o privados, no tengo idea de quiénes son. Pero los esteros se están secando: dan el agua, cortan el agua, hacen que se mueran miles de peces”.

Durante un recorrido por los predios vecinos, La Voz… escuchó varios testimonios de habitantes del lugar.

Un hombre que conoce el estero desde niño, rememoró que jamás había oído a su abuelo (el dueño inicial de la propiedad) referirse a una sequía del estero. “Fíjese —comenta— ahí se estacionan los camiones de agua, vienen varias veces al día y se aprovisionan, así de generoso es el caudal. El año pasado disminuyó un poco por esta fecha, pero nunca se había secado como ahora”.

El cuidador de una propiedad cercana también se refiere a lo acontecido. “Tengo cuarenta años aquí, y cada verano veo que disminuye. Nunca como ahora que murieron tantos peces. Sospecho que desde más arriba desvían el caudal”, refiere.

Querellas en puerta

Pamela Flores es firme cuando señala que su abogada va a defender sus derechos de agua. “Yo creo que hay muchas personas más que fueron perjudicadas, pero la gente a veces quiere evitar problemas y no se suma. Yo no tengo ningún problema en seguir esto hasta las últimas consecuencias”, asegura.

La municipalidad por su parte también indica que llevará adelante la demanda. “Trabajamos con la unidad jurídica porque vamos a denunciar ante la Fiscalía. De parte de la municipalidad ya se hizo la denuncia ante la DGA. Estaremos atentos para saber cuándo van a fiscalizar”, resume Evelyn Silva.

Pero la justicia, a juicio de la directora, será más fluida si se suman denuncias de la comunidad. “Es importante que cuando pasen estas cosas la ciudadanía venga al municipio a denunciar. Porque generalmente nos enteramos a través de las redes sociales, pero los vecinos tienen más antecedentes. La gente que es de Pucón sabe dónde nace el estero, sabe lo que pasa, puede colaborar más”, concluye.