Didymo: la otra amenaza del Lago Villarrica

Invasiva, viscosa y de crecimiento rápido, la microalga se estableció en la principal fuente de agua de la zona. Para el ambientalista Víctor Durán es prioritario detener su propagación al resto de los ríos de la comuna. ¿El problema? No hay centros de desinfección en embarcaderos lacustres.

La mitad de las cuencas del Lago Villarrica, y el lago mismo, registran presencia de la microalga Didymo (Didymosphenia Geminata). Esto de acuerdo al informe técnico No 677, con fecha 22 de julio de 2019, publicado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de Chile (Subpesca). Preocupado por la falta de medidas para detener su expansión, Víctor Durán propone campañas de concientización y sistemas de desinfección.

“El Didymo es una plaga, no se conocen técnicas para erradicarla. Temíamos que ingresara a esta zona y ya lo hizo. Entró por Lonquimay hace un par de años y de ahí se extendió a las cuencas del Lago Villarrica y al lago mismo, así como a otros lagos y ríos del sur. A Chile entró antes, básicamente kayakistas y pescadores lo trajeron”, cuenta Durán. 

El lago tiene diez subcuencas que lo abastecen, la mitad tiene presencia del Didymo, de allí que es importante preservar la otra mitad, y evitar su contaminación. “Actualmente las cuencas y subcuencas con presencia de la microalga son el río Maichin alto y bajo, el río Trancura, Pucón Alto y Bajo, río Blanco, río Liucura, Lago Caburgua, desembocadura Pucón y Lago Villarrica”, apunta el también fundador del proyecto Vigilantes del Lago.

Aunque esta alga no genera toxinas, y por lo tanto su contacto con los humanos no produce enfermedades, sí destruye los ecosistemas acuáticos. En el caso del Lago Villarrica sus efectos inciden en la pesca recreativa y, finalmente, en el turismo, fuente fundamental de ingresos de la comuna.

Lo más preocupante es que hasta ahora no existen técnicas para erradicarla, solo se puede recurrir a la prevención para evitar que se extienda a otras zonas. El Didymo es una diatomea bentónica de agua dulce que sobrevive durante semanas en ambientes húmedos. Es originaria del hemisferio norte. Sus blooms o floraciones tienen un aspecto lanudo, generalmente de color marrón.

Desinfectar tras navegar

Víctor Durán recomienda que pescadores, deportistas e instituciones tomen conciencia y realicen acciones puntuales para detener la expansión del alga: “Desgraciadamente no hay sistemas de desinfección en los embarcaderos de Villarrica y Pucón. El alga ya está en el lago y solo queda prevenir que no se vaya a otros ríos y lagos. Tenemos que insistir en nuevas campañas de prevención, evitar a toda costa que se vaya a otros lados”.

¿Qué hacer para que la otra mitad de las fuentes hídricas que alimentan el lago no se contaminen? El ambientalista explica que el alga se adhiere en las rocas, los cascos de las embarcaciones, kayak y materiales de pesca. Y es el ser humano quien mayormente la traslada de un lado a otro. “Por eso se tienen que desinfectar los objetos”, insiste.

El llamado es a los pescadores, deportistas y autoridades para evitar la propagación del alga a las cuencas y sub-cuentas del lago. La recomendación es desinfectar las embarcaciones (lanchas, veleros, botes a remo, kayak) cuando se trasladen de un lugar a otro. Igualmente, los implementos de las actividades deportivas acuáticas (pesca, natación y esquí). 

Entre las prácticas de limpieza destacan remover toda presencia visible de algas una vez terminada la faena. Lavar los utensilios durante dos minutos con una solución de agua de 10 litros de agua con 500 ml de lavalozas. Dejar secar al menos durante 48 horas.

La contaminación como aliado 

Durán apunta a una ironía que trae consigo la actual estado de contaminación del Lago Villarrica. De acuerdo a sus investigaciones el crecimiento del Dídymo ha sido lento dadas las condiciones de nitrato y fosfato que tiene el lago. 

“Es algo que resulta contraproducente porque esta microalga crece en aguas limpias. Pero en la medida en que vaya surtiendo efecto el plan de descontaminación, con los años, van a proliferar como colonias. Será como una espada de Damocles, la descontaminación favorecerá el arraigo definitivo de estas algas. Una vez que la célula del alga empieza lentamente a colonizar los ríos y lagos, ahí se queda”, sentencia.  

Paradoja

Mientras más limpio el lago esté por el plan de descontaminación, mayores posibilidades de expansión posee el alga.