Madre puconina anuncia rifa para ayudar a su hija con encefalomielitis

Los continuos viajes a Temuco para trasladar a su hija Javiera al hospital, llevaron a Diandra Barrera a tomar la decisión de solicitar ayuda a la comunidad. El próximo lunes 24 será el sorteo para recoger fondos.

Javiera de 10 años lucha con la enfermedad.

Las dos atraviesan un momento difícil. Javiera (10 años) y su mamá, Diandra Barrera, llevan meses dedicadas a cumplir compromisos médicos. La niña ha sido sometida a exámenes y diagnósticos, citas médicas y toma de medicamentos. Padece una enfermedad neurológica autoinmune llamada encefalomielitis aguda diseminada, un trastorno pediátrico poco frecuente. Además, como familia integrada por tres mujeres (abuela, madre y nieta), enfrentan dificultades económicas.

“Actualmente los médicos le están haciendo seguimiento a su enfermedad. Esta semana viajamos a Temuco a hacerle una resonancia magnética que indicará si se desinflamó el cerebro por completo y el músculo del globo ocular que le provocó una neuritis óptica. Actualmente mi hija toma un tratamiento preventivo que debe seguir por dos años”, explica la mamá de la niña.

A Javiera la atienden en el Hospital de Villarrica y el Hospital de Temuco. Entre sus médicos especialistas tratantes se encuentran una neuróloga infantil, una endocrinóloga infantil y un inmunólogo. Los continuos traslados para cumplir con los exámenes y controles condujeron a Diandra Barrera a pensar en organizar acciones para recaudar dinero.

Rifas por una buena causa

El 15 de diciembre pasado se realizó una primera rifa y el próximo lunes 24 de febrero se llevará a cabo la segunda. Explica Diandra que cada número tiene un valor de mil pesos y en esta ocasión se contemplan 24 premios. Entre ellos servicios de belleza (masajes, barbería, peluquería, manicure), comidas (desayunos, parrillas, almuerzos y cenas), objetos utilitarios (vasos, estuche, plancha, tabla de picar y otros), además de dinero en efectivo y regalos sorpresas.

¿Quién es Javiera? A esta niña puconina le gusta hacer manualidades, según cuenta su madre. Asistió a clases hasta octubre del año pasado cuando sus problemas de salud se lo impidieron. En marzo próximo retomará la rutina educativa, con ciertas limitaciones como evitar los ejercicios físicos, según recomendación médica. 

“A mi hija le gusta ver películas, le encanta estudiar, es muy empática y solidaria, es una niña muy tranquila. Para mí es la hija perfecta”, describe Diandra, quien pide a la comunidad que se solidarice y aporte un grano de arena en su lucha por retomar la salud y la tranquilidad de su única hija.