Argentino formalizado por doble violación fue trasladado a Santiago para realizarle exámenes físicos

Imputado por el terrible hecho acusa un ataque durante su detención y ya se abrió una causa penal para dilucidar estos hechos. Víctimas ya prestaron declaración y relato de testigo es clave para establecer forma de operar del detenido, quien se encuentra segregado en la cárcel de Villarrica.

Por Rodrigo Vergara

Trasladado a Santiago se fue el ciudadano argentino Ariel Dagoberto Velásquez, quien fue formalizado por la violación a dos mujeres en Pucón, hecho ocurrido la noche del pasado miércoles 30 de mayo. El objetivo del viaje, del que ya está de vuelta, fue realizarle unos exámenes médicos por la lesión en un ojo que, según él, fue a causa de la detención por parte de Carabineros. De hecho, se supo que el imputado realizó una denuncia en contra de la policía uniformada por lo que se abrió una causa en la fiscalía.

 

Según lo que se informó de la dirección regional de Gendarmería, Velásquez tuvo atención médica en centros hospitalarios de la zona, pero por la complejidad del examen al que debía ser sometido, tuvo que ser llevado al Hospital Penitenciario en Santiago.

“Podemos informar que el interno en cuestión fue inicialmente atendido en un recinto asistencial de la zona, desde donde fue derivado a Santiago de acuerdo a las evaluaciones de carácter médico”, se lee en un escueto comunicado hecho llegar a la redacción de La Voz….

Espacio Disponible

En gendarmería también señalaron que Velásquez se encuentra segregado del resto de la población penal para su protección.

 

Declaraciones clave

Por otro lado, se supo que la Fiscalía ya tomó la declaración a las dos víctimas del ataque y a la joven que logró escabullirse del imputado. Las fuentes consultadas señalaron a este medio que este último relato, tomado a la mujer en calidad de testigo, es determinante para establecer la secuencia de hechos y la forma de operar del imputado. Por ejemplo, se logró establecer que el ardid de simular ser un oficial de la Policía de Investigaciones (PDI) sólo lo usó luego de su primer intento fallido a la mujer que ahora es testigo. Se cree que el engaño fue planeado para darle más fuerza al ataque y generar menos resistencia en sus víctimas. Y, a la luz de los hechos, le funcionó.

También se supo que las víctimas fueron derivadas, por el fiscal Carlos Contreras, al sistema de atención de víctimas y testigos que tiene la fiscalía, donde recibirán apoyo psicológico. Lo anterior se suma a la ayuda legal y soporte personal que las profesionales de la oficina de la mujer de la municipalidad les están brindando.