10 principios para el plan de descontaminación del Villarrica

* Por Víctor Durán

Entramos en tierra derecha en la elaboración del plan de descontaminación del Lago Villarrica con la publicación del decreto de zona saturada en el Diario Oficial. Si bien faltan aún algunos estudios sobre las fuentes aportantes de nitrógeno y fósforo principales compuestos contaminantes generados por diversas fuentes antrópicas, ya se pueden ir definiendo medidas y acciones para su descontaminación.

La autoridad ambiental estima que dicho plan estará diseñado para el año 2020. Desde esta fecha comenzaría a aplicarse las medidas consideradas. Para comenzar su elaboración la SEREMI del Medio Ambiente tiene 90 días. De acuerdo a la experiencia internacional demoraría unos 25 años en bajarse los niveles de contaminación a niveles aceptables por la norma. Lo anterior debido a los cambios tecnológicos y culturales que habrá que llevar adelante para diversas actividades productivas y extractivas arraigadas profundamente en nuestros modelo de desarrollo. La Fundación ya ha propuesta 15 medidas para dicho plan, que junto a otras iniciativas planteadas permitirá ir avanzando en su diseño. Sin perjuicio de las medidas propuestas, el plan debería considerar algunos principios rectores fundamentales para el éxito en su implementación. Estos principios son:

1.- Participación. La autoridad debe hacer los esfuerzos para que todo aquel que quiera aportar o ser escuchado tenga los canales adecuados para ello. Sobre todo los actores aportantes de contaminantes.

2.- Gradualidad. Un plan de esta naturaleza debe concretarse gradualmente en el tiempo de manera de no generar efectos negativos en las actividades económicas relacionadas

Espacio Disponible

3.- Realismo. Las medidas deben ser racionales y factibles de desarrollar

4.- Coordinación. Un plan de esta naturaleza donde actores públicos, privados y comunidad deben trabajar unidos, requiere un gran esfuerzo de trabajo coordinado y conjunto

5.- Equidad. Las medidas deben ser equitativas entre los diferentes agentes aportantes, de manera que el más aporta debe hacer mayores esfuerzos para bajar sus niveles de aporte

6.- Impecabilidad técnica. Las medidas deben ser bien estudiadas y tener bases tecnológicas probadas

7.- Mejores técnicas disponibles. Las acciones deben considerar la mejor tecnología disponible

8.- Subsidiaridad. El Estado debe apoyar mediante subsidios a los agentes aportantes para cambios tecnológicos en casos debidamente fundados, dado que la protección del lago es de la máxima relevancia para el desarrollo turístico.

9.- Descentralización. Las decisiones que se tomen respecto al plan de descontaminación deben ser consensuadas con el nivel local

10.- Eficiencia. Las medidas deben tender a bajar al máximo los niveles de contaminación  al menor costo posible. Para ello se deben considerar instrumentos como los permisos de emisión transables.

 

* Víctor Durán es Presidente Fundación Red de Nuevas Ideas y fundador Vigilantes del Lago (www.vigilanteslagos.org)