Eugenio Benavente apunta a la temporada de invierno: “Dejémonos de pensar con calor y pensemos con frío”

El presidente de la cámara de turismo de Pucón es crítico en relación a la poca identidad y definición del destino. Y cree que es un error enfocarse sólo en dos meses en el año y abandonar los otros diez.

 

El presidente de la cámara de turismo local, Eugenio Benavente, no es indiferente a la baja de turistas que se aprecia a nivel nacional y en particular en Pucón. Pero el hombre es optimista. En ningún caso acepta las voces que apuntan a que Pucón se está convirtiendo en un destino en decadencia. Cree, eso sí, que es necesaria una política clara que defina al destino y cuáles son los productos que se deben vender. Y es ahí donde, según él, la ciudad está al debe. Y para Benavente no es un tema de las autoridades solamente, sino que de todos los que viven de esta actividad. O sea, de más del 80% de la población.

“Hoy hay una baja, pero si miramos (la cantidad de gente) está perfecto. Creo que hoy más que esto no. Lo que pasa es que estamos mal acostumbrados. Entonces, acá hay un tema de balanza, lo que significa que todo pesa en enero y febrero y después tenemos la balanza vacía el resto del año. La pregunta es qué hacemos el resto del año y es ahí cuando nos tenemos que poner a trabajar. No trabajemos más para enero y febrero. La estructura de planificación y desarrollo de pucón tiene que ir en nueve o diez meses más; y no en enero y febrero. Pongámonos a trabajar para el resto del año y dejemos el verano tal como está, porque hoy día está perfecto en relación a la carga”, explica Benavente, quien no le da mayor importancia a la caja de resonancia de las redes sociales como factor en la baja de turistas y lo cataloga como un “factor menor”.

Y es en la proyección donde el dirigente gremial pone su mirada crítica; porque a su juicio, el destino adolesce de políticas claras de desarrollo y promoción en esta línea: “Preocupémonos para la baja. Y es ahí donde entro en un punto crítico y digo qué se está haciendo por la baja, cuál es la planificación para la baja. Cuál es la disponibilidad de oferta que nosotros tenemos. Qué estamos haciendo. Esto es un problema mucho más de fondo y potente del trabajo, si es que nosotros queremos trabajarlo en serio. Es una crítica que yo hago desde el gobierno regional hasta el local”.

Y si bien en lo regional la crítica de Benavente apunta al exceso de discursos en torno al turismo y a la poca materialización de proyectos; en lo local las debilidad que existen, a su juicio, pasan por ciertas indefiniciones que complican la comercialización del destino. “Si uno sale a la calle a preguntar qué vende Pucón; uno va a decir, naturaleza; otro lago; otro volcán; otro lago, otro río. Entonces, pongámonos de acuerdo, porque yo tengo que entender quién soy y qué vendo. Si tú no sabes lo que eres, es imposible poder venderte. Entonces no tienes ni público objetivo, ni un mercado objetivo, ni una estrategia de venta o captura y tampoco tienes una participación en el mercado porque no sabes dónde ir”, argumenta, aunque también asume una autocrítica en el tema: “Acá todos tenemos la culpa. Esto es un trabajo mancomunado y no sólo de un tipo o de un consultor que nos diga cuál es nuestro público. Es de todos. Y hay que preguntarse qué queremos ser”.

Espacio Disponible

Y en un paso más allá y pese a que en un principio su respuesta a la pregunta sobre el qué somos o qué deberíamos ser, la dejaba abierta y a que la comunidad decidiera; con el correr de los minutos lanza sus ideas sobre el tema: “Los atractivos de base que nosotros tenemos en todo Chile y en particular en el sur, se llama naturaleza. Y eso manda. No tenemos que inventar nada. Nosotros tenemos que analizar cuáles son nuestros atractivos de base más potentes, colgarnos de ellos e iconizar algunos que son potentes y salir a vender eso”.

Una cosa sí tiene más que segura, no se puede ser “verano dependientes”. Asegura que se debe trabajar fuerte la temporada de invierno. Para él es casi un tema matemático. Simplemente el invierno es más largo que el verano: “Nosotros tenemos una tremenda oportunidad que no se ha trabajado como corresponde que es trabajar el invierno. El invierno es más largo y tiene más cabida (…) nosotros teniendo un centro de montaña, no de esquí solamente, en el volcán Villarrica. Con todos sus bemoles. La gente quiere venir a esquiar, a estar, a caminar y a vivir la experiencia de un volcán activo. El más activo de sudamérica. El volcán tuvo más de 25 mil ascensos al cráter el año pasado. Tuvo más ascensos al cráter que gente esquiando. Eso nos está diciendo que es importante el Volcán Villarrica, entonces trabajemos eso”.

Según Benavente, un centro de montaña de primer nivel en el Villarrica, sería el paso que nos permitiría abrir definitivamente una segunda temporada alta en invierno y que, incluso, ésta sea más larga que la de verano: “Estabilizamos la temporada y tenemos cuatro o cinco meses de temporada de invierno. Creo que la posibilidad está y nosotros tenemos que concentrarnos en eso. Dejémonos de pensar con calor y pensemos con frío. La gente en lo único que piensa es en la reposera y el quitasol. En esas terrazas que salen en el verano, porque no las pensamos también para el frío. Pensemos con frío, pero todos piensan con calor, porque lo hacen pensando en el verano. Pensemos con frio en todo tipo de cosas”.