Disputa por planta municipal II: es justo y necesario

Hace dos semanas atrás escribimos una editorial que invitaba a los funcionarios municipales a que (por favor) solucionen sus problemas. Pero mientras más días pasan, pareciera que esto de la solución no ha sido más que una utopía, ya que la compleja situación ha ido escalando a niveles, según los mismos funcionarios, nunca vistos antes en la administración pública local.

Y así las cosas, hemos pasados de los dichos a los actos administrativos de reclamos por los grados asignados y más, a las denuncias anónimas por anomalías más complejas. Y no entraremos a valorar si dichas denuncias son buenas o malas. El tema va más allá. Es el fondo. La convivencia entre personas que han trabajado por años juntas. Gente que, incluso, compartió más allá del ambiente laboral. Puconinos la mayoría.

Entonces el llamado sigue siendo a que de una vez se puedan materializar las frases de buena crianza y las intenciones. Es en etapas como estas en que los liderazgos se prueban. No sólo el de las autoridades, sino de quienes ejercen influencia al interior de la organización. Quizás sea bueno que se sienten todos a la mesa, puedan decirse lo que tengan que decirse, pero a su vez limar las asperezas y seguir trabajando juntos.

Acá pasarán los años, los alcaldes, los concejales y muchos más; y es probable que gran parte de los que ahora ni siquiera se hablan tengan que seguir trabajando juntos. ¿Seguirán haciéndose zancadillas? ¿Seguirán denunciándose? ¿Llegarán a las manos y definirán a los golpes? En La Voz… creemos que es necesario ceder en algo. Todos. Y más que, nosotros, los usuarios del sistema (porque esto generalmente se traduce en mala atención), son ustedes mismos que terminarán agradeciéndolo. Nadie soporta un trabajo en el que siempre dudas de quien tienes al lado. Es justo y necesario.