Unidad Jurídica municipal pone plazo de 30 días para que Asociación de Rafting devuelva dineros de torneo nacional

La agrupación debe, en principio, reintegrar un poco más de $4 millones. La mayor parte de los recursos son por pagos a los mismos dirigentes y se consideró que eso no correspondía legalmente. “La buena voluntad de este concejo ha sido traicionada”, acusó el edil de la DC Omar Cortez.

El día que se realizó el lanzamiento del campeonato nacional de rafting en septiembre pasado.

El proceso por la rendición de gastos por el controvertido campeonato nacional de rafting organizado en Pucón en septiembre pasado está llegando a su fin. O al menos a una etapa definitoria. Esto, porque en el último concejo municipal, la jefa de la Unidad Jurídica de la municipalidad, Bhama Zúñiga, entregó su informe jurídico realizado en base a lo señalado por el departamento de Control de la misma organización pública. Y la conclusión es una: la Asociación de Guías de Rafting de Pucón, es decir los organizadores, deben devolver $4.202.454 de la subvención de más de $18 millones otorgados por el concejo municipal. ¿La razón? Boletas de servicio emitidas fuera de tiempo y boletas de honorarios de parte de algunos miembros de la directiva de la agrupación organizadora; quienes cobraron por sus servicios como gestores. Y para ello tienen un plazo de 30 días.

El informe, al que tuvo acceso este medio, hace un detallado análisis en derecho sobre los cuestionamientos realizados previamente por el contralor municipal, Walter Carter. El punto más controversial estaba sobre si los miembros de la directiva de una organización como la de los guías de rafting podían, efectivamente, cobrar dineros por servicios prestados. Y según lo que explicó la misma Bhama Zúñiga ante los concejales, esto sólo es posible cuando los directivos cumplen labores distintas a las de sus funciones como directores.

“En las boletas que ellos acompañan, en la glosa de sus prestaciones de servicio aparece como gestión de preparación de evento de rafting nacional desde el mes de abril a agosto. Y esa palabra ‘gestión’ en la parte de la conclusión está, en el fondo se asimila como administración y el administrar se asimila por el diccionario de la Real Academia como gestionar y promocionar y coincide con el artículo tercero de los estatutos de la asociación de rafting, es decir promover, promocionar y realizar sus propias actividades como parte de la esencia de los directores”, explicó la abogada Zúñiga en frente al concejo pleno y al alcalde Carlos Barra. Es decir, según la profesional, si bien los estatutos y la norma legal permite que los directores cobren, los pagos tienen que ser por actividades distintas a las tradicionales que cumplen en sus cargos. Y a juicio de Zúñiga, la gestión del torneo nacional de rafting es propia de sus cargos, por lo tanto, no correspondía que los directores se auto-pagaran por organizar el evento.

“En las boletas se lee que cobraron por gestionar el evento nacional de rafting y coincide la Dirección Jurídica en corroborar el rechazo en la subvención de lo observado que suma la cantidad de 4 millones doscientos y tantos mil pesos”, expuso la abogada, quien agregó que, además del plazo, enviará los antecedentes a la Contraloría regional para que sea este organismo que determine los pasos a seguir en este caso. Es decir, el caso podría escalar a otros niveles, dependiendo de lo que señale el organismo contralor y si la asociación reintegra el dinero en el plazo otorgado.

Espacio Disponible

Las boletas de honorarias cuestionadas por el informe y que están en el documento entregado a los concejales son las emitidas por Álvaro Bueno Abud ($1.666.670); Héctor Andrés Pinto Padilla ($555.556); Carlos Armando Thimeo Baeriwyl ($555.556); Matías Ignacio de Ferrari Bohme ($555.556) y Edgardo Andrés Jara Galaz ($555.556). En tanto, las boletas de servicios emitidos previo a que la subvención fuera entregada (sólo se permite rendir los gastos posterior al otorgamiento del dinero) suman $317.560. La resolución también pide que la organización pueda justificar y realizar informes sobre otras boletas de honorarios ingresadas en la rendición.

El concejal de la DC, Omar Cortez, quien fue el que partió con la denuncia en contra de los organizadores del torneo a los que acusó de hacer un uso político del evento, se mostró conforme con la resolución y dio por cerrado el tema, a menos que el dinero no sea reintegrado. “Quiero señalar que tengo una profunda decepción porque en el momento que se nos pide apoyo para poder rescatar este evento, se nos muestra un proyecto y una glosa, en ningún momento se nos señaló que ellos iban a cobrar por hacer sus actividades”, acusó el concejal Cortez, quien luego agregó: “Creo que en definitiva la buena voluntad de este concejo ha sido traicionada porque si bien en términos jurídicos ya pude comprobar que había algo, en términos de la palabra que se mantiene entre caballeros eso nunca se cumplió. Segundo, yo doy por cerrado este capítulo. Al menos desde el punto de vista administrativo quedo conforme”.

La Voz…, contactó a la agrupación, pero hasta el cierre de esta edición no emitieron opinión ni descargos al respecto. Por lo mismo, no se sabe si van a recurrir a instancias superiores para cuestionar la decisión de la municipalidad.

 

* Nota de la redacción: para ver el informe completo haga click aquí