Ubilla pasa por Pucón otra vez como “ciudadano” e insiste en uso político de la demanda en su contra

Subsecretario de Interior apuntó que compra de tierras a Guadalupe Moris fue ajustada a derecho y el abogado de la autoridad de gobierno calificó la causa como un “juicio ficticio”. Demandantes buscan anular la transacción.

A eso de las 11:20 hrs. de la mañana de este jueves, Rodrigo Ubilla llegó al tribunal de Pucón.
A eso de las 11:20 hrs. de la mañana de este jueves, Rodrigo Ubilla llegó al tribunal de Pucón.

Fue como ver un capítulo de larga duración de una serie de Netflix. El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, llegó por segunda vez —la primera vez fue en junio, pero la diligencia se suspend— en lo que va del año al Juzgado de Garantía y Letras de Pucón para poder materializar la audiencia de contestación y conciliación a raíz de la demanda que pusieron en contra de la autoridad algunos miembros de la familia Painequir. Esto, luego de que se conoció la compra de terrenos de origen indígena por parte de Ubilla a principios de este año; lo que generó una polémica política y jurídica que se está ventilando en el tribunal local y en una comisión investigadora de la Cámara de Diputados. Y la controversia pareciera no tener un final claro aún, ya que el juez Mauricio Reuse ofreció la posibilidad de un acuerdo, pero que fue rechazado como posibilidad por el lado de los demandantes.

En todo caso, Ubilla, quien reiteró, tal como en junio, que estaba en la audiencia como “ciudadano” y no como autoridad (“Pedí un día de vacaciones”, dijo); reiteró que el proceso judicial que se lleva en su contra está motivado por intenciones políticas. “Yo siempre lo he dicho (sobre el carácter político de la demanda), pero no importa que mi interpretación sea una carga política; lo importante es que hoy día iniciamos un proceso porque la justicia es la que tiene que resolver estas instancias”,  sostuvo Ubilla y aclaró que él siempre incluyó los tres terrenos comprados en sus sucesivas declaraciones de intereses desde que asumió como autoridad en el primer gobierno de Sebastián Piñera: “Estos actos no solo son legales en su génesis y en su inicio, sino que yo he actuado de manera transparente permanentemente desde que los compré”.

La defensa de Ubilla, liderada por el abogado Marcelo Neculman, insistió en el argumento usado desde el inicio: la compra fue normal debido a que la tierra fue desafectada a través de la liquidación de una sociedad conyugal en la que la esposa de Patricio Painequir, Guadalupe Moris; se hizo de unos paños de terreno y los pudo vender a un no indígena como Ubilla; debido a que la tierra había (en la teoría de la defensa y en la jurisprudencia de los tribunales en Pucón) perdido la calidad de indígena al estar bajo la propiedad de una no mapuche como Moris. “Los contratos están ajustados a derecho.Para mi resulta indiscutible la validez y la eficacia de estos contratos”, explicó Neculman, quien agregó: “Quien le vendió a Rodrigo Ubilla es una persona que no es indígena”. Guadalupe Moris también está en la causa como demandada por parte de la familia Painequir.

Finalmente, el abogado Neculman calificó la causa contra Ubilla como “un juicio ficticio”.

Espacio Disponible

Demandantes

Gabriel Osorio, abogado de los demandantes, explicó que el objetivo de la demanda es anular todos los contratos celebrados con, a juicio del profesional, infracción a la Ley Indígena. Al ser consultado por la supuesta intencionalidad política de la demanda, Osorio respondió con otra pregunta. “No le parece que comprar tierras indígenas constituye una acción política de parte del subsecretario del Interior”, dijo.

La causa sigue ahora con la apertura del período de prueba en la que las partes deberán integrar evidencia que sustente cada una de las posiciones. ¿Habrá una tercera parte de Ubilla en Pucón? Aún no se sabe. La serie tiene un final abierto y todavía no está claro si vienen nuevas temporadas.