Audiencia del “ciudadano” Ubilla no se pudo materializar y deberá volver a Pucón para el día sagrado de los mapuche

Diligencia fue suspendida porque faltaron dos de los demandantes en el caso de la compra de tierras de origen indígena de parte de uno de los hombres fuertes del gobierno.

Ubilla ingresó al tribunal de Pucón rodeado de la prensa.

A las 10:20 de la mañana el el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, aunque esta vez —según el mismo señaló— venía como “un ciudadano”; ingresó al Juzgado de Letras y Garantía de Pucón para una audiencia de contestación y conciliación por la demanda que tiene en su contra la familia Painequir. Esto, por las cuatro parcelas que uno de los hombres fuertes del gobierno de Sebastián Piñera adquirió a Guadalupe Moris; viuda de Jorge Painequir en la comunidad Mariano Millahual en la zona de Quetroleufu. El caso partió luego de que el medio electrónico Interferencia hiciera una denuncia pública en la que señalaba que el subsecretario adquirió, en los hechos, tierras indígenas en una venta en la que se usó una especie de subterfugio en la que la mujer (Moris) y su marido pactaron una separación de bienes que luego liquidaron. Lo anterior permitió que Guadalupe Moris se hiciera de varios lotes lo que, según la interpretación legal dada por el mismo Ubilla, varios abogados de la plaza y la misma Conadi; perdían su condición de indígena al ser el vendedor una persona no perteneciente a etnia alguna.

Pero la audiencia duró poco. Según se supo más tarde, dos de los cinco demandantes en contra de Ubilla y la misma Guadalupe Moris, no llegaron al tribunal. Se argumentaron razones de trabajo y personales; pero esto trajo una nueva complicación al personero. La diligencia deberá repetirse, ya que de acuerdo a los lineamientos de la Ley Indígena (por la cual se demandó) todos los intervinientes deben estar presentes en las diligencias de este tipo. Y se reprogramó para una fecha con mucha carga significativa para el pueblo originario: el 24 de junio, día de wetripantu o año nuevo mapuche. Una fecha más que relevante en la cosmovisión de la etnia.

Y luego de estar en las salas interiores del tribunal y bajo una constante vigilancia de más de 20 carabineros (en su mayoría de civil), el subsecretario o “ciudadano” Ubilla dio la cara para hablar con los medios de prensa llegados desde Temuco. “Como cualquier ciudadano he venido el día de hoy con mi abogado a esta audiencia que es una primera que se genera, donde las partes demandantes y demandados tenemos que presentarnos frente al magistrado. Yo lamento profundamente y me parece realmente atípico que dos de los demandantes no hayan aparecido. Si este es un tema que ellos relevan la importancia, y lo han dicho, debieran estar presentes. Esto obliga a que se repita la audiencia”, explicó Ubilla, quien agregó: “Es una señal clara que aquí se está utilizando un mecanismo al cual nosotros vamos a venir todas las veces, pero se está utilizando con intereses y fines distintos”.

El tema es que, aunque no lo dijo explícitamente, el subsecretario apuntó a que la ausencia fue algo programado para repetir el procedimiento y marcar un nuevo punto mediático. Lo que, por cierto, no lo favorecería. En la causa de fondo, en tanto, Ubilla mantiene la posición de que las tierras fueron compradas a una persona no indígena lo que, según su posición, lo libera de responsabilidad: “Estas parcelas fueron compradas a personas no indígenas, al igual como lo fueron todos los otros dueños actuales de las parcelas. Yo no soy el único que compró parcelas en ese loteo”. Sobre el llamado a devolver las tierras de parte de líderes del movimiento mapuche, Ubilla no se pronunció y sólo reiteró que debe ser la justicia la que dictamine.

Este último punto es la base principal de la defensa de Ubilla; lo que fue refrendado por el abogado de la autoridad de Gobierno, Marcelo Neculman. “En la demanda no se discute la adquisición legítima que hizo doña Guadalupe del Carmen Moris Gajardo que es persona no indígena. Esa adquisición en la demanda se estima como legítima, como válida. De tal manera que aquí hay una situación que no se comprende en la demanda, el por qué no discuten esa adquisición y la aceptan, pero sí deciden atacar la enajenación que esta persona que no es indígena hace a otra persona no indígena”, argumentó Neculman, quien también respondió a los cuestionamientos realizados por ser él abogado integrante en la Corte de Apelaciones de Temuco. Sobre esto señaló, simplemente que se inhabilitará en caso de que el tema se deba ventilar en el principal tribunal regional.

Gabriel Osorio, abogado de la familia Painequir reiteró que la demanda se basa en lo que señala la Ley Indígena en torno a que las tierras no pueden ser enajenadas. “En este caso se celebraron compraventas de tierras indígenas con personas que no pertenecen a la etnia, en este caso a la comunidad mapuche y por ese caso la Ley sanciona ese tipo de contratos con la nulidad absoluta. Y eso es lo que se está pidiendo: la nulidad absoluta de las compraventas”, expresó el abogado, quien además sostuvo que las tierras en cuestión fueron entregadas en 1907 a la comunidad Mariano Millahual a través de un título de merced: “Desde esa época, dado nuestro sistema registral, en todo contrato de compraventa aparece que estas tierras pertenecen al resto de la comunidad indígena Mariano Millahual”.

Ahora, en el tema de fondo, el juzgado de Pucón deberá definir si las tierras tienen la calidad indígena o no. El asunto es que este tribunal ha emitido fallos a que apuntan a que aceptan la tesis de la parte demandada en torno a que las tierras de origen indígena vendidas por un no indígena pierden la calidad. Por lo mismo, es probable que el caso se resuelva en la Corte de Apelaciones de Temuco.

Pasado el mediodía, Ubilla se retiró del tribunal y, aunque llegó como ciudadano, igual su retirada estuvo resguardada por policías de civil. Así el subsecretario se retiró del pueblo, aunque se le espera para el 24 de junio, el día de wetripantu.