El nudo de la aduana argentina: el gran problema de la conexión turística en el paso fronterizo de Mamuil Malal

Esperas de más de cuatro horas en temporada alta con días en que, incluso, los automovilistas deben pasar la noche en sus vehículos es la compleja realidad que se vive, principalmente, del lado trasandino.

La aduana argentina posee evidentes problemas de infraestructura, ya que es pequeña para la alta demanda del verano y fines de semana largo.

Más de cuatro horas de espera y varias decenas de autos sin poder cruzar. Ese fue el saldo del trancón que se vivió el viernes pasado en el paso Mamuil Malal, y más específicamente en la aduana argentina, lugar donde cerca de cien vehículos quedaron varados y debieron pasar la noche en el lugar a la espera que se reabriera el paso internacional. Todo esto en plena temporada alta y con actividades turísticas relevantes del otro lado de la cordillera, como la tradicional Fiesta del Puestero que se llevó a cabo este fin de semana en Junín de los Andes.

Per lo de la aduana es algo común, principalmente en febrero y fines de semana largo. principalmente por la infraestructura pequeña de las instalaciones y los funcionarios que no dan abasto en la atención de la demanda. Eso, y los doce kilómetros con la eterna promesa de pavimento del lado trasandino vienen a ser, en definitiva, a juicio de entendidos el escollo principal para el desarrollo turístico total del corredor trasandino en zonas de alto tráfico de turistas. ¿Hay soluciones? Por ahora, solo es visible la posibilidad de asfalto de la ruta que resta del lado argentino. Y la promesa podría sonar algo hueca si se tiene en el contexto que eso es algo que se anuncia desde hace un poco más de una década por las autoridades trasandinas, sin resultados por cierto.

Omar Gutiérrez, gobernador de la provincia de Neuquén, apuntó a La Voz… que los doce kilómetros está priorizados y pronto se debería materializar la licitación. “Es una obra priorizada por la provincia, es una obra que está siendo tramitada en su aprobación por un organismo multilateral de crédito y ahora se inician los trámites de consulta pública”, explicó la máxima autoridad de la provincia neuquina, quien luego agregó: “Para nosotros es prioritario los doce kilómetros de Mamuil Malal”.

Sobre la aduana, Gutiérrez explicó que es un tema que están trabajando actualmente con el gobierno nacional: “Estamos con mucho tránsito y son situaciones que tenemos que mejorar”.

El intendente (alcalde) de Junín de los Andes, Carlos Corazini, reiteró que los doce kilómetros están en un proceso previo de licitación. “Esos doce kilómetros están en un proceso de licitación y calculamos que en los próximos 60 días va a estar adjudicada la empresa que va a hacer esta obra”, sostuvo.

Sobre la aduana, Corazini transparentó que lo de la aduana es más complejo: “No está priorizado en este momento esa situación. De hecho tenemos déficit en otros pasos en lo que significa la infraestructura”. La autoridad local de Junín adelantó, eso sí, que por ahora se logró un acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la electrificación de la aduana argentina en Mamuil Malal, la que ahora se alimenta con generadores: “Se comienza en el mes de abril la electrificación hacia el paso fronterizo. El paso aduanero va a contar definitivamente con luz eléctrica porque lo hace actualmente con generadores”.

Aduana integrada

El alcalde de Pucón, Carlos Barra, quien se encontraba en Junín de los Andes el pasado fin de semana por el aniversario de la ciudad, señaló que en algún momento se manejó la posibilidad de generar una aduana integrada en el sector de Chile, en la que la infraestructura es más adecuada; pero que la idea está detenida porque es necesario agrandar unos metros el edificio que alberga los servicios públicos nacionales en Mamuil Malal. 

“La aduana integrada necesitamos tenerla porque el paso del control fronterizo chileno-argentino no puede demorar cuando hay mucha gente más de tres horas. Es un desacierto para la oferta turística. Lo vamos a reactivar”, explicó Barra, quien agregó: “La aduana integrada es algo que las cancillerías están apoyando, pero no se ha podido conseguir porque el primer acuerdo fue que agrandáramos el control fronterizo de Mamuil Malal para que los argentinos fueran a hacer allá el trabajo de todos los días y eso estaba prácticamente listo, pero no se dio el financiamiento”.