Sin protocolos específicos y la amenaza de la cuarentena: la incertidumbre puconina ante el eclipse de diciembre

La preocupación campea en los empresarios turísticos que no saben si podrán concretar las reservas y atender la demanda. Mientras que las autoridades se encuentran en la inercia de no poder proyectar la evolución de contagios del Covid para esa fecha. Lo que se veía como la “salvación” para un año terrible, podría transformarse en una gran decepción.

Por Víctor Vergara Zúñiga

LANZAMIENTO.- El 15 de diciembre pasado la municipalidad y las autoridades regionales lanzaron el Eclipse Pucón 2020 y Pucón fue catalogado como “La capital mundial del eclipse”. Todo esto podría quedar en nada por la pandemia. (Fotografía archivo).

El eclipse total de sol del 14 de diciembre será todo un evento en Pucón, no solo por lo majestuoso del fenómeno, sino que por su valor. Si antes de la pandemia de COVID – 19 el eclipse era visto como una gran e inusual oportunidad económica, después de la aparición de la enfermedad y el estancamiento comercial que ha significado para el pueblo, el rubro turístico empezó a mirar al suceso como un salvavidas. Y claro, este, probablemente, ha sido el año más duro para la economía puconina; donde el alojamiento se mantuvo con ingresos en cero durante meses, los restaurantes tuvieron que adaptarse para sobrevivir, y los comerciantes se vieron seriamente afectados por el poco flujo de turistas. El problema es que ahora, con la evolución del virus y la comuna en Paso 2, toda esperanza podría quedar en nada.

A la fecha, el 50% de las habitaciones disponibles en Pucón se encuentran reservadas y abonadas para mediados de diciembre, otro 25% se encuentra bajo reserva, pero sin confirmación (no han sido pagadas), según datos que maneja la Cámara de Turismo de Pucón, donde calculan que definitivamente existirá una sobredemanda de alojamientos para aquellos días. Pese a que todos los turistas extranjeros que habían confirmado alojamiento para el eclipse tuvieron que cancelar sus reservaciones, debido a la imposibilidad de viajar. 

Si bien los números son alentadores, el alto flujo de gente que podría tener el pueblo durante aquellos días de diciembre trae consigo una serie de problemas potencialmente  catastróficos si es que no se toman las medidas adecuadas. La pandemia aún no termina y el brote que azota a Villarrica es un claro ejemplo de la fragilidad del futuro. Si hace un mes la zona lacustre se encontraba en un próspero Paso 4 de desconfinamiento, hoy Villarrica está en cuarentena total y Pucón enfrenta cuarentenas de fin de semana. Si es que la población local no es responsable con el COVID – 19, podría existir incluso la posibilidad de que esta situación se mantenga hasta diciembre, lo que haría imposible la llegada de turistas al eclipse.

Espacio Disponible

Por lo mismo, son demasiadas las variables que se manejan, por lo que la incertidumbre se torna inevitable, más cuando la fecha se acerca y las autoridades tanto regionales como municipales, no se manifiestan respecto a las medidas de logística que se necesitan para un evento de tal magnitud. Si bien en Pucón existe una planificación total respecto al evento astronómico, esta fue elaborada antes de la pandemia y no contempla los problemas sanitarios que podrían traer las grandes aglomeraciones. 

Según Eugenio Benavente, presidente de la Cámara de Turismo de Pucón, el problema es que los protocolos sanitarios existentes en el país, entregados por el Ministerio de Salud, están dirigidos hacia los privados: restaurantes, bares, hoteles, hostales, etc. Los lugares públicos, como las playas, las calles o las plazas, no cuentan con protocolos de seguridad, por lo que se convierten en un peligro en el contexto del eclipse, donde todas las personas estarán buscando la mejor ubicación para presenciar el fenómeno. 

Benavente cuenta que, como Cámara de Turismo, en conjunto con la Subsecretaría de Turismo y la dirección nacional de SERNATUR, se le encargó a la Universidad de la Frontera el estudio de los protocolos de Pucón como destino, para generar medidas públicas útiles en la contención del virus durante el periodo del eclipse. “Estos protocolos deberían ser implementados por la parte pública, en este caso la municipalidad, pero nosotros como privados vamos a presionar para que se haga”, sentencia el presidente de la Cámara de Turismo de Pucón.

Para Benavente esta es una oportunidad para afianzar Pucón como un destino turístico seguro, señaló que la municipalidad, como ente público, tiene el deber de proteger la salud de las personas que se encuentran en la ciudad: “Todas aquellas herramientas disponibles para proteger a las personas la municipalidad debería tomarlas, después de esto no le vamos a decir a nadie que no venga a Pucón, le diremos que venga pero que debe cumplir con nuestras medidas sanitarias”. 

Eduardo Vergara, representante de la empresa Politur, ve con incertidumbre el eclipse de diciembre, sobre todo por el repunte de casos que vive la región de La Araucanía y también la Zona Lacustre. Cuenta que en su empresa, si bien se han ofrecido paquetes turísticos que se cotizan bien dentro del público, ha costado mucho que se concreten las reservas porque los turistas aún no saben si van a poder llegar a Pucón. 

En el rubro existen varias compañías que ofrecen programas completos, luego de que se autorizara la apertura del hospedaje. Los paquetes cuentan con alojamiento y excursiones para hacer del eclipse una experiencia. Para Vergara, el panorama no es tan alentador como lo plantean desde la Cámara de Turismo: si bien hay mucha oferta, son las reservas las que no se concretan, dice. 

Eduardo Vergara cree que lo que falta es una buena organización del evento, a nivel municipal como regional. “Para que se pueda dar cierta certeza y seguridad a los pasajeros que vengan a visitarnos, hemos pedido en reiteradas ocasiones tanto al departamento de turismo municipal como a los regionales que por favor coordinemos una reunión para saber cuántos vehículos pueden entrar a Pucón, cuando podrán, cuales serán las vías de acceso. Nosotros no tenemos certeza alguna sobre qué se puede hacer y que no se puede hacer”, sentencia.

Autoridades

Víctor Vera es el encargado a nivel municipal del eclipse de diciembre. Su equipo fue el responsable de crear y difundir el protocolo existente antes de la pandemia. Cuenta que este plan, formulado en abril de 2019, sigue vigente. “La cantidad de visitantes que van a llegar a Pucón sigue en pie,  pero todo es incertidumbre, por eso vivimos el segundo a segundo, el minuto a minuto, que Villarrica entre en cuarentena no le hace bien a Pucón”, sostiene.

El protocolo diseñado en abril de 2019 fue difundido a todo nivel en la ciudad, desde los más altos niveles de administración municipal, hasta los privados ligados al rubro turístico, así lo señala Vera, quien además hace énfasis en que los encargados de tomar las medidas sanitarias correspondientes para enfrentar el turismo son los privados: los empresarios hoteleros, hostales, restaurantes, agencias de turismo, etc. 

Según Vera, desde la municipalidad se han encargado de asegurar que los servicios públicos funcionen a la perfección durante los días previos y posteriores al eclipse. Además señala que ellos no pueden controlar el flujo de gente, ya que no pueden interponerse en los negocios realizados por los empresarios turísticos, quienes manejan reservas incluso de hace dos años. Cuenta que no es necesario gestionar puntos de observación en Pucón, ya que este podrá ser observado desde cualquier lugar. Después del comienzo de la pandemia, se agregó al plan de acción un protocolo COVID – 19, que estipula todas las medidas de distanciamiento social y sanitización, que deben ser implementadas por cada hotel, restaurante, etc.

Desde el gobierno regional, el seremi de Economía Francisco López se refiere al eclipse de Pucón, y manifiesta que todas las medidas sanitarias necesarias están estipuladas en la página web www.economia.cl.  Señala que estas rigen al turismo y servicios en general, en cuanto a qué se podrá hacer durante el eclipse, López señaló que es el Plan Paso a Paso el que dictará el nivel de movilidad en la zona. No existe ningún protocolo especial para antes, durante o después de la llegada masiva de turistas a Pucón en diciembre.