(VIDEOS) La batalla ambiental de los funcionarios municipales ante lo que consideran la indolencia de las inmobiliarias

Arremetida implica una fiscalización permanente a las empresas que están en proceso constructivo. Ya paralizaron trabajos a Socovesa e investigan otras dos denuncias con reveladoras imágenes hechas llegar hasta la unidad de Medio Ambiente de la entidad pública local.

Por Rodrigo Vergara

La jornada de viernes partió temprano para el equipo municipal que se dejó caer en la obra que la empresa Socovesa al final de calle Colo Colo, a metros del lago, justo en la esquina del pasaje Ramón Quezada. Y venían ya con una decisión clara: paralizar las obras del condominio Costa Pucón que la empresa está construyendo en su tercera etapa. ¿La razón? El vertimiento de agua con sedimentos al lago a través de los colectores de aguas lluvia del Serviu. Y si bien el hecho explotó en las redes sociales y los medios de comunicación la tarde del jueves, desde la Unidad de Medio Ambiente e Inspección de la administración pública local, ya tenían pesquisado la situación desde el pasado lunes 30 de julio, cuando las cámaras de seguridad del área dieron cuenta del cambio de coloración del canal en el que dejaron caer el líquido. Y de hecho, luego de verificar el el hecho en terreno, los funcionarios públicos le cursaron una infracción a la empresa.
Pero hubo más detalles que potenciaron la polémica por decisión de Socovesa de verter el agua al lago. La primera fue que, según lo que informó la misma municipalidad, la compañía señaló tener un permiso en el Serviu para realizar la acción que terminó con el agua residual en el Villarrica. Durante la inspección se aclaró que no era así, y lo que había era un proyecto pre aprobado para hacerlo. Esto último dista de un permiso propiamente tal. Lo segundo fue el acierto del video grabado con un dron y publicado por el canal de Facebook villarricense UDOL. Esto último hizo explotar las redes sociales y puso el tema en los medios de comunicación, incluso, nacionales.
Así las cosas, durante la tarde del jueves ya se especulaba sobre la decisión de los organismos fiscalizadores locales de paralizar las obras. Pero el hecho se confirmó a eso de las 8 de la mañana cuando el alcalde Carlos Barra hizo el anuncio a través de la Radio Bio Bio. Solo faltaba la notificación a la empresa y ésta llegó cerca de las nueve de la mañana del viernes cuando un equipo municipal llegó hasta la obra. El grupo estaba compuesto por la directora de la unidad de Medio Ambiente, Evelyn Silva; la jefa de inspección, Cecilia Sanzana y el director de obras subrogante, Miguel Vergara. Además del jefe de la unidad de Comunicaciones, Harold Manríquez. Este último se preocupó de marcar mediáticamente la acción, la que fue transmitida en vivo a través de la página de Facebook municipal. La idea era dar una señal potente ante los permanentes cuestionamientos. Y en el video que se ve en las redes sociales se marca el rigor de la acción. Es decir, ninguna posibilidad de suavizar la medida de paralizar, pese a que el encargado del proyecto inmobiliario esbozó la idea de sólo detener el vertimiento de agua del secado de una napa para establecer las fundaciones de la construcción (algo común en desarrollos de ingeniería de este tipo).
“Estamos con un problema de saturación del lago. Nosotros vamos a hacer oficial la paralización hasta que ustedes no tengan las autorizaciones y muestreos del agua necesarios para poder verter las aguas. De lo contrario no vamos a permitir que el lago se siga contaminando de esta manera”, le dijo claramente al director de obras subrogantes, Miguel Vergara, al encargado de Socovesa a quien sólo le quedó acatar.
Ya a la salida de la inspección, Evelyn Silva, la encargada de Medio Ambiente, explicó la acción que tomaron. “Se paralizaron las obras por no tener los permisos correspondientes en el tema de monitoreo de agua y entregar un plan de contingencia por el tema”, dijo y recalcó que Socovesa nunca tuvo un permiso aprobado del Serviu para verter las aguas: “Eso (lo del permiso) fue comunicado por la empresa. Entregaron información que no era correspondiente”.
Por ahora las obras estarán detenidas hasta que la empresa regularice el permiso del Serviu para hacerlo y, además, se realice un análisis de las aguas cuyo contenido, en principio, correspondería a sedimentos de tierra y barro arcilloso. Sobre el por qué no se paralizaron antes las obras, desde la municipalidad señalan que sólo en las últimas horas del jueves se conoció que la empresa no tenía las autorizaciones que, en principio, señaló tener. Asumen, eso sí, que el tema pudo zanjarse antes.

Arremetida de los funcionarios
Pero las cosas están movidas en el ámbito municipal. La entidad inició una campaña de fiscalización a las obras inmobiliarias,

Espacio Disponible

principalmente, las que están en el borde lago. La idea, según se dijo, profundizar las visitas e inspecciones y realizarlas periódicamente. Según lo que pudo reportear este medio, hay una sensación, principalmente en los funcionarios y mandos medios, que es un momento clave en la historia del pueblo. Lo anterior, sumado a la presión de las redes sociales y medios de comunicación, creen ha generado un ambiente propicio para fiscalizar profundamente. Las fuentes consultadas confirman que la mayoría de los que están a cargo de las visitas a terreno y desarrollan labores en las divisiones clave (Obras, Medio Ambiente e Inspección) son puconinos de nacimientos y están tan molestos como el resto del pueblo por, lo que consideran, la indolencia y descuido de las empresas constructoras e inmobiliarias con la protección del medio ambiente en general y el lago en particular.
Así las cosas, Socovesa no fue el único foco de preocupación durante el viernes. Esto, porque luego de estar en Costa Pucón pusieron el foco en el condominio Pinares. En ese lugar, ubicado a la salida de Pucón hacia Villarrica, hubo una denuncia de una tubería que vertía material al lago (video 1). La información recopilada por La Voz…, indica que el mismo lunes 30 de julio se realizó una inspección y al día siguiente una navegación con personal de la Capitanía de Puerto. A principios de la semana la municipalidad infraccionó a la empresa y dio cuenta a los marinos para que también iniciaran un proceso sancionatorio. Además, enviaron un oficio a la seremi de Medio Ambiente para ponerlos en antecedentes del hecho a raíz de la declaración del lago como zona saturada.
El viernes al mediodía, ya había algunos cambios. La empresa había retirado los tubos, aunque igual se investiga el origen del material que estaban botando al lago. Según lo que se supo es agua de una napa que están secando para levantar una de las torres del proyecto. En este caso, eso sí, las obras realizadas por la Constructora Ambiente no se paralizaron.
Pero hay más, durante la tarde se conoció una nueva denuncia. Se trata de un vertimiento de material indescifrable por el momento, aunque a simple vista pareciera ser algo similar a algún tipo de aceite (Video 2). Según la fuente que hizo llegar el registro a este medio, las imágenes fueron grabadas el pasado 20 de julio a las 17:30 horas en el condominio La Poza de la constructora JL. Consultada la unidad de Medio Ambiente de este hecho, señalaron que ya conocían de la denuncia y se encuentra en proceso de investigación. Por lo visto, esta historia continuará.

Video Pinares

Video condominio La Poza