Un año más…

Sr. Director

Los años pasan volando dice el viejo refrán, y los días son eternos. Cada fin de año hacemos recuentos de lo sucedido en esta jornada, en la TV aparecen los balances anuales de orden político, policiales, deportivos y faranduleros. Miramos hacia atrás como en un retrovisor mientras avanzamos hacia el nuevo año que se avecina. Qué tal si en lo personal, en vez de mirar hacia atrás, tomamos un tiempo en observar nuestro presente, y digo observar que es más que mirar.

Observar es examinar atentamente. Conlleva la idea de adquirir algún conocimiento del objeto se tiene en frente. De esta forma podemos situarnos con los pies bien puestos en la tierra de nuestra realidad y de como ha sido nuestro año, gran parte de nuestro presente es la cosecha de lo que sembramos un tiempo atrás. Nuestro presente nos habla de nuestro pasado, de las decisiones, emprendimientos, aciertos, errores, ilusiones y desilusiones, de nuestra real red de apoyo, de esa no virtual de aquellos que, aunque no existiera Facebook son amigos, y por supuesto la familia como el gran pilar de vida.

Cuando observo mi presente no puedo dejar de reconocer que todo aquello que en algún momento consideré como problemas, eran parte de un gran proyecto y que cumplieron un propósito en el desarrollo de este. Todo calza, nada es por azar, la grandeza de todo lo que entra en lo que definimos como nuestra vida me lleva a la humildad de reconocer el misterio de aquel que hace que las cosas sucedan, de lo que es sea, el ser, el somos. Ese misterio que accedemos por medio de la fe, donde podemos tomar conciencia del regalo siempre maravilloso de la Vida.

Que el 2019 no sea un año más, sino sea uno de sembrar bondades, reconociendo que hay un gran proyecto para cada uno y para todos.

Espacio Disponible

Un abrazo.

Pedro Villegas Yunge.