La causa por maltrato animal que enfrenta la presidenta local de Evópoli

Karina Contreras está a punto de vivir un juicio por la denominada “Ley Cholito”, luego de una denuncia en su contra por un supuesto mal cuidado de un perro gran danés. Ella se defiende y acusa que el can nunca dejó de comer, pero que bajó de peso como uno de los efectos de una fuerte crisis que le tocó vivir junto a su familia.

La imagen muestra a Dante antes (a la izquierda) y después de su recuperación.

La historia gira en torno a Dante, un perro de raza gran danés de seis años de edad. Dócil como es característica de este tipo de animales. Pero Dante no lo pasó bien. Al menos así quedó registrado luego de una denuncia que recibió la Agrupación de Derechos de los Animales de Pucón (ADAP). Denuncia que luego se transformó en una querella y una causa penal en el contexto de la denominada “Ley Cholito”. El perro fue encontrado el 11 de agosto del año 2018 por la gente de ADAP y personal del Departamento de Tenencia Responsable de Mascotas de la municipalidad. La querella, patrocinada por el abogado Edmundo Figueroa, explica los detalles de cómo fue encontrado el animal en la casa de su propietaria y querellada, Karina Contreras, quien además preside el partido Evópoli en Pucón.

El 11 de agosto, la presidente (de ADAP), doña Nicolle Rivera, recibió una denuncia sobre un perro de raza gran danés, llamado Dante, conocidos por su docilidad y su enorme tamaño, pesando en edad adulta ente 65 y 100 kilos. El perro estaba en el domicilio de la querellada, en un estado lamentable, famélico, con las costillas a la vista”, se lee en la querella, la que agrega: “Hecha la denuncia a Carabineros y gracias a la intervención del mayor de la Comisaría de esta comuna y de doña Vannesa Rivas, Encargada del Departamento de Tenencia Responsable de la Municipalidad, la dueña del perro, doña Karina Contreras, accedió a su entrega voluntaria a la institución que represento, el día sábado 18 de agosto de 2018. Inmediatamente fue trasladado a la Clínica Veterinaria Cordillera, donde lo encontraron deshidratado, desnutrido y con heridas en sus extremidades. Su peso fue de 39 kilos, es decir 25 kilos menos que su talla mínima”.

Al respecto, la presidenta de ADAP, Nicolle Rivera, explica en qué condiciones encontraron al animal. “El día 11 de agosto del año 2018, una vecina de Dante me comentó que hacía varias semanas lo estaba viendo a él en muy mal estado. Raquítico. Se le notaban los huesos. En el patio, sin protección para la lluvia en pleno invierno, sin alimentos y sin agua. El perro miraba por la ventana desde afuera hacia el interior esperando que alguien saliera a verlo y nadie lo atendía durante todo el día”, recuerda Nicolle Rivera.

La querella adjunta, además, el informe de la clínica veterinaria la que detalla el estado en el que llegó el can. Al presentarse en consulta el paciente presenta condición corporal 1 de 5, (caquexico), deshidratado, presenta tártaro en todos sus dientes tiene lesiones erosivas de piel tanto en manos como en patas y otras partes del cuerpo, presenta lesiones por apoyo en todas sus extremidades, tiene una lesiones b en una de sus mamas presentando un pequeño tumor pendulante el cual debe ser extraído y ser biopsiado”, dice el informe emanado desde el Hospital Veterinario Cordillera. El documento agrega: “Se le ofrece en el momento, una gran cantidad de comida ya que el paciente viene famélico, se come dos platos de aproximadamente 500 gramos y se le ofrece agua”.

Espacio Disponible

Según el informe, el animal sólo estaba falto de alimentación. De hecho, Stephanie Fuentes, la veterinaria que lo atendió el día que la dueña accedió para que retiren al animal del domicilio (el 18 de agosto), explica las condiciones en las que llegó el gran danés. “Presentaba distintas heridas en todo su cuerpo. Estaba excesivamente flaco para el tamaño de un gran danés (pesaba 39 kilos), presentaba en una de sus glándulas mamarias un aumento de ella. Tenía tártaro (una infección) en sus dientes y gran cantidad de pulgas”, cuenta la profesional.

Nicolle Rivera, agrega datos de las condiciones físicas visibles en las que, según ella, encontraron a Dante: “Realmente su estado era impresionante. Se le notaban todos sus huesos. Se le podían contar los huesitos de las costillas, de sus caderas. Tenía heridas en sus codos y articulaciones, porque además Dante necesita un lugar especial para dormir. Por su envergadura y tamaño necesita un lugar blando y posiblemente dormía en el suelo, en un patio de cemento”.

Debido a que la presidenta de ADAP llegó hasta el hogar de Dante con Carabineros y Seguridad Ciudadana, se hizo una denuncia en la fiscalía local. Así las cosas, Karina Contreras fue formalizada el pasado 5 de diciembre por maltrato animal. El 14 de marzo recién pasado el tribunal autorizó la castración del perro, el que ahora está con una familia guardadora, por motivos de salud y el 21 de este mismo mes el fiscal Carlos Contreras presentó la solicitud de una audiencia para un juicio simplificado en la que le pide 540 días de prisión en su grado mínimo, una multa de 20 unidades tributarias mensuales ($966.100) y accesorias. Dentro de estas últimas se encontraría, entre otras, perder la custodia del animal. Esta audiencia quedó fijada para el próximo 17 de abril.

El abogado querellante por ADAP, Edmundo Figueroa, sostiene que la razón principal para la querella es que este tipo de casos son, derechamente, un delito y no una simple falta. “Como representante de la agrupación ADAP, nos pareció que el caso era de una crueldad extrema (mantener un perro en esas condiciones de falta de alimento, por meses, dado el  estado en que se le encontró). Nos interesa que casos como este no se vuelvan repetir, marcando un precedente en cuanto a que se trata derechamente de `delitos´ y no de simples malas conductas

 

“Nos ha tocado montones sufrir”

Karina Contreras es una corredora de propiedades y, además, presidenta del partido Evópoli en Pucón. Asegura que lo de Dante es parte de una serie de situaciones que la golpearon como familia. Primero un cáncer al estómago que la tiene es un estado de salud complejo. Lo segundo es la separación de su esposo lo que trajo, además, una debacle económica que hasta hoy, de acuerdo a su testimonio, la tiene complicada. “Yo bajé mi estatus económico después de la separación y nos vinimos a esta casa. El perro pasó de estar en una parcela a un lugar súper reducido. Cuando nosotros llegamos esa casa era súper asquerosa porque estaba todo sucio. Y Dante comenzó a bajar de peso. Juan Carlos Gallardo es el veterinario de los perros desde que llegamos a Pucón. Y días antes le había escrito a Juan Carlos por la baja de peso de Dante”, cuenta la mujer, quien agrega que el animal comía normal y más, pero que no engordaba.

Según el testimonio de Karina Contreras, la persona encargada del programa de tenencia responsable de la municipalidad, le señaló que se llevarían al perro hasta que el animal pueda recuperar peso y que luego volvería. Mientras quedaría al cuidado de la gente de ADAP: “Estuve siempre al pendiente de qué es lo que pasaba con el perro”.

Ella, por cierto, niega que el perro haya estado sin comida: “Lógico que le doy comida. No le doy el alimento Pedigree que le daba antes, pero comía Canes”. Según ella, el estado del perro tenía más que ver con un tema de stress por las situaciones que pasaban como familia que por la falta de alimento. Ella cuenta, además, que tuvo problemas para ver al perro y que como familia lo están pasando mal. “A nosotros nos ha tocado montones sufrir porque el Dante no está. Según Nicolle (Rivera) yo soy una despreocupada. Entonces, seamos todos animalistas y vayan a buscara  todos los perros que están en Los Castaños. Entonces, por qué fue a buscar sólo a mi perro, porque es de raza. ¿Por eso le interesó? Es una apropiación del animal”, acusa la mujer, quien reitera, que le han negado el ingreso para ver al perro.

Al respecto de esto, Nicolle Rivera de ADAP niega que la intención que tengan con el animal es apropiarse de él como mascota. “No nos dedicamos a quitar perros de raza … es más , es nuestro primer caso de maltrato como agrupación. Además a Dante lo entregamos a otro hogar temporal debido al costo que significaba su alimentación. Pesa más de 70 kg y come como por 4 perros medianos”, argumenta Rivera y finaliza: “No podíamos ser cómplices de su maltrato y no alimentación. Además de falta de amor hacia él”.