Casino: Sun Dreams pone queja en la Suprema y le pide a seremi Artigas que evite pronunciarse sobre calle Holzapfel

Empresa que perdió licitación original de la superintendencia del ramo, inició una ofensiva para hacer caer la posición de Enjoy.

 

Los ejecutivos de Sun Dreams firman parte de la documentación que entregaron en a Dirección de Obras Municipales. (Fotografía Rodrigo Navarro).

Ya pasó un año desde que se conoció que la Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) otorgó la nueva concesión del principal centro de azar de Pucón a Enjoy. 365 días en los que hubo de todo, menos maquinaria y hombres trabajando en la zona del Gran Hotel, lugar donde la compañía pretende levantar el nuevo proyecto y darle una renovación completa al centro hotelero más relevante en la historia de la ciudad. 365 días en los que, en los hechos, Enjoy no ha podido obtener un permiso de construcción y en los que la trama judicial y administrativa generada por las acciones de la competidora, Sun Dreams, ha establecido una serie de dificultades que, por ahora, hacen que el proyecto sea aún de futuro incierto. ¿Lo último? Un recurso de queja que Sun Dreams puso en la Corte Suprema en los que argumenta en contra de los ministros que fallaron a favor de Enjoy en la reclamación que se ventiló en la Corte de Apelaciones de Santiago. Y, además, una solicitud al seremi de Vivienda y urbanismo, Pablo Artigas, para que evite pronunciarse sobre la calle Clemente Holzapfel, mientras la causa siga judicializada.

Pero en los últimos días ha habido una serie de movimientos que marcan el contraataque que Sun Dreams planteó como estrategia para no soltar la causa y, finalmente, forzar —a lo menos— una nueva licitación por el centro de juegos lacustre. El primero de ellos fue el recurso de queja que el bufete de abogados liderados por el ex contralor general de la república Ramiro Mendoza y Robert Gillmore; ingresaron en la Corte Suprema por el fallo de la Corte de Apelaciones que les fue adverso.

“Venimos en interponer fundado recurso de queja en contra de los integrantes de la Sexta Sala de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, Sra. Maritza Villadangos Frankovich, Sr. Guillermo de la Barra Dünner y la abogada integrante Sra. María Cecilia Ramírez Guzmán (“Jueces Recurridos”), atendidas las faltas o abusos graves cometidos en la dictación de la sentencia de 29 de mayo de 2019 (“Sentencia Recurrida”), lo que ha provocado evidente agravio a esta parte”, se lee en el documento que ya se encuentra disponible en la web del poder juidicial.

En el fondo, el recurso recolecta datos y antecedente similares a los ventilados en el tribunal de alzada, pero agregan una serie de reclamos en contra de los ministros por la negativa a abrir etapas probatorias y por la permanente negativa a analizar lo que ellos consideran la problemática de fondo del proyecto Enjoy: las complicaciones que el proyecto encuentra en las ordenanzas y que dificultan o, derechamente, lo mantienen sin la posibilidad de construir.

El recurso de queja, en los hechos, es la fórmula que encontraron los abogados de Sun Dreams, luego de la resolución del Tribunal Constitucional (TC) que les impedía apelar al fallo mismo.

 

Visita a la municipalidad

Pero el recurso judicial no es lo único. Al parecer Sun Dreams entiende que la disputa se juega en dos frentes. Eso, porque el jueves pasado estuvieron tres personeros (Raúl Ramírez, gerente de operaciones, Robert Gillmore, abogado de la empresa y Andrés García, asesor externo) quienes, por la Ley de Lobby, solicitaron hablar con la Directora de Obras Municipales, Lorena Fuentes. El objetivo era entregarle un documento (se puede ver haciendo click aquí) en el que le manifestaban una serie de puntos sobre el por qué Enjoy no puede construir.

El oficio enumera una serie de cinco puntos entre los que se cuentan el porcentaje de uso de suelo que a juicio de Sun Dreams, Enjoy sobrepasaría con creces si pretende edificar el proyecto presentado en la SCJ; además de la carga ocupacional (4.700 personas) que sobrepasa la carga admitida por la calle Clemente Holzapfel la que fue catalogada por la misma Fuentes como “de servicio” y que sólo soporta 1.000 personas; y los estacionamientos; ya que a juicio de la competidora, Enjoy debe tener un proyecto de estacionamientos aprobado y construido donde los propone (donde se ubicaba anteriormente el antiguo y destruído Hotel del Lago) y no sólo la “idea” de llevar los 184 aparcamientos a ese lugar.

 

Reunión en la seremi

Ya en la tarde del jueves, Ramírez y Gillmore estuvieron en Temuco para entregarle una carta al seremi del Minvu, Pablo Artigas. En ella (se puede ver haciendo click aquí) le piden al encargado de Vivienda y Urbanismo en la región que evite pronunciarse ante un eventual requerimiento de Enjoy para que re-califique la calle Clemente Holzapfel y la vía pueda de pasar a ser “de servicio” a “colectora – distribuidora”. Esta última calificación allana a la empresa ganadora de la licitación un camino más expedito para materializar el proyecto.

“A juicio de esta parte procede que usted se abstenga o inhiba de intervenir en asuntos que están siendo ventilados actualmente ante los tribunales de justicia, los que debieran resolver de manera definitiva —entre otras cosas— acerca de la clasificación de la vía que enfrenta el proyecto Enjoy, toda vez que ha sido ampliamente discutido en juicio”, dice el documento, el que pide hacer parte a Sun Dreams de las resoluciones que Artigas tome en este tema.

Con todo, el factor tiempo corre en contra de Enjoy, ya que a empresa tiene un plazo de dos años para materializar el proyecto con el que ganó la licitación ante la SCJ. Pueden, eventualmente solicitar una extensión de un año más. El tema es que de no concretar en el tiempo máximo otorgado por la SCJ, la licitación podría quedar inconclusa y tendría que repetirse. Y eso, entre otras cosas, imposibilitaría que la municipal local reciba los cerca de $3.000 millones anuales que ofreció Enjoy.