Ruta Freire – Pucón: ¿avance o retroceso?

* Por Eugenio Benavente

En estos días he leído una seria de intervenciones por parte de distintos actores del corredor lacustre (Villarrica/Pucón/Curarrehue), quienes se oponen a la construcción de la vía en cuestión. Como representante gremial del turismo tengo una visión que se enmarca dentro del desarrollo de los destinos turísticos, y no es más que entender que los crecimientos de las distintas unidades que componen la oferta, deben crecer en forma coherente ya que de otra manera queda desequilibrada, quebrando en alguna manera el circulo virtuoso que compone la satisfacción de la experiencia elegida por quienes nos visitan.

Es innegable que el corredor lacustre fue tocado con una varita mágica en lo que a atractivos naturales refiere, y a los que se le denominan “ atractivos de base”, que son los que componen el motivo de viaje de los turistas; pues bien, estos atractivos de base se deben trabajar de forma planificada y ordenada, que pasa por : cómo desarrollarlos, cómo cuidarlos, y cómo “conectarlos”, y es ahí donde entran las obras en infraestructura habilitante, y fíjense que se llaman así por que habilitan los lugares que deben conectarse produciendo muchas veces que la conexión detone nuevos desarrollos de pequeños y medianos emprendimientos que nacen a la sombra de estas obras.

Yendo a lo principal del tema y siendo más técnico en la responsabilidad de mi opinión es que creo que la doble vía Freire- Villarrica, más que una necesidad turística, es una necesidad de seguridad por las bajas posibilidades que tienen los conductores de poder evadir un choque de frontal al existir grandes zanjas a sendos lados de la calle, produciéndose impactos que ni por lo lento que vayan los vehículos, físicamente se multiplican las velocidades, es decir un choque a 60km por hora, contra otro vehículo a 60km por hora de frente, es igual que chocar a 120km por hora contra una pared, entonces las posibilidades de sobrevivir a ese impacto son mínimas.

Esta ruta debe ser doble vía por la carga vehicular que existe en este tramo y según nuestro parecer, debe empalmar en un trébol en la bifurcación con el aeropuerto y no en Freire como es hoy, de esta manera se pagaría un solo peaje que técnicamente es lo que corresponde por 100 km. de uso de vía promedio.
Por otra parte la necesidad de un camino entre Villarrica y Pucón es también una tremenda necesidad para así acortar los tiempos de desplazamiento para aquellas personas que “no” les interesa bajar a las ciudades y quieran llegar en menos tiempo a sus destinos. Pero sí esta ruta debe ser de una sola mano y no doble como la otra, guardando cuidado con no ser muy invasiva con la naturaleza y sus habitantes.

Escuché a un alcalde decir que si los vehículos by-paseaban su ciudad, iban a perder de vender y se desactivaría el comercio en general, pues bien, no debemos obligar a la gente a “comerse” los tacos en la costanera para ver si compran algo, si no la invitación a los comerciantes y empresarios es a ponerse más creativos y atractivos en su oferta.

* Eugenio Benavente es presidente de la Cámara de Turismo de Pucón.