Gerente de Enjoy sale al paso de críticas por valores del centro de esquí

Asegura que los precios altos son una forma de controlar los flujos y que eso se equilibra con los tickets a mitad de precio para los puconinos. Sobre la infraestructura dice que es difícil invertir con una concesión anual y en un volcán activo.

(Fotografía Javier Sepúlveda)

El gerente general de Enjoy Pucón, Gonzalo Grob, salió al paso de quienes manifiestan —en su mayoría por redes sociales— que el centro de esquí en Pucón es caro en relación a otros lugares similares y que los costos (superiores a los $40.000 diarios en temporada alta) no se relaciones a las condiciones de la infraestructura que se encuentra en el volcán para la práctica del deporte de invierno. El ejecutivo sostuvo que los valores altos en los días de mayor demanda se toman como una especie de control, ya que los flujos son muy grandes. Todo, aseguró, se compensa con las ofertas que realizan el resto de la temporada y con los tickets a mitad de precio para residentes.

“Nosotros operamos con la infraestructura que se tiene lo mejor posible. Tenemos todos los cuidados con que se cumplan todos los requisitos de seguridad y con ello poder entregar el mejor servicio a las personas que nos visitan”, explicó Grob, quien agregó: “La verdad es que este año modificamos los precios y, efectivamente, hay un período que es justo el período de temporada más alta que son las últimas dos semanas de julio en que la demanda de flujo de público es demasiado alta y ahí el ticket es un poco más elevado, pero el resto de la temporada tenemos tickets a precios más bajos que los otros centros y, por sobre todo, tenemos para toda la gente de Pucón el 50% de descuento que lo hace el centro de esquí más económico para una persona que viva en la ciudad”.

En todo caso, el ejecutivo reconoció que una de las grandes complicaciones es que la concesión del centro de esquí es anual y en ese período de tiempo es poco lo que se puede hacer en relación a la infraestructura: “El poder optar a un centro de esquí con características más modernas como lo que uno puede ver en Santiago, exige una inversión mucho más grande que para poder recuperarla, se requieren muchos más años de concesión”.

Otro elemento a considerar, según Grob, es que la ubicación del centro de esquí, en la ladera de un volcán activo (de hecho, el más activo del país), hace que la posibilidad de invertir en infraestructura sea demasiado riesgosa por la posibilidad permanente de una erupción. A eso hay que agregar que las condiciones climáticas no son siempre las más favorables para la práctica del esquí.

Espacio Disponible

La municipalidad junto al ministerio de Bienes Nacionales, trabaja en un nuevo proceso de concesión para un centro de montaña operativo durante todo el año.