La dudas de Los Colonos II: el caso llega a la fiscalía de Pucón

Presidenta del comité de vivienda fue destituida y parte de la nueva directiva ingresó una denuncia en el Ministerio Público local. Dudas apuntan a dineros que no están justificados y montos ascenderían a cerca de $30 millones. Cuestionada ex dirigente da la cara y asegura que todo está respaldado. Dice que las acusaciones son parte de un “cahuín” y que ella sigue estando a cargo.

El caso ya está en conocimiento de la fiscalía local de Pucón. (Fotografía Rodrigo Navarro).

La historia del Comité de Vivienda de Los Colonos pareciera que se enreda cada vez más. Y si la sangre no ha llegado al río aún, podría estar cerca. Eso, porque la semana que recién pasó el Ministerio Público local recibió una denuncia que apuntaba a dineros que, en principio, estarían sin justificar (cerca de $30 millones en primera instancia). Y las miradas, por cierto apuntan a la administración del grupo de 170 familias que van tras el manoseado “sueño de la casa propia”, el mismo que podría convertirse en una pesadilla.

La historia fue dada a conocer en un reportaje de La Voz… publicado en abril pasado (Las dudas de Los Colonos). Ahí se daba a conocer lo vivido por el grupo de familias, quienes han aportado cada una $1.070.000 (en total más de $180 millones). La idea era formar el comité y elegir un terreno, sobre el cual se realizaría un cambio de uso de suelo, con el fin de optimizarlo para que el Serviu pueda realizar un proyecto que significaría darle una solución habitacional a los miembros de la agrupación. Para ello contrataron al asesor externo Mauricio Torres Benzi quien, en los hechos, ubicaría el paño de terreno adecuado y tramitar la documentación necesaria para poder optimizarlo. 

Y el terreno apareció. Un paño en el sector del Callejón Arriagada (a metros de la rotonda oriente) cuyos dueños (Eduardo Vergara y Juanita Romero) tasaron en $600 millones. Y para reservarlo, Torres Benzi pagó una promesa de compra – venta por $30 millones firmada en diciembre de 2017, la que vencía en enero de 2019. Se suponía que el terreno sería comprado por el Serviu una vez que estuviera factibilizado y en condiciones de llegar con el proyecto a buen puerto. Pero las cosas se demoraron. y hubo un problema que, hasta ahora, ha resultado infranqueable. La declaración de impacto ambiental, clave a la hora de proyectos inmobiliarios a gran escala, estaba incompleta. Faltaban tres estudios y para terminarlos había que desembolsar otros varios millones y el dinero no estaba. Pero a eso se sumaba un nuevo elemento complejo. El tiempo transcurrió y la promesa de compra – venta se venció. El tema es que, prácticamente, durante todo 2019 se manejó la posibilidad de renovarla pagando el 7% del valor total del terreno. Es decir, cerca de $40 millones. Hasta el cierre de esta edición, esa situación no se había concretado.

Pero como si fuera poco, ya a principios de este año se manejaba la posibilidad de que la Fiscalía de Alta Complejidad (Fiac) del Ministerio Público tenía una investigación abierta en contra de Mauricio Torres Benzi y su empresa Constructora San Cristian por un caso similar en Traiguén. El tema fue corroborado por La Voz…, en el reportaje de abril y fue un elemento más que enrareció el ambiente de Los Colonos.

Cambio de directiva

Pero las dudas luego de todas las complicaciones y antecedentes conocidos, obviamente, permearon a Los Colonos. Y el comité vivió un quiebre profundo en las últimas semanas. De acuerdo a los datos recopilados por La Voz…, la comisión revisora de cuentas habría detectado una serie de irregularidades relacionadas a rendiciones. Más específicamente, a platas que estarían sin justificar. La crisis se materializó el pasado 26 de septiembre en una reunión en la que se acordaron, al menos, dos cosas: solicitar el cargo a la presidenta del comité, María Tonk, y hacer una denuncia en el Ministerio Público de Pucón. Consultados en la Fiscalía, solo se limitaron a señalar que la denuncia ya se realizó, aunque declinaron entregar más antecedentes o si enviarán los antecedentes a la Fiac para agrupar las indagatorias.

La nueva directiva, en tanto, quedó conformada por Juan Carlos Correa como presidente, Thiare Basaure como secretaria y Sergio Hernández como tesorero. Además de esto, se le dio un plazo a la directiva saliente de entregar la documentación que acrediten todos los gastos de los dineros del comité. Según las fuentes consultadas (nadie de la directiva renovada quiso referirse formalmente al tema) esa documentación aún no es entregada.

“Sigo siendo la presidenta”

Quien sí quiso hablar y dar la cara fue la cuestionada ex presidenta del comité María Tonk (ella insiste, por cierto, que legalmente sigue siendo la presidenta). “Todavía legalmente soy la presidenta porque no se puede cambiar porque el 30 de agosto cambió la Ley y se elige primero a las cinco personas que conforman el comité electoral. Se presenta una lista y se lleva a la municipalidad y después se hacen las votaciones”, explica y agrega: “Hasta el momento sigo siendo la presidenta”.

María Tonk es enfática al señalar que todos los dineros están justificados: “Toda la plata que ingresó está pagada. Aparte de preguntarme a mí, debieran preguntarle al de la constructora (Mauricio Torres), porque si no se hubiese pagado esa plata, la constructora no hubiese terminado los estudios. Está todo respaldado y pagado”.

En todo caso, Tonk dice que entiende que la gente y los miembros del comité tengan dudas. “Quién no tiene dudas cuando dicen que faltan $100 millones y no están justificadas las platas. Hasta yo estaría en duda, pero está todo justificado. Esto es un ‘cahuín’ que armó la comisión de finanzas (revisora)”, acusa.

Según ella, si la comisión encontró eventuales irregularidades, lo que correspondía era que se reunieran ambas partes para aclarar las dudas: “Nunca se llegó a esa instancia”.

En todo caso, asegura que la denuncia a la fiscalía es algo que, a la larga, le beneficiará porque —de acuerdo a su versión— aclarará las dudas que existen sobre su administración. “Van a salir trasquilados por difamación. Me difamaron en que yo, supuestamente, me había gastado $100 millones y que no había justificación”, señala.

Mientras, 170 familias que están en una nebulosa sobre la posibilidad de una casa propia. Algunos, incluso, ya hicieron la pérdida de la plata entregada. Otros, en tanto, mantienen a fe en que todo se trata de malos entendidos y no una estafa como —incluso— se ha planteado en algunos círculos. Por ahora la fiscalía local debe analizar el caso y decretar las primeras diligencias. La historia está lejos de tener un punto final.